Metformina: usos y precauciones

4 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Es importante saber que la metformina es un medicamento que está contraindicado en los pacientes que tienen insuficiencia hepática, así como en aquellos que presentan un cuadro clínico de insuficiencia renal. ¡Aprende más sobre este fármaco en este artículo!

La metformina es un medicamento que pertenece a la familia de los hipoglucemiantes. Su indicación principal es el tratamiento de la diabetes tipo 2 en personas adultas. Por lo tanto, es un antidiabético.

Actualmente, la metformina está considerada como tratamiento de primera línea en el inicio de la enfermedad en pacientes que sufren diabetes mellitus tipo 2. Se utiliza tanto en aquellos que presentan aumento de peso, como en los que tienen normopeso.

Además, este medicamento ha demostrado una eficacia significativa en los estudios realizados de prevención de diabetes mellitus y en otras indicaciones asociadas a la resistencia a la insulina.

Características generales de la metformina

Diabetes

La metformina es, químicamente, una biguanida. En concreto, es la única biguanida disponible en Europa y, desde 1995, en el continente americano.

Es importante mencionar que se puede utilizar tanto en monoterapia como en combinación con otros tipos de antidiabéticos orales o con insulina. De esta manera, ofrece un perfil único de efectos terapéuticos.

Es un medicamento que no provoca aumento de peso, como puede pasar con otros medicamentos indicados para esta enfermedad, y tiende a reducir el hiperinsulinismo. Así, sirve para contrarrestar la resistencia de insulina y sus secuelas clínicas.

Aprendiendo sobre la diabetes mellitus tipo 2

La diabetes tipo 2 es una de las enfermedades que presentan mayor prevalencia entre la población de los países desarrollados. Afecta a la regulación de la glucosa, siendo esta la principal sustancia azucarada del organismo.

Las personas que presentan esta enfermedad tienen un problema con el funcionamiento de la insulina. La insulina es la sustancia que se encarga de reducir los niveles de glucosa en la sangre al permitir su entrada en las células.

De esta forma, los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 presentan hiperglucemia, lo que puede provocar graves problemas de salud, como infartos de miocardio.

Es importante conocer las diferencias entre la diabetes mellitus tipo 1 y tipo 2:

Finalmente, mencionar que las causas de esta enfermedad están asociadas a un serie de factores de riesgo, como, por ejemplo, la obesidad. La razón de ello es que el exceso de grasa dificulta la respuesta de las células a la insulina.

Descubre: Plumas de insulina: características y funcionamiento

¿Cómo ejerce la metformina su acción en el organismo?

metformina

Hoy en día, los aspectos moleculares del mecanismo de acción de la metformina no se conocen completamente.

No obstante, sí se sabe que su acción se basa, fundamentalmente, en el incremento de la sensibilidad hepática a la insulina y la facilitación del transporte de glucosa en situaciones en que los niveles están muy elevados; también cuando hay una resistencia a la insulina.

Para conseguir estos objetivos, se cree que este medicamento consigue disminuir la gluconeogénesis en el hígado, o lo que es lo mismo, la síntesis de glucosa. Además, mejora la utilización de la misma en el músculo esquelético y en el tejido adiposo, es decir, el tejido graso.

De esta forma, consigue aumentar el transporte de la glucosa en la membrana de la célula. Esto puede ser consecuencia de una mejor fijación de la insulina a sus receptores, ya que la metformina no es eficaz en los diabéticos en los que no existe una cierta secreción residual de insulina.

¿Qué precauciones hay que tener en el tratamiento con metformina?

Es importante saber que la metformina es un medicamento que está contraindicado en los pacientes que tienen insuficiencia hepática, así como en aquellos que presentan un cuadro clínico de insuficiencia renal.

A su vez, las mujeres que están embarazadas no deben tratarse con metformina, ya que la información sobre este medicamento en estos casos todavía es limitada y podría perjudicar al bebé.

Por otra parte, se debe tener precaución a la hora de conducir, ya que este fármaco, en combinación con otros antidiabéticos, puede provocar hipoglucemia.

Lee también: Interacciones de fármacos y su repercusión

Conclusión

La metformina es un antidiabético que se utiliza como primera línea de tratamiento para el diabetes mellitus tipo 2. Especialmente es útil en pacientes que tienen sobrepeso y no consiguen controlar el nivel de glucosa solo con la dieta y el ejercicio.

Es importante conocer las posibles complicaciones que puede desencadenar el tratamiento con este medicamento con el fin de evitar complicaciones, como, por ejemplo, un cuadro hipoglucémico mientras se conduce.

Por ello, te aconsejamos que consultes con el médico el modo de empleo de la metformina y que te aconseje mejor sobre el uso del mismo.

  • Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría. (2015). Metformina. Pediamecum.
  • Santomauro, A. C., Ugolini, M. R., Santomauro, A. T., & Do Souto, R. P. (2008). Metformina e AMPK: Um antigo fármaco e uma nova enzima no contexto da síndrome metabólica. Arquivos Brasileiros de Endocrinologia e Metabologia.
  • AEMPS, C. (2016). Ficha técnica metformina. CIMA AEMPS. https://doi.org/10.1007/s13398-014-0173-7.2