Menopausia temprana: aspectos que toda mujer debe tener en cuenta

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 3 diciembre, 2018
Más allá de las consecuencias físicas, la menopausia temprana también puede afectarnos psicológicamente, por lo que es fundamental que busquemos apoyos para sobrellevar esta etapa lo mejor posible

Según datos de la Organización Mundial de Salud (OMS), la menopausia temprana afecta a 1% de la población femenina. No es algo precisamente fácil; estamos ante una realidad tan compleja como delicada que todas deberían conocer.

El rango de edad en el que se considera como precoz esa desaparición de la función de los ovarios y la retirada de la menstruación está entre los 40 y los 45 años.  A los cambios físicos y hormonales del cuerpo de la mujer se le suman, además, diversos problemas emocionales.

Aunque queda claro que cada mujer lo puede afrontar de distintas maneras, es importante conocer cómo se manifiesta y qué impacto puede causar en la salud.  Te lo explicamos.

1. Menopausia precoz, una realidad con orígenes desconocidos

El ciclo de nuestra menstruación y  la ovulación no solo prepara el cuerpo de la mujer para el embarazo. Lo queramos o no, la regularidad de estos supone también un equilibrio para nuestro organismo.

El papel de hormonas como los estrógenos, la progesterona, la inhibina o la activina son indicadores de salud que nos ayudan a prevenir la descalcificación. Incluso pueden protegernos frente a enfermedades cardiovasculares e infartos.

Sufrir menopausia temprana supone, en primer lugar, ser conscientes de que hemos perdido parte de esa protección, y además, que vamos a tener que desarrollar adecuadas estrategias para cuidarnos un poco más.

Te recomendamos leer también “menstruación irregular, todo lo que necesitas saber

Menopausia temprana

Posibles causas

Es normal querer saber por qué se produce la menopausia prematura. De hecho, lo ideal es descubrir los factores implicados para determinar si puede poner en riesgo la salud. ¿Cuál puede ser su origen?

  • Se sabe que hay altas probabilidades de que sea heriditaria: las hijas de madres que han tenido menopausia precoz pueden presentar el mismo problema.
  • Factores como el hipotiroidismo, la artritis reumatoide, así como la gran mayoría de enfermedades autoinmunes, también pueden cursar con una menopausia precoz (hay una probabilidad, no una correspondencia del 100%).
  • El fallo ovárico prematuro es, sin duda, la causa más común (algo que puede empezar a suceder a partir de los 35 años).
  • A su vez, la obesidad puede ser en muchos casos un detonador de las irregularidades en la menstruación debido a los constantes cambios hormonales. Es importante tenerlo en cuenta.

No obstante, cabe decir que las mujeres que padecen anorexia o una delgadez extrema sufren también la pérdida de su menstruación, algo que, en muchos casos, es temporal, por lo que no podemos hablar de menopausia temprana.

Asimismo, aquellas mujeres sometidas a histerectomías también deberán enfrentarse a la pérdida de la menstruación tengan la edad que tengan.

Conoce también 11 trucos de belleza que toda mujer ocupada debe descubrir

2. ¿Qué síntomas tiene la menopausia temprana?

  • Percibir que nuestros periodos son cada vez más irregulares y menos abundantes.
  • Incapacidad para quedarnos embarazadas.
  • Sequedad de piel y sequedad vaginal.
  • Sufrir los síntomas del síndrome premenstrual sin que llegue a aparecer la menstruación.
  • Insomnio.
  • Sudoraciones y palpitaciones.
  • Problemas para concentrarnos, cambios de humor.
  • Cansancio.

3. ¿Qué tratamientos hay para la menopausia temprana?

Tal y como hemos señalado al inicio, cada mujer vivirá esta situación de un modo. Hay quien soñaba con quedarse embarazada, quien sentirá los síntomas físicos de un modo muy intenso y hay quien, por supuesto, asumirá con tranquilidad esta situación.

Medicamentos

No obstante, hay una serie de aspectos que deberíamos tener claros.

  • La mujer que experimenta una menopausia precoz va a tener una etapa posmenopáusica más extensa y, por tanto, es necesario tomar medidas para disfrutar de una mejor calidad de vida.
  • Existe la opción de tratar la sintomatología con la terapia de reemplazo hormonal con el fin de prevenir la osteoporosis o posibles enfermedades cardíacas.
  • Asimismo, también es recomendable incrementar nuestras dosis de calcio con suplementos, cuidar nuestro peso y mantener una vida activa donde no falten el ejercicio y una correcta alimentación.

4. Hacer frente a nuestras emociones ante la menopausia temprana

Tener la sensación de que vamos a perder nuestra juventud, que nos veremos menos atractivas, que ya no podremos ser madres o que corremos el riesgo de subir de peso son las dimensiones a las que más suelen temer las mujeres que deben enfrentarse a la menopausia temprana.

  • Lo importante, por encima de todo, es asumir esa nueva etapa con normalidad y enfocándonos en la necesidad de cuidarnos, de atendernos.
  • Habrá días peores y días estupendos. Por ello, no dudes en hacer vida normal y en hablar con otras mujeres que estén viviendo también esta situación.
  • Cada mujer hará frente a una sintomatología diferente y nuestra mejor arma es siempre la actitud, el apoyo de los profesionales y de nuestras personas cercanas.

A pesar de que nunca sabemos qué es lo que nos va a traer la vida, de lo que sí debemos estar seguras es de que merecemos vivirla con valor y optimismo.

 

  • Shuster, L. T., Rhodes, D. J., Gostout, B. S., Grossardt, B. R., & Rocca, W. A. (2010). Premature menopause or early menopause: Long-term health consequences. Maturitas. https://doi.org/10.1016/j.maturitas.2009.08.003
  • Torrealday, S., & Pal, L. (2015). Premature Menopause. Endocrinology and Metabolism Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.ecl.2015.05.004
  • Okeke, T., Anyaehie, U., & Ezenyeaku, C. (2013). Premature Menopause. Annals of Medical and Health Sciences Research. https://doi.org/10.4103/2141-9248.109458