Mi hijo tiene miedo a los animales. ¿Qué debo hacer?

Ángel Rodríguez · 25 febrero, 2019
Para muchos niños la experiencia de tener una mascota es irremplazable, mientras que otros se pierden esa vivencia por temor. Ayúdales a perder el miedo a los animales para que disfruten de la diversidad de la naturaleza.

No todos los niños reaccionan igual cuando ven un perro u otra mascota. Algunos quieren acariciarlos y se sienten enormemente atraídos. Otros prefieren mantenerse alejados y demuestran que le tienen miedo a los animales.

No hay una razón específica para que esto ocurra. A veces puede ser debido a una mala experiencia anterior o a que se les ha enseñado que un animal desconocido puede ser peligroso. También hay niños que simplemente se sienten intimidados por la figura extraña del animal.

“Hay niños más activos y aventureros, otros son más calmados y menos dispuestos a nuevas experiencias. Estos sienten más estrés ante lo nuevo y lo desconocido”, explica la doctora Tracy Dennis, del Departamento de Psicología de la Universidad Hunter de Nueva York.

Aunque tener miedo es un mecanismo de defensa que mantiene a los niños en una zona segura, es mejor enseñarles a tener precaución y respeto, pero no un miedo a los animales que los cohíbe de la enriquecedora experiencia de compartir con ellos.

¿Cómo perder el miedo a los animales?

Para dar ese paso entre el miedo y el respeto hay algunas recomendaciones que los padres se pueden seguir para orientar a los hijos:

Trata de entender el miedo

Familia hablando
Habla con tus hijos de sus miedos para crear una estrategia que le aliente.

El miedo es irracional. Por eso, forzar a los niños que no tengan miedo a los animales no va a ayudar a eliminarlo.

Mejor es tratar de entender qué les causa el temor y buscar una estrategia para ayudarlos a enfrentarlo. Si, por ejemplo, tu hijo le tiene miedo a un perro por su tamaño, no le sugieras que se acerque a uno grande. Cuando estén con un perro pequeño y tranquilo acércate tu primero y anímalo a seguirte con tu protección.

Enséñale a acercarse al animal

Los niños pueden acercarse con excesiva emoción o con torpeza y asustar al animal, lo que suele generar una reacción violenta que asustará más al niño.

Lo mejor es guiarlos en cada paso y escoger cuidadosamente las palabras que usamos. Es mejor evitar palabras que alerten su temor como “Ten cuidado para que no te muerda” o “No te acerques demasiado que puede ser peligroso”. Usa refuerzos positivos, como “acércate con cariño, sé amable con el animal”.

Comienza por enseñarle que siempre hay que pedir permiso al dueño parta saber si está bien acercarse al animal. Luego es mejor que se dejen oler la mano antes de intentar acariciarlos. Tanto perros como gatos se sienten más cómodos después de inspeccionar con su olfato a una persona nuevas para ellos.

Trata de distraer al animal acariciando su cara. Luego invita al niño a tocarlo desde un lado, preferiblemente que no lo haga por la cola, para evitar asustar al animal. La cara del animal puede ser intimidante para el niño.

Te puede interesar: Alimenta a los niños con amor y sus miedos morirán de hambre

Evita los cachorros

Perro en familia
Los cachorros son más temperamentales y menos previsibles que sus congéneres adultos.

Los animales jóvenes son más impredecibles que los adultos. Para ellos jugar puede ser morder, arañar o saltar encima de las personas. Lo que para un animal puede ser un gesto de confianza, alegría y cariño, para un niño puede parecer un gesto hostil.

Aprender el lenguaje de los animales

Los animales domésticos tienen su forma de comunicarse con las personas. Aprender ese lenguaje y enseñárselo a tu hijo puede ser muy útil para facilitar un encuentro.

Por ejemplo: “La boca abierta con los labios hacia atrás, la lengua fuera y la cara relajada es una invitación para interactuar”, dice sobre los perros Linda Case, autora del libro Guía Para Entender a Nuestros Dos Mejores Amigos.

Enséñale buenas maneras

Bebé jugando con un perro en la hierba
El miedo puede deberse a no saber cómo interactuar con la mascota. Enséñale como hacerlo y le ayudarás a perder el miedo.

Al igual que los cachorros, los niños tienen reacciones impredecibles. Ese miedo se puede convertir en excitación una vez que el primer encuentro con el animal es exitoso. Con esa emoción, sus acciones pueden asustar o molestar al animal. Explícales que no deben empujarlo, cogerle del pelo o sujetarlos por la cola.

Te puede interesar: ¿Qué mascota elegir para mi hijo?

No lleves un animal a casa

Muchos padres creen que es una buena idea llevar un animal a casa. Puede que con el tiempo el niño y la mascota se acostumbren el uno al otro, pero pasarán muchos días de tensión innecesaria.

Espera a que tu hijo esté listo. Hay quienes mantienen al animal en un cuarto hasta que el niño comienza a confiar en ellos, pero esto tampoco es aconsejable. La mascota se puede volver agresiva si esto pasa, pues entiende que su función no es socializar.