Método Doman para leer a edad temprana

¿Quieres ver que tu bebé aprenda a leer a los 3 años? Enséñale con el método Doman, diseñado para estimular las capacidades cognitivas de niños con lesiones cerebrales, y verás como aprende rápidamente y de forma divertida.

Es posible que un niño menor de 3 años lea. ¿Sorprendente verdad? Para lograrlo la recomendación es seguir el método Doman, el cual ha demostrado que puede enseñar al niño pequeño a leer a edad temprana.

El método Doman fue diseñado en los años 1950 por el médico norteamericano Glenn J. Doman, fundador de los Institutos para el Logro del Potencial Humano, en Filadelfia, Estados Unidos. Este especialista demostró que su método es más efectivo que el tradicional método silábico.

Inicialmente, el método fue concebido para trabajar con niños con lesiones cerebrales. Pero al constatar los excelentes resultados obtenidos en el incremento de sus capacidades cognitivas, Doman redirigió su investigación. Se interesó en analizar los efectos que podía tener en niños sanos para enseñarlos a leer a edad temprana.

El método Doman: ¿de qué se trata?

Niño y recién nacido tendidos en la cama.
El método de aprendizaje de lectura es similar al aprendizaje del habla. Aprovecha los potenciales de los niños a temprana edad.

Doman encontró que en los primeros años de vida de cualquier niño se concentran las mayores capacidades para el aprendizaje. Ello lo explicó en su libro “Cómo enseñar a leer a su bebé”. De hecho, denominó a los primeros 6 años de vida del niño como el período “génesis del genio”, pues se tiene una capacidad insuperable por cualquier otro momento de la vida.

Los niños pueden aprender a leer a edad temprana siempre que sean adecuadamente estimulados a reconocer las palabras y su significado. Para ello utiliza láminas con las palabras cercanas al niño, en un tamaño lo suficientemente grandes, para que el niño pueda reconocer el dibujo de las palabras.

El método Doman asegura que el aprendizaje de lectura puede ser de la misma forma en que aprender a hablar. Cuando el bebé escucha una palabra, se desencadenan los mismos impulsos electroquímicos hasta llegar al cerebro que si fuera percibida a través de la vista.

Por lo tanto, el bebé hace el mismo esfuerzo para aprender a hablar y para aprender a leer. Lo que hace posible que pueda realizar ambos aprendizajes de forma simultanea y global. De esta manera, se estimulan los dos hemisferios del cerebro. Percibe la palabra como un todo, sin distinguir las letras, sino el dibujo que la conforma.

Ver más: 6 beneficios de la lectura que te gustará saber

¿Cómo enseñar a leer a edad temprana?

Padre enseñando a leer a un niño en el parque.
Las palabras utilizadas deben ser representativas de su entorno cotidiano.

Esta técnica de aprendizaje se adapta a las características de cada niño. Tiene que ser un proceso fácil y divertido. Se trata, básicamente, de mostrar tres veces al día de forma rápida cinco tarjetas con palabras. De cinco en cinco se irán incorporando nuevas palabras.

Las palabras escritas deben corresponder a una misma categoría: partes del cuerpo humano, miembros de la familia, colores, animales, juguetes o acciones. Pero la selección de estas categorías corresponde a la realidad cotidiana del niño.

Deben escribirse una palabra sobre una lámina blanca de 10 centímetros de alto por 60 centímetros de ancho. Las palabras deben estar escritas en color rojo, con letra de imprenta y en minúsculas. Se elaborarán 5 palabras por categorías. El proceso para aprender a leer a temprana edad será por fases.

Primera fase: palabras

En la primera fase se mostraran palabras solas. Primero se utilizaran sustantivos, organizados por categorías (familia, animales, alimentos, colores), luego introduce acciones (verbos).  El proceso para mostrar las palabras para aprender a leer a edad temprana es el siguiente:

  • Primer día: muestras cinco palabras de una misma categoría tres veces al día.
  • Segundo día: muestras las cinco palabras del día anterior más cinco palabras de otra categoría.
  • Tercer día: las diez palabras anteriores, más cinco palabras de otra categoría.
  • Cuarto día: las quince palabras anteriores, más cinco palabras de otra categoría.
  • Quinto día: las veinte palabras ya vistas más cinco palabras de otra categoría.

La semana del método Doman es de 5 días. Después de cumplir la primera semana, en las siguientes semanas, quitas una categoría e introduces una nueva. La idea  es que el niño no se aburra. No se mostrarán más de 25 tarjetas por día, pero nunca las pases juntas, de cinco en cinco, por categoría.

Las sesiones duran entre 15 y 30 minutos y se dedica un segundo por tarjeta, es decir, que se muestran rápidamente al niño. El niño no tiene que repetir la pronunciación de la palabra. El entusiasmo y la motivación que se le imprime al proceso es fundamental.

Tiene que ser un juego divertido, que cree expectativa. Mira a tu hijo mientras dices la palabra de forma alta y clara. Cada vez que cambies de categoría, procura barajar las tarjetas. Tampoco debe haber dos palabras sucesivas que comiencen con la misma letra.

Segunda fase: parejas de palabras

La segunda fase comienza después de que el niño ya ha pasado 150 palabras aisladas. En esta fase utilizas pares de palabras, que creas con sustantivos y adjetivos. También cambias las tarjetas de los colores. Los nombres de los colores ya no deben estar escritos sobre tarjetas blancas sino sobre el mismo color que nombra la palabra.

Cada semana muestras dos juegos de palabras pares (cinco pares cada uno), con los juegos de palabras sueltas de la primera fase. De este modo, muestras dos juegos de parejas de palabras junto con las categorías de palabras sueltas.

Tercera fase: frases cortas

En esta fase haces láminas con letras de 5 centímetros de altura. Introduces frases de 3 palabras con un sustantivo y un verbo conjugado. Por ejemplo: mamá está caminando o abuelo está comiendo.

Con las frases puedes hacer un libro, de unas diez páginas e ilustraciones, con un tamaño de 45 centímetros de alto por 20 centímetros de ancho. Lee al niño este libro dos o tres veces al día.

Cuarta fase: frases

En esta fase, crearás frases con letras de 2,5 centímetros y escritas con tinta negra. Es el momento de incluir los artículos. Por ejemplo: mi papá está comiendo arroz. En esta fase, crea también un libro como en la fase anterior con las frases creadas as características similares a los de la etapa anterior.

Quinta fase: cuentos

Imagen de un cuento con dos niños debajo de un árbol.
Los cuentos permiten abrir el vocabulario de los niños.

Llegó el momento de disfrutar la lectura de libros, aunque este es un placer que puedes iniciar mucho antes. En esta fase del método, lee cuentos que tengan entren 50 y 100 palabras. Lee cuentos dos o tres veces al día, con una velocidad y entonación normal.

Preferiblemente busca libros que tengan una sola oración por página, con letra no inferior a 2 centímetros, con el texto separado de las ilustraciones. Los cuentos deben estar cerca de los intereses de tu hijo, así como deben darte la oportunidad de introducir nuevo vocabulario.

Leer más: ¿Cómo crear un buen rincón de lectura para niños?

Consideraciones finales

Al finalizar cada sesión de trabajo, abraza y felicita al niño. Para Doman, el refuerzo positivo es esencial para garantizar éxito al proceso de enseñar a leer a edad temprana.

Según Doman, un bebé con un año de edad puede reconocer las palabras. A los dos años, frases. Para llegar a los tres años, leyendo y disfrutando del proceso.

Más adelante, será que tu hijo descubra las reglas que rigen el lenguaje escrito y oral. Después de que ha aprendido a leer, es que le puedes enseñar el alfabeto, sino ha ocurrido durante el proceso. ¿Te animas a enseñar a tu hijo a leer a edad temprana?

  • Alegría, Jesús. "Por un enfoque psicolingüístico del aprendizaje de la lectura y sus dificultades—20 años después." Infancia y aprendizaje 29.1 (2006): 93-111.
  • Bravo Valdivieso, Luis. "La conciencia fonológica como una zona de desarrollo próximo para el aprendizaje inicial de la lectura." Estudios pedagógicos (Valdivia) 28 (2002): 165-177.
  • Estalayo, Rosario Vega Víctor, Glenn J. Doman, and Rosario Vega. Leer bien, al alcance de todos: El método Dolman adaptado a la escuela. Biblioteca Nueva, 2003.