Metástasis cerebral: ¿qué es y cuál es su tratamiento?

12 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La metástasis cerebral ocurre, generalmente, por diseminación hematógena, es decir, porque las células cancerígenas del tumor primario pasan a la sangre y llegan al cerebro, donde se diseminan.

La metástasis cerebral es el tumor cerebral más frecuente y es todo un desafío para los médicos. Constituyen cerca del 90 % del total de casos de tumores cerebrales.

Se estima que entre el 10 y el 40 % de los pacientes con cáncer presenta metástasis cerebrales; su incidencia va en aumento dada la mayor supervivencia media de los pacientes oncológicos, gracias a las terapias actuales.

Los tumores tienen una capacidad diferente de metastatizarse en el cerebro y deben tener la capacidad de penetrar la barrera hematoencefálica, que es la que recubre y protege el cerebro.

La metástasis es una característica que poseen las células cancerígenas que consiste en la capacidad de invadir los tejidos tanto vecinos como alejados del primer tumor. Es decir, las células cancerígenas pueden migrar a otras partes del cuerpo y provocar otro tumor.

La clínica de la metástasis del cerebro es variada y depende del sitio afectado, así como también varían los riesgos asociados de convulsión.

Causas de la metástasis cerebral

representación de un accidente cerebrovascular

La metástasis cerebral ocurre, generalmente, por diseminación hematógena, es decir, porque las células cancerígenas del tumor primario pasan a la sangre, llegan al cerebro y se diseminan.

En este sentido, es interesante el hecho de que la distribución de las metástasis cerebrales es proporcional al flujo sanguíneo de la zona en cuestión, ubicándose según los siguientes porcentajes:

El primer paso para que las células se diseminen por el cerebro es que invadan la pared arterial a nivel del primer tumor primario. De esta forma, se permite a algunas células cancerígenas desprenderse y entrar al torrente sanguíneo.

Luego, la célula o células que han pasado a la sangre, tienen que ser capaces de adherirse a los vasos del cerebro pasando la barrera hematoencefálica.

La barrera hematoencefálica y la ausencia de un sistema linfático le confiere al cerebro protección significativa a la entrada de muchas drogas y microorganismos, pero eventualmente no es capaz de impedir la entrada de ciertas células.

Descubre: ¿Cómo actúa el sistema inmunológico contra el cáncer?

¿Cómo atraviesan las células neoplásicas la barrera hematoencefálica?

Barrera hematoencefálica

Los mecanismos utilizados por las células neoplásicas para atravesar la barrera hematoencefálica son un motivo de estudio. No obstante, ya se ha demostrado que existen al menos dos mecanismos:

  • Para-celular, es decir, atravesarla entre las células de la barrera: para ello, las células han de destruir las uniones entre las células y deben tener ciertas proteínas y mediadores inflamatorios.
  • Trans-celular o, lo que es lo mismo, causando la muerte directa de las células de la barrera.

¿Qué ocurre después de haber atravesado la barrera hematoencefálica?

Una vez que están dentro del cerebro, las células pasan a la microvasculatura del mismo y desde ahí se extravasan, es decir, salen hacia el tejido.

La supervivencia y proliferación desde ese momento en adelante es dependiente de la capacidad de mantener un adecuado suministro de oxígeno y nutrientes, lo cual explica que estas células malignas se mantengan muy cerca a los vasos sanguíneos.

Lee también: 6 hábitos que te ayudan a proteger la piel contra el cáncer

Tratamientos de la metástasis cerebral

Metástasis cerebral

Dentro del tratamiento habitual, si el paciente sufre dolor de cabeza, se debe hacer un estudio por imágenes con el fin de descartar complicaciones que requieran intervención quirúrgica.

En cuanto al tratamiento específico de la metástasis cerebral, podemos mencionar las siguientes opciones:

  • Resección quirúrgica: consiste en la extracción del tumor a través de pequeñas incisiones. Se realiza mediante vitrectomía. Presenta una serie de ventajas como que consigue remover el efecto de la masa, eliminar la fuente de edema y mejora la supervivencia global en comparación con radioterapia holocraneana sola.
  • Radioterapia holocraneana: históricamente, ha sido considerada como el tratamiento de elección cuando la carga tumoral es elevada. También ha demostrado ser útil como adyuvante al tratamiento quirúrgico, disminuyendo de forma significativa la incidencia de recurrencias después de una resección.
  • Radiocirugía estereotáxica: consiste en administrar de forma focal una radiación al tumor. Ha demostrado una mejor supervivencia y menor recurrencia en aquellos pacientes con una lesión; y también mejor control local, pero no una diferencia significativa en la supervivencia en aquellos con 2 o 3 lesiones.
  • Quimioterapia: las metástasis cerebrales suelen ser refractarias a la quimioterapia. Sin embargo, la integración de nuevas alternativas terapéuticas, como los agentes target y los inhibidores de puntos de control inmunitario, han intensificado la investigación en esta área.

Conclusión

Las metástasis cerebrales constituyen cerca del 90% del total de los casos de cáncer en el cerebro. Es primordial establecer un diagnóstico lo más temprano posible para tratar de detener el avance de la enfermedad.

Hoy en día, existen diferentes tratamientos que cada vez se van mejorando más. No obstante, la metástasis cerebral es un cáncer muy agresivo y todavía queda mucho por investigar en esta área.

  • Juan Matus-Santos, * Daniel Motola-Kuba*. (2012). Importancia de la detección de metástasis cerebrales en pacientes con carcinomas en estadios avanzados. Rev Invest Med Sur Mex.
  • Noris-García, E., & Escobar-Pérez, X. (2004). Metástasis cerebrales y antígeno carcinoembrionario. Revista de Neurologia.
  • Massot-Punyet, R., Almajano, J., & Camacho, J. M. (2000). Metástasis cerebrales. In Revista de Neurologia.
  • Marín, A., Renner, A., Itriago, L., & Álvarez, M. (2017). METÁSTASIS CEREBRALES: UNA MIRADA BIOLÓGICA Y CLÍNICA. Revista Médica Clínica Las Condes. https://doi.org/10.1016/j.rmclc.2017.05.010