Método Karezza: hacer el amor sin llegar al orgasmo

Claudia Pamela Forestello · 20 julio, 2018
El sexo se ha vuelto un trámite que realizan cada tanto por obligación. Conozcan el método Karezza y vuelvan a sentir la misma atracción sexual de los inicios

El Método Karezza es una práctica sexual muy recomendable para afianzar las relaciones de pareja. Una técnica para conectar en la intimidad que requiere de un dedicación exclusiva al momento.

Habitualmente, se hace mucho énfasis en la consecución de los orgasmos cuando de sexo se habla. Sin embargo, en el Método Karezza, toman prioridad otros factores y el orgasmo baja de nivel.

¿Cuál es la base del Método Karezza?

Su base es priorizar las caricias y la estimulación entre ambos enamorados, sin pensar en el clímax. Se trata, precisamente,  de lograr una conexión consciente de todos los sentidos.

Los amantes privilegian con el Método Karezza, el encuentro en sí mismo. Muchas parejas, con el paso del tiempo, practican el sexo con la velocidad en que se realiza un trámite. Mejorar la satisfacción de esas relaciones, es muy posible si se permiten esta experiencia.

La idea, al utilizar esta metodología, es alargar el placer con los besos y el reconocimiento a través del tacto. Las miradas y las manifestaciones verbales de los deseos y expectativas. Y sobre todo, la calidad del tiempo que se dedica a estar juntos cuerpo a cuerpo.

Puede que te interese conocer: La calidad del sexo no depende de cuanto dure el coito

Ventajas del Método Karezza que hombres y mujeres obtienen con la práctica

1. Calidad de los encuentros íntimos

El sexo adquiere otro significado para las parejas que han caído en la rutina o no logran despegar de las posturas tradicionales. Ya no concentran su preocupación en el orgasmo para luego ir a dormir.

La seguridad en el amor que siente el otro crece y esos minutos de privacidad se convierten en únicos cada vez. Disfrutan, desde otra perspectiva, la unión emocional y sexual que antes habían perdido.

La concentración permite postergar el clímax al dominar el nivel de excitación. Se consigue con este juego previo, controlar la eyaculación y como consecuencia mejora la vida sexual.

Juegos sexuales.

2. Mejora algunas disfunciones sexuales

Personas con problemas como el vaginismo, en el caso de mujeres, o la disfunción eréctil, en los hombres se benefician con el Método Karezza. Se genera un contacto emocional tan fuerte que las barreras psicológicas que obstaculizan el placer, se pueden vencer.

La confianza fortalece el vínculo afectivo, por lo tanto es lo que interesa al momento del encuentro. Ya no sienten las presiones internas sobre cumplir con expectativas pasionales relacionadas con el orgasmo. Si se logra, bienvenido. Pero si no sucede, igual han el placer de la previa es lo más destacado y los hace muy felices.

Todo placer es poco: 5 trucos para potenciar el deseo sexual

¿Cómo practicar el Método Karezza con la pareja?

Deben preparar un ambiente tranquilo en el que se reconozcan como pareja y tengan la intimidad necesaria para entregarse al placer.

Para iniciar, lo ideal es planear unas dos semanas en la que puedan preparar y equilibrar sus mentes para la nueva técnica. Es necesario estar convencidos de buscar una alternativa para mejorar sus encuentros. Durante estos días, la tarea es la siguiente:

  • Sentarse frente a frente tomados de las manos e intentar transmitir todos sus deseos y sentimientos sin palabras. Tal vez, las primeras veces resulte un poco incómodo, pero luego podrán ver como mejoran. La conexión visual sincera y expresiva es más valiosa de lo que imaginan.
  • Volver a gozar de la desnudez de los cuerpos. Tal como fue al principio de la relación y sin importar la figura actual, hay que reconocerse desnudos. Recorrer los ambientes juntos, escuchar música lenta y bailar abrazados sin ninguna vestimenta.
  • Masajes para dos. Aprovechar esos minutos que han decidido dedicarse para hacerse masajes uno a otro. Permitirse sentir, con todas las letras, esa magia que brinda el afecto mediante el tacto. Relajarse, para entender que el sexo pasional no es todo, hay que saber hacer el amor.
  • Tiempo para las emociones. Cada movimiento y acción debe tener su tiempo y atención correspondiente. Más allá de que terminen en el coito ya las prioridades han cambiado. La tranquilidad ha ganado el terreno y eso es grandioso.
  • La respiración acompaña. Para completar, es muy gratificante escuchar la respiración propia y la del compañero. Buscar el equilibrio entre ambas y armonizar los movimientos.

Conclusión

El Método Karezza es la forma de hacer el amor con caricias, con besos y muchas veces sin penetración. Es entender que el sexo es mucho más que el coito. Y las relaciones sexuales son, principalmente, la conexión de las emociones.