Método para mantener la memoria en la tercera edad

11 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu
Para mantener nuestra salud mental y nuestra memoria activa conviene ejercitarla a diario. Podemos hacer crucigramas o cualquier ejercicio mental que nos obligue a pensar
 

El tener una edad avanzada no significa que nos quedaremos sin memoria en cualquier momento. La falta de ejercicio mental también puede tener un papel en la pérdida de memoria.

Todas las personas desde nuestra época de niñez y de manera inconsciente comenzamos a ejercitar la memoria:

  • Cuando empezamos a estudiar en la escuela.
  • Luego en el colegio se nos asignan tareas y talleres que tienen el propósito de enseñarnos a ejercitar la memoria, y por esta misma razón es nuestro deber continuar ejercitándola cada día.

En esta oportunidad vamos a poder aprender algunas técnicas que pueden ser efectivas para ejercitar la memoria y poder recordar eventos que han transcurrido en nuestra vida.

Estos ejercicios no nos aseguran llegar a la vejez con una excelente memoria, dado que de algunas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer todavía no se ha encontrado causa.

Recomendaciones para ejercitar la memoria

Estas recomendaciones no harán que mantengamos nuestra memoria de por sí. Como decíamos, existen enfermedades como el Alzheimer de la cual se desconoce la causa, y no existe un tratamiento que pueda prevenirlo de por sí. Sin embargo, estos ejercicios podrían ser de ayuda para ejercitar la memoria:

Memoria (2)
 

Prestar atención

Una de las recomendaciones más importantes es prestar atención cuando nos dicen algo o cuando hacemos algo. De esta manera será más sencillo recordarlo. Muchas personas no pierden la capacidad de memorizar, lo que pasa es que no prestan atención.

La repetición es la clave

Es importante repetir varias veces el acontecimiento que se desea mantener en la memoria por un largo periodo. ¡Repetir es importante!

Recuerda pequeñas cantidades de información

Memorizar gran cantidad de información al mismo tiempo es muy difícil para cualquier persona, por lo tanto se recomienda dividirla y memorizar por partes.

Organiza tu vida y tu memoria

Para poder  recordar con facilidad el lugar en el cual dejamos algunos objetos importantes, como por ejemplo:

  • Las llaves del auto o de la casa
  • Documentos, entre otros,

Es por esto que es importante ser organizados y tener un lugar fijo para cada uno de ellos, así los encontraremos fácilmente.

Toma notas

Para no olvidar los asuntos pendientes es recomendable tener un cuaderno de notas en el que se estará escribiendo cada uno de dichos asuntos, de ese modo jamas habrá un olvido que lamentar.

Realiza ejercicios mentales

Algunos ejercicios bastante sencillos y muy efectivos para fortalecer la memoria y evitar que esta se deteriore son:

  • Toma algunos objetos que utilices con frecuencia y cambiales de lugar, para luego tratar de recordar el sitio en el que las guardaste.
 
  • También puedes cambiar la ruta para llegar a la casa o al trabajo con alguna frecuencia.
  • Por otra parte Puedes divertirte y pasar algún tiempo practicando con algunos videojuegos, o si lo prefieres puedes hacer crucigramas, sopa de letras o encontrar el camino correcto de algunos juegos de laberintos.

La alimentación es fundamental

Es importante consumir alimentos ricos en vitamina C, fósforo, omega 3 y ácido fólico; estos pueden ser: el pescado, los frutos secos y las pasas.

Liberate del estrés

Practica algunos ejercicios que te ayuden a liberarte del estrés:

  • Escuchar tu música preferida
  • Hacer caminatas a campo abierto manteniendo un relajante contacto con la naturaleza

Es así como estos pueden ser hábitos muy saludables tanto para el cuerpo como para la mente, los cuales podemos realizar con frecuencia para que nuestra memoria se mantenga siempre intacta.

Conclusión

La pérdida de memoria con la edad es un proceso normal. Poco a poco va disminuyendo la capacidad de aprender y de recordar cosas. Aún así, en ocasiones este problema comienza a agravarse y a convertirse en una patología. Puede tratarse de un deterioro cognitivo leve o, incluso, de una demencia más importante.

En esos casos, es necesario un tratamiento adecuado y una vigilancia por parte de los especialistas. La demencia más común es la enfermedad de Alzheimer. Suele empezar poco a poco y acaba degenerando en una dependencia total. Te recomendamos consultar con un especialista si crees estar teniendo pérdidas recurrentes de memoria.

 
  • Hochreiter, S., & Schmidhuber, J. (1997). Long Short-Term Memory. Neural Computation. https://doi.org/10.1162/neco.1997.9.8.1735
  • Logie, R. H. (1999). Working memory. Psychologist. https://doi.org/10.1126/science.1736359
  • Lamprecht, R., & LeDoux, J. (2004). Structural plasticity and memory. Nature Reviews Neuroscience. https://doi.org/10.1038/nrn1301