Mi hijo ha tragado un objeto: qué hacer en esta situación

Lucía Ramírez · 24 julio, 2018
Si tu hijo ha tragado un objeto, debes permanecer tranquilo, inducir y animar la tos y llamar a urgencias mientras tanto.

¿Alguna vez tu hijo ha tragado un objeto y no supiste qué hacer? Como padres debemos estar preparados para cualquier clase de accidente. Evidentemente, esto incluye reaccionar en casos de emergencia, como cuando un niño se introduce un objeto en la boca y este queda atorado en su garganta. ¿Qué puedes hacer al respecto? Sigue leyendo.

Por qué debes aprender a resolver esta situación

Es muy importante estar preparados para las emergencias en casa, especialmente aquellas que involucren la vida de nuestros pequeños. De acuerdo con la revista de la Asociación Española de Pediatría, 4 de cada 10 muertes accidentales en menores de un año se debe al ahogamiento causado por un cuerpo extraño.

Asimismo, el atragantamiento por objetos es más frecuente en niños del sexo masculino por debajo de los 5 años. Sin embargo, el problema se acentúa principalmente en pequeños de dos años de edad. Evidentemente, nadie desea pasar por esta adversa situación. Sin embargo, debemos estar preparados para afrontar con éxito esta posibilidad.

Aproximadamente el 29% de las muertes por aspiración de algún objeto no comestible se debe a los globos. Esto es así puesto que los globos se adhieren a las vías respiratorias causando su obstrucción 

Situaciones de riesgo

De manera general, los niños pueden tragar un objeto en situaciones muy comunes. Puede ser mientras están jugando o comiendo en presencia de otras personas. No por nada recordamos los regaños de nuestros padres advirtiéndonos que no debíamos comer mientras hablábamos o jugábamos.

Según estadísticas, se ha reportado que, entre el 60 y 80% de los casos, los objetos que producen obstrucción son alimentos o elementos pequeños. Entre ellos figuran frutos secos, cacahuetes, restos de comida, canicas, bolas de metal, así como fragmentos de globos.

Te puede interesar: Hipo en el bebé: cómo calmarlo

Gravedad del problema

Las reacciones que sufre el cuerpo a partir de un atragantamiento por un objeto dependen de varios factores. Entre ellos se cuenta la localización, el nivel de obstrucción de las vías respiratorias y de la naturaleza del objeto.

No obstante, si el caso no es atendido prontamente, puede provocar un fallo respiratorio, así como atelectasia o bronquiectasia, entre otras posibilidades. Ahora bien, ¿qué puedes hacer si tu hijo ha tragado un objeto?

Qué puedo hacer si mi hijo ha tragado un objeto

Conservar la calma

En estos casos permanecer tranquilo puede ser todo un reto. No obstante, es vital hacerlo. Si te exaltas desmesuradamente no podrás ayudar al niño como es debido. De hecho, debes poner atención a su respiración ya que dependiendo de el estado de esta, se decide si llamar a urgencias o realizar maniobras de rescate.

La tos es una buena señal

De acuerdo con los expertos, la tos es el mejor recurso para solucionar esta condición. Si tu hijo ha tragado un objeto debes animarlo a que continúe tosiendo hasta que se resuelva la situación.

Para esto es importante observar varias señales: que el niño logre el intercambio de aire de manera adecuada y vigilar si expulsa el objeto o no. En esta fase debes evitar extraer el objeto, ya que podrías complicar el estado del pequeño y la situación.

Este procedimiento solo debe realizarse en caso de que el objeto sea claramente visible. Si es el caso, se introduce un dedo por un lado de la boca del pequeño, se acomoda a modo de gancho y  se mueve hacia delante, haciendo un barrido.

Por otra parte, si notas que el pequeño se agota y su tos ya no es efectiva, debes evaluar su nivel de conciencia para proceder con otras maniobras de rescate.

Maniobras de desobstrucción en bebés

Reanimar a un bebé.

Antes de realizar estos recursos, ya debiste llamar a urgencias. Para este entonces, la tos y la respiración en el pequeño ya no son suficientes. Pero, antes de realizar las maniobras, se debe valorar la gravedad de la situación, la edad y la condición del pequeño.

En caso de que se trate de un lactante tiene que realizarse el siguiente procedimiento el cual debe durar menos de 10 segundos. Para iniciar, se coloca al bebé boca abajo. Después, con una mano sujetar sus mejillas y con los dedos índice y pulgar mantener la boca abierta. Con el talón de la otra mano deben darse 5 golpes rápidos con una fuerza moderada en la espalda.

Después, se coloca al pequeño boca arriba y se aplican 5 compresiones en el tórax con los dedos índice y medio. Debido a la fragilidad del bebé, no deben realizarse compresiones abdominales normales. Esto es así puesto que podría provocar la rotura de órganos internos.

Al final del procedimiento, es vital verificar si está consciente, su respiración, si tiene tos, o si puedes observar el objeto en su boca para retirarlo con la maniobra de extracción.

Sigue leyendo: Qué hacer si mi bebé se ha golpeado en la cabeza

Maniobras de desobstrucción en niños

Si tu hijo ha tragado un objeto, pero la tos es insuficiente, al igual que en el caso anterior, deben darse 5 golpes rápidos y moderadamente fuertes en la espalda. Posteriormente, debido a su condición, es posible realizar las compresiones abdominales (maniobra de Heimlich).

Para ello, el reanimador debe colocarse detrás del niño; después, pasar sus brazos por debajo de sus axilas y colocar un puño con el pulgar flexionado hacia adentro en la zona ubicada entre las costillas (epigastrio), por arriba del ombligo.

Posteriormente, se colocará la otra mano sobre el puño para aplicar presión y obligar al objeto a cambiar de posición en el interior del niño. En esta fase, debes observar si el pequeño tose, respira y si es posible retirar al objeto de su boca. En caso contrario, es necesario repetir la maniobra mientras esperas a que llegue la ambulancia.

Es mejor prevenir

Como notas, atender situaciones de peligro requiere de preparación y calma. Y, aunque es importante conocer los procedimientos de rescate, es preferible prevenir dichos accidentes.

Para ello debe evitarse que los niños realicen cualquier actividad con objetos en su boca; o bien, que jueguen con objetos o juguetes pequeños o desmontables.

En cuanto a los alimentos, se sugiere que sean los adecuados según la edad del pequeño; así como dejar frutos secos para edades más convenientes (4-5 años). Asimismo, es recomendable que se le enseñe a los pequeños a masticar despacio y de manera apropiada a la hora de comer, lo cual incluye reír o hablar a la vez.

Esperamos que estos consejos hayan sido de utilidad. Recuerda, si tu hijo ha tragado un objeto, debes permanecer tranquilo, inducir y animar la tos y llamar a urgencias de inmediato.