Mi bebé tiene un sarpullido - Mejor Con Salud

Mi bebé tiene un sarpullido, ¿qué es?

Para evitar que el bebé se rasque y empeore la condición es conveniente que encontremos actividades con las que distraerle para que se olvide del picor y el escozor

Los bebés suelen presentar muchos sarpullidos en la piel o erupciones cutáneas que suelen ir acompañadas de escozor y, en algunos casos de dolor. Lo que cuesta saber no es cómo podemos curarlos y cómo evitarlos.

Las causas del sarpullido

Cuando un bebé presenta un sarpullido debemos empezar a buscar la causa de este. La causa debemos encontrarla en algo nuevo que le hemos incluido en su rutina, como puede ser un alimento, pañales de otra marca, ropa nueva, etc. De esta manera, podremos intentar saber qué es lo que le produce el sarpullido y retirarlo de él. Por otro lado, si no hemos hecho nada con la dieta ni hemos puesto nada nuevo al bebé, puede que este haya desarrollado una alergia alimentaria o bien a algún tipo de fibra de ropa que antes podía llevar sin problemas.

En cualquier caso, debemos dirigirnos a nuestro pediatra quien intentará encontrar la causa del sarpullido y hará, si es necesario, las pruebas de la alergia correspondientes.

Las curas del sarpullido

Las curas que debemos hacer en estos casos son, en primer lugar, evitar cualquier cosa nueva que hayamos probado con el bebé. Si le hemos dado algo nuevo de comer, debemos retirarlo de la dieta y, si es ropa, debemos quitársela inmediatamente y no volver a ponérsela hasta que sepamos qué es lo que le produce esto al bebé.

Por otro lado, el pediatra nos ofrecerá una crema para pieles atópicas con la que en unos días se le marcharán estas manchas que tiene en la piel y un antihistamínico para que le escueza menos y así evitar que se rasque. Por nuestra parte, deberemos hacer que el niño vaya con menos ropa posible en función de la época de año, darle baños de agua templada y, sobre todo, controlar que no se le hagan más ronchas y que no presente fiebre.

Es de suma importancia que evitemos que el bebé se rasque, por lo que deberemos encontrar cosas con las que entretenerle para que se “olvide” del escozor.

Debemos evitar ropa que rasque las manchas o con la que el niño se sienta cómodo y evitar cualquier tipo de comida que pudiera hace que estas empeorarán, como pueden ser los alimentos con alto componente alérgico, como las fresas.

No debemos introducir nada nuevo en la dieta del niño durante estos días y deberemos ir controlando que las manchas y el escozor vayan a menos cada vez. En caso contrario, deberemos ir al médico par que nos den otros medicamentos.

¡Cuidado!

Es importante que, si en algún momento, vemos que el bebé presenta sibilancias en la respiración, tiene fiebre elevada que no se retira, le cuesta respirar, no parece estar muy consciente o bien vomita, deberemos dirigirnos inmediatamente a las urgencias más próximas que tengamos, ya que se podría tratar de una reacción alérgica severa, aunque no debemos preocuparnos, pues estas reacciones no suceden muy a menudo.

Imagen cortesía de Reyes