Mezcla zumo de limón con aceite de oliva y obtén maravillosos beneficios - Mejor con Salud

Mezcla zumo de limón con aceite de oliva y obtén maravillosos beneficios

Aunque su consumo nos aporta múltiples vitaminas y beneficios no debemos basar nuestra dieta únicamente en este remedio, sino considerarlo como un complemento de la misma para mejorar nuestra salud

En los últimos años ha incrementado la tendencia de optar por remedios de origen natural, ya que, aunque no son tan potentes como los farmacológicos, no causan efectos secundarios, le aportan múltiples beneficios al cuerpo y están al alcance de todos.

Si bien muchas patologías no se pueden curar con este tipo de alternativas, está comprobado que hay ingredientes que pueden ayudar a minimizar muchos tipos de síntomas.

Entre estos nos encontramos con el prodigioso aceite de oliva, una grasa saludable que se ha hecho popular por su versatilidad en la gastronomía y su alto valor nutricional.

Este, combinado con el zumo de limón, nos da como resultado un poderoso remedio casero que, además de darle un plus de nutrientes al organismo, puede aliviar algunas afecciones y evitar el desarrollo de complicaciones.

A continuación te compartimos en detalle sus bondades para que no dudes en añadirlo como complemento de tu dieta.

¡No te lo pierdas!

Combate el estreñimiento

Combate el estreñimiento

El consumo en ayunas de este remedio curativo es una buena opción para combatir el estreñimiento y los problemas digestivos.

El aceite de oliva actúa como un laxante natural, mientras que el limón desinflama y mejora el movimiento intestinal.

Úsalo en caso de padecer gases, distensión en el vientre y exceso de acidez.

Desintoxica el organismo

Tanto el zumo de limón como el aceite de oliva tienen propiedades desintoxicantes y limpiadoras del organismo.

Su mezcla promueve la eliminación de las toxinas, potencia el funcionamiento del hígado y la vesícula biliar y crea una barrera protectora frente al daño causado por los radicales libres.

Controla el colesterol

Regula el colesterol

Las grasas saludables que aporta el aceite de oliva son idóneas para regular los lípidos de la sangre e impedir la formación de placa en las arterias.

Su ingesta regular controla los niveles altos de colesterol malo, incrementa el colesterol bueno y evita el descontrol de los triglicéridos.

Disminuye los dolores en las articulaciones

Al tomar una cucharada de zumo de limón fresco con aceite de oliva en ayunas, los niveles de inflamación del cuerpo disminuyen y, a su vez, se calman los dolores reumáticos y articulares.

Dado que sus antioxidantes minimizan la acción negativa del daño oxidativo y promueven la eliminación de las toxinas, su ingesta es una forma natural y sana de prevenir las enfermedades articulares.

Mejora la piel, el cabello y las uñas

Cuidar uñas, piel y cabello

Este sencillo remedio es una excelente alternativa para proteger las uñas débiles, quebradizas y resecas.

Su aplicación directa contribuye a hidratarlas y, a través de las cutículas, les da un extra de nutrición.

Además, tiene propiedades antisépticas y astringentes que pueden combatir las principales afecciones cutáneas y la caspa.

Combate la grasa abdominal

Este remedio no es un quemagrasas como tal, pero sí es un suplemento que facilita la pérdida de peso en las personas con exceso de kilos.

Sus propiedades mejoran la función hepática y de la vesícula biliar, dos determinantes para mejorar la digestión de las grasas y el metabolismo.

Sus ácidos grasos esenciales tienen propiedades saciantes, diuréticas y antiinflamatorias que favorecen la disminución de medidas.

Estos mejoran la descomposición de las grasas que se almacenan en el abdomen y, a largo plazo, disminuye el riesgo cardíaco.

Mejora la circulación

El aceite de oliva tiene propiedades anticoagulantes que ayudan a mejorar la circulación de la sangre para evitar las obstrucciones de los vasos sanguíneos.

Su consumo y aplicación tópica estimulan el flujo sanguíneo e impiden la formación de venas várices.

Controla la presión arterial

presion

Los antioxidantes y los minerales de este preparado natural son útiles para las personas con problemas de presión arterial alta.

Su ingesta en ayunas controla los picos altos y mejora el ritmo cardíaco.

Previene el envejecimiento prematuro

Al tomar una cucharada diaria de este remedio natural se le proporciona a las células un alto contenido de antioxidantes y nutrientes que previenen el envejecimiento prematuro.

Contiene vitamina E, un antioxidante que disminuye el riesgo de enfermedades del corazón, artritis y arrugas en la piel.

También nos aporta grasas monoinsaturadas y minerales que optimizan la función de órganos como el hígado, los riñones y el sistema digestivo.

¿Cómo preparar zumo de limón con aceite de oliva?

aceite de oliva y limón

El remedio con zumo de limón y aceite de oliva se debe considerar un complemento de la dieta y no una fuente única de alimentación.

No se debe superar la cantidad de una cucharada al día porque podría ocasionar reacciones indeseadas.

Ingredientes

  • ½ cucharada de aceite de oliva (8 g)
  • ½ cucharada de zumo de limón fresco (5 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Combina los dos ingredientes y consúmelos media hora antes del desayuno.
  • Puedes repetir su consumo cada mañana, o bien, tomarlo, como mínimo, tres veces a la semana.

¿Tienes estos ingredientes en tu despensa? Ahora que conoces todas sus propiedades, no dejes de beneficiarte de ellos cada día.