Método CaCo: adelgazar caminando

24 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Elisa Martin Cano
El método CaCo es una forma suave de empezar o reanudar la actividad física. En general, contribuye a adelgazar y tonificar cuando no se puede hacer ejercicio extenuante. ¿Cómo implementarlo? ¡Aquí lo detallamos!

El método CaCo es una alternativa para recuperar la forma física y adelgazar sin correr el riesgo de lesiones tras periodos prolongados de inactividad física. Puede ser una buena opción para personas que no pueden hacer ejercicio extenuante, o bien, que recién retoman sus rutinas.

¿En qué consiste exactamente? ¿Cuáles son sus beneficios? En esta oportunidad queremos resolver estos interrogantes. Además, detallamos sus principales ventajas y cómo empezar a implementarlo.

¿Qué es el método CaCo?

El nombre de este método proviene de la mezcla de caminar (Ca) y correr (Co). Por lo tanto, como su nombre indica, se trata de reanudar o comenzar a realizar actividad física alternando en una misma sesión de ejercicio estas dos actividades. Es decir, se combinarán intervalos de caminata con intervalos corriendo.

Método CaCo: adelgazar caminando
El método CaCo consiste en caminar y correr por intervalos. Es una forma suave de hacer ejercicio físico.

Quizá te interese: 5 ejercicios para hacer en casa durante la cuarentena

¿Cuáles son las ventajas de este método?

Tanto si has decidido comenzar a realizar actividad física partiendo de una vida sedentaria, como si eres un deportista habitual pero que ha estado estos meses sin entrenar, el método CaCo presenta interesantes ventajas.

Debes tener en cuenta que estar en buena forma física conlleva, por un lado, al buen funcionamiento del aparato cardiovascular. Esto quiere decir que el corazón y los pulmones trabajan bien y están acostumbrados a adaptarse a la intensidad del ejercicio para poder seguir abasteciendo al organismo de sangre y oxígeno.

Por otro lado, un buen estado físico permite que los músculos, los tendones y el aparato locomotor se encuentren en buenas condiciones para hacer la actividad que te propongas, en la intensidad que deseas.

El problema surge si comienzas a hacer ejercicio de forma brusca, exigiéndote demasiado, ya que el cuerpo puede no responder como debería. En consecuencia, aumenta el riesgo de lesiones de tendones, desgarros musculares, mareos y otros efectos negativos.

Por eso, tanto si vas a comenzar un nuevo estilo de vida activo, como si vas a reanudar tu antiguo ritmo de entrenamiento, debes asegurarte de que reacondicionar el aparato cardiovascular y el circulatorio. De este modo, poco a poco, mejorarás tu forma física sin sufrir lesiones.

Te puede interesar: Me cuesta respirar cuando hago ejercicio, ¿por qué?

¿Cómo comenzar con el método CaCo?

Lo primero que debes tener en cuenta antes de realizar cualquier tipo de actividad física es la preparación y el calentamiento del cuerpo. Un calentamiento adecuado te protegerá frente a lesiones de todo tipo. Una vez que hayas calentado y escogido el entorno en el que vas a practicar ejercicio, puedes ponerte en marcha.

Se trata de buscar tu propio ritmo y establecer las series sin forzarte demasiado. Así, los primeros días puedes alternar, por ejemplo, series de un minuto corriendo y cuatro minutos caminando, durante un total de veinte o treinta minutos.

Conforme avancen los días, puedes ir modificando estas series para aumentar su intensidad. Es decir, puedes seguir con series de dos minutos corriendo y tres de caminata. Después tres corriendo y dos de caminata… y así, indefinidamente.

Para que este ejercicio sea aún más efectivo, debes procurar que los minutos de caminata sean dinámicos. Esto quiere decir que no andarás como en un paseo, sino que lo harás a un ritmo rápido. Además, te ayudarás también de la parte superior, es decir, el tronco y los brazos.

Mujer corriendo
Para reacondicionar el cuerpo a la actividad física, es conveniente empezar suave y aumentar la intensidad de manera gradual.

Los beneficios del método

Comenzar o retomar una vida activa siempre va a suponer una mejora para la salud. Si además acompañas esta actividad física con una dieta saludable, el éxito está garantizado. Manteniendo una constancia, poco a poco comenzarás a notar resultados como los siguientes:

  • Músculos más tonificados.
  • Pérdida de grasa.
  • Mejor humor.
  • Menos ansiedad y tensión.
  • Mejor capacidad pulmonar.

Si además de esto lo haces de una forma coherente y responsable, adecuando tus capacidades físicas y yendo a un ritmo propio, te protegerás frente a lesiones que pueden llegar a ser muy molestas. 

  • Koplan JP, Powell KE, Sikes RK, Shirley RW, Campbell CC. An Epidemiologic Study of the Benefits and Risks of Running. JAMA J Am Med Assoc. 1982 Dec 17;248(23):3118–21.
  • Clement DB, Taunton JE, Smart GW. Achilles tendinitis and peritendinitis: Etiology and treatment. Am J Sports Med. 1984;12(3):179–84.
  • van Mechelen W. Running Injuries: A Review of the Epidemiological Literature. Vol. 14, Sports Medicine: An International Journal of Applied Medicine and Science in Sport and Exercise. Springer; 1992. p. 320–35.
  • Subotnick SI. The Biomechanics of Running Implications for the Prevention of Foot Injuries. Vol. 2, Sports Medicine: An International Journal of Applied Medicine and Science in Sport and Exercise. 1985. p. 144–53.