Meningitis - Mejor con Salud

Meningitis

La meningitis es una enfermedad, normalmente infecciosa, que cursa con la inflamación de las meninges, provocando síntomas como fiebre, cefaleas y pérdida de atención.
Imagen sobre las meninges

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es la inflamación de las membranas que recubren el sistema nervioso central, conocidas como meninges. Dado que todo lo que implica una inflamación pasa de lo normal en nuestro cuerpo, esta inflamación se considera una patología o enfermedad. La buena noticia es que es una enfermedad poco frecuente actualmente.

Está causada normalmente por un agente infeccioso, siendo muy habitual la meningitis vírica pero más grave la bacteriana.

La enfermedad surge de manera brusca con fiebre, cefalea y náuseas y vómitos, aunque en niños pequeños pueden aparecer síntomas de irritabilidad y/o somnelencia, siendo muy poco específicos.

La meningitis puede llegar a lesionar el cerebro. Incluso puede llegar a causar la muerte, por lo que es esencial tanto obtener un diagnóstico como un tratamiento a tiempo.

Imagen 3D de un virus provocando meningitis

¿Qué son las meninges?

Imaginemos por un momento que nuestro cerebro es una especie de fruta. Esta fruta tiene un fruto y un líquido en su interior, el líquido recorre varios puntos del fruto con la función de preservarlo en buenas condiciones.

Ahora imaginemos que la piel de la fruta es el cráneo humano y que lo que está debajo de la piel, el fruto, es nuestro cerebro, blando, suave y frágil. Por debajo de la piel –capa externa– de la fruta, hay  otras tres capas –internas–  entre las cuales circula el líquido que preserva esa fruta.

Esas tres capas bajo el cráneo son las meninges, tres membranas que recubren y protegen el encéfalo y la médula espinal, es decir, el sistema nervioso central.

Recordemos que el encéfalo y la médula espinal son los órganos más protegidos del cuerpo. Las meninges no sólo amortiguan golpes sino que también hacen la función de ”filtro” para evitar que entren al sistema nervioso central microorganismos perjudiciales.  Entre las meninges circula el líquido cefalorraquídeo, también con funciones protectoras e inmunitarias.

La distribución de la meningitis

La meningitis se ha presentado como una epidemia frecuente en el continente africano, específicamente en la África subsahariana, durante la estación de sequía. Las epidemias en esta zona duran entre dos o tres años, interrumpiéndose en períodos de lluvia. La falta de atención médica provoca altas tasas de mortalidad en la población.

La epidemia de meningitis más grave que hubo en la zona se produjo en el año de 1996, causando más de veinticinco mil muertes. En países occidentales la meningitis bacteriana afecta a tres de cada cien mil personas, y la viral a diez de cada cien mil.

Factores de riesgo

  • Estaciones secas.
  • Niños.
  • Infecciones contiguas.
  • Inmunodepresión.
  • Intoxicaciones.

Causas de meningitis

La meningitis normalmente está causada como consecuencia de otra infección –normalmente debida a un virus–aunque también existen casos de meningitis no infecciosas.

Virus

  • Enterovirus
  • Virus del herpes simple
  • VIH
  • Virus del Nilo Occidental. Se transmite a través de mosquitos

Bacterias

De acuerdo a la edad del individuo, existe un riesgo diferente de infección por diferentes microorganismos.

  • Recién nacidos menores de 3 meses.
    • Estreptococos del grupo B.
    • Escherichia coli.
  • Niños mayores de 3 meses.
    • Neisseria meningitidis.
    • Streptococcus pneumoniae.
    • Haemophilus influenzae.
  • Adultos
    • Neisseria meningitidis.
    • Streptococcus pneumoniae.
    • Listeria monocytogenes.

¿Cómo aparece la enfermedad?

Los microorganismos llegan a las meninges por vía sanguínea, de forma directa o por contigüidad.

Las bacterias que normalmente residen en nariz, boca y faringe sin causar daño pasan al torrente sanguíneo, desde ahí, atraviesan la barrera hematoencefálica en zonas donde es más vulnerable. Las bacterias llegan al líquido cefalorraquídeo del espacio subaracnoideo y causan la infección de las meninges.

La vía sanguínea es la forma más frecuente de transmisión.

Las otras vías de transmisión son la forma directa, esto se produce por fracturas del cráneo, intervenciones quirúrgicas, etc., o la transmisión por contigüidad desde zonas como los senos paranasales.

Síntomas

  • Fiebre, especialmente en niños y recién nacidos.
  • Escalofríos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fotofobia.
  • Rigidez de la nuca.
  • Convulsiones.
  • Cefaleas.
  • Disminución del nivel de consciencia.

La enfermedad surge de manera brusca, con fiebre, cefalea y náuseas y vómitos; aunque en niños pequeños pueden aparecer síntomas inespecíficos como irritabilidad y somnolencia.

Lesión cerebral

El edema cerebral es una lesión que está asociada a la inflamación. Esta provoca un aumento de la presión intracraneal, lo que dificulta la llegada de sangre al cerebro. Al cerebro no le llega suficiente oxígeno, lo que provoca que las células cerebrales acaben muriendo. En algunos casos, especialmente si la meningitis no se trata, la lesión cerebral puede ser letal.

Diagnóstico de la meningitis

Aunque la sospecha de meningitis siempre es clínica, el diagnóstico de certeza se obtiene mediante la punción lumbar.

Recordemos que la punción lumbar es un procedimiento que consiste en la extracción de líquido cefalorraquídeo mediante una aguja que se inserta en la columna vertebral.

La punción lumbar es el método diagnóstico de elección para detectar la meningitis

Tipos de meningitis

Podemos clasificar las meningitis en víricas o en bacterianas según su agente etiológico, las primeras tienen un pronóstico leve y no requieren tratamiento.

Las meningitis bacterianas son muy graves y requieren tratamiento y hospitalización del paciente. Estas son las que mayor riesgo de muerte tienen, incluso con tratamiento.

También se puede dividir la enfermedad según su curso evolutivo en aguda, subaguda y crónica, aunque este criterio está en desuso.

Tratamiento

Hay que intentar administrar al paciente antivirales o antibióticos lo antes posible.

Para reducir la inflamación y el edema cerebral se administran corticoesteroides como la dexametasona, reduciendo así el riesgo de lesión cerebral.

Se incluyen medidas de soporte general para cualquier infección de carácter agudo, como la administración de líquidos, el control de la fiebre, etc.

Un tratamiento pautado a tiempo reduce enormemente la presencia de secuelas a largo plazo y el riesgo de muerte.

Posibles consecuencias

  • Sordera.
  • Epilepsia.
  • Déficit cognitivo.
  • Hidrocefalia.
  • Muerte.

Los recién nacidos y los adultos tienen del veinte al treinta por ciento de que la enfermedad sea letal, reduciéndose el riesgo al dos por cierto en niños de mayor edad.

Prevención

Actualmente se está trabajando en la vacunación preventiva contra la meningitis en los niños. La vacuna es de carácter opcional, y puede administrarse a partir de los dos meses de vida.

Se realizan programas de quimioprofilaxis con rifampicina para aquellas personas en riesgo de contagio.