Método casero para tratar la flacidez de los brazos

La mejor forma de acabar con la flacidez de los brazos es combinar el ejercicio físico con tratamientos estéticos naturales que nos ayuden a reafirmar la zona

Si hay algo antiestético eso es la flacidez de los brazos.

Como ya sabemos, en la actualidad, hay muchos tratamientos de belleza para esta zona visible del cuerpo, pero lo cierto es que no todos son efectivos. De hecho, muchas veces no hay nada mejor que lo natural.

Pero, ¿por qué ocurre esto? La flacidez en los brazos suele ser genética o, al menos, la predisposición que se tiene a desarrollarla.

No obstante, es algo que se acentúa al subir o bajar de peso, o cuando se realizan con frecuencia actividades que utilizan los músculos de los brazos y luego dejan de practicarse, como puedan ser las pesas.

Si hemos realizado este tipo de ejercicios es normal que acabemos teniendo flacidez o que nuestros brazos no tengan el tono que esperamos.

No renuncies al ejercicio

Mujer-feliz-depués-de-hacer-ejercicio-con-una-toalla-blanca-sobre-sus-hombros

Por supuesto, ni que decir tiene que una de las mejores maneras de tener brazos firmes es practicando ejercicio localizado en esta zona del cuerpo.

No obstante, también hay una serie de actividades que pueden llevarse a cabo con tal de lograr tonificar la piel y que recupere su elasticidad.

Método casero infalible para tratar la flacidez de los brazos

Flacidez-en-los-brazos

Esta mascarilla es rica vitamina E, el componente principal de muchas cremas estéticas.

Con ella conseguirás tener unos brazos más tonificados y no tendrás que recurrir a cremas muy costosas.

Además, gracias a las propiedades de sus ingredientes, protege en todo momento los tejidos corporales de los radicales libres, lo que hace que tenga precisamente este poder reafirmante del que hablamos.

Ingredientes

  • Media taza de yogur natural (100 g)
  • Un huevo
  • Una cápsula de vitamina E

Preparación

  • Lo primero que tendrás que hacer será mezclar el yogur natural y el huevo.
  • Añade tal cantidad que se reparta en partes iguales. Así, pondremos aproximadamente media taza de yogur por cada huevo.
  • Utiliza la clara y la yema y no olvides mezclarlas entre sí antes de añadir el yogur. Luego, incorpora todo bien.
  • A continuación tendrás que abrir una cápsula de vitamina E. Las podrás encontrar fácilmente en el mercado y verás que presentan una textura gelatinosa y que por dentro son líquidas.
  • Vierte el relleno sobre la mezcla anterior y, si lo deseas, incluye aceite de vitamina E.
  • Junto todo hasta conseguir una mezcla homogénea y guárdalo en el refrigerador durante algunos minutos, hasta que consigas que esté fría.
  • No te preocupes porque, si el yogur ya estaba en la nevera, no necesitarás mucho tiempo. Este también puede ser un truco para lograr que se enfríe antes.
  • Por último, ya solo quedará que apliques la mascarilla sobre los brazos, frotando para que se absorba bien.
  • Tendrás que dejarla actuar durante 10 minutos y, a continuación, retirarla con abundante agua fría.
  • Se trata de un proceso que tendrás que repetir al menos dos o tres veces por semana.
  • Siempre y cuando seas constante con el tratamiento, en un mes y con solo una aplicación al día notarás los efectos en la flacidez de los brazos.

Más remedios naturales alternativos

Brazo flacido

Ver también: Brazos más tonificados con 5 ejercicios en casa

Más allá de esta mascarilla que hoy te presentamos, existen una serie de remedios naturales alternativos y que también sirven para combatir la flacidez.

Como decimos, se trata también de soluciones naturales, por lo que puedes probarlas con total tranquilidad, a sabiendas de que no serán dañinas en ningún caso.

Si tienes alguna alergia específica a alguno de los ingredientes deberás evitarlas.

Con manzana

Manzana

La manzana se puede convertir en una gran aliada para combatir el problema de la flacidez.

Ingredientes

  • ½ vaso de jugo de manzana (100 ml)
  • ½ vaso de jugo de melón (100 ml)

¿Qué tengo que hacer?

  • Solo tendrás que mezclar ambos jugos y proceder a realizar pequeños masajes en las zonas flácidas.
  • Puedes llevarla a cabo hasta dos veces a la semana.
  • Este truco es fácil de hacer durante todo el año.

Con melón

Zumo de toronja y melón para perder peso

Quizá te interese: Cosas que debes saber antes de hacer la dieta del limón

En verano puedes aprovechar para aplicar esta mascarilla de melón.

Ingredientes

  • 1 melón pequeño
  • El jugo de 1 limón
  • Agua

¿Qué tengo que hacer?

  • Con ayuda de un cuchillo, sacaremos la pulpa del melón y la pondremos en la licuadora, junto con un poco de agua y el jugo de un limón.
  • Procesaremos todos los ingredientes durante unos minutos, hasta conseguir una mezcla homogénea.
  • Cuando esté bien licuado, remojaremos una gasa en el preparado y la colocaremos en la zona afectada durante 15 o 30 minutos.
  •  Notaremos la diferencia en poco tiempo y puede ser una buena alternativa a la otra opción indicada.