¿Mi pareja disfruta en la cama conmigo?

Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
11 febrero, 2018
La comunicación y la confianza en pareja es la base para que la relación prospere y no se estanque con el paso de los años fruto de la rutina

Las dudas, la incertidumbre, la falta de confianza o la poca comunicación son elementos que, poco a poco, originan la pregunta de si nuestra pareja disfruta con nosotros en la cama. Llegar a este punto puede angustiarte y generar problemas serios en tu relación.

Con el pasar de los años, las relaciones tienden efectivamente a desacelerar el ímpetu que solían tener al comienzo. La pasión cede y los encuentros sexuales son cada vez más rutinarios. La clave está en tratar de entender que el cambio es normal.

Además, si has llegado a esta pregunta, es porque hay problemas más estructurales con tu pareja. Estos pueden deberse a que trabajáis demasiado y el cansancio impera, o porque tenéis escaso tiempo de calidad para seduciros y ser románticos.

Sin embargo, descuidar los aspectos fundamentales y acumular el estrés hace que los problemas sean cada vez más serios y que ya no sepas si tu pareja disfruta o no contigo en la cama. Es por esto por lo que ha llegado el momento de sincerarte, tomar tiempo de calidad para reflexionar e incluir a tu pareja.

Debéis reencontraros, de manera que cuando surja de nuevo esta pregunta encuentres satisfacción y regocijo, no frustración.

¿Mi pareja disfruta en la cama conmigo?

La pregunta del millón, la más dura de hacer. Aquella de la que casi no quieres conocer la respuesta y que, sin embargo, necesitarías saber, para saber qué hacer o qué mejorar.

Estrés y obligaciones diarias

El estrés afecta a la relación.

Subestimar el alcance negativo que tiene el estrés, tanto en la salud como en la vida sexual entre las parejas, es muy peligroso. Esto se debe a que de allí se originan la mayorías de desencantos y discrepancias.

Además, es bien sabido que lo ideal es encontrar el equilibrio entre tus obligaciones personales y el tiempo de calidad que hay que dedicar a la pareja. No por convivir y verse siempre significa que todo está bien: cultivar el interés es una tarea diaria.

Ver también: 5 deliciosos jugos para combatir el estrés naturalmente

Jamás debes dejar atrás la comunicación

Con respecto a la calidad de la comunicación entre tu pareja y tú, es crucial que entiendas que es vital. De otra manera, ¿cómo podrías saber lo que quiere? ¿Cómo sabrás si le gusta lo que haces en la cama, o si está conforme? Jamás des por sentado la comunicación.

Como dijo un sabio: «suponer es ignorar». Por lo tanto, es mucho mejor preguntar a afirmar. Así podrás hacerte una mejor idea de la situación real.

  • Fomenta siempre la unión real y honesta entre ambos miembros de la pareja.
  • Complace algunos caprichos, acepta propuestas, toma la iniciativa y exprésale lo mucho (o poco) que te gusta lo que sientes al momento de tener sexo.

Crea una atmósfera sexual irresistible

Seduce a tu pareja y llévalo a la cama.

Sí, no frunzas el ceño. Si has llegado a este punto, es porque previamente has tenido la duda sobre si tu pareja disfruta estando en la cama contigo. Para romper con tanta angustia y dar un giro a la rutina ¿qué tal te suena la seducción?

Efectivamente, todos amamos esos días donde nos sentimos amados y adorados, en los que cada cosa que decimos parece embrujar a nuestra pareja. Por ello, plánteate seducirlo con aquello que más aprecia y le atrae de ti.

Te recomendamos leer: Alorgasmia: pensar en otra persona durante el sexo

Dedícale tiempo de calidad

El trabajo, el tráfico, las cuentas por pagar, el estrés de todos los días, las responsabilidades y obligaciones. Ya todo eso forma parte de la vida en pareja, pero queda de tu parte tomar unas horas al final de la semana para salir y demostrar amor.

Recuerda que la vida en sí misma ya está plagada de retos y obstáculos, y lo ideal es que, como pareja, podáis brindaros regocijo y placer. Salid a un bar, a bailar o simplemente disfrutad de la compañía del otro, juntos sobre la cama. Lo demás viene solo.

Sé romántico después del sexo

Ser romántico después de tener sexo

Si hay una analogía para ejemplificar esto tranquilamente puede ser con el cuidado de un jardín. Las relaciones se cultivan a diario, los frutos vienen con paciencia y dedicación, igual sucederá con tu pareja. Después de tener sexo, abraza, besa y mima a tu compañero.

No asumas que como has alcanzado el orgasmo ya no hay que prestar más atención. Envolveos en un abrazo lleno de romanticismo, compartid y cultivad la intimidad entre pareja.

En definitiva, aprende a darle respuesta a tus dudas, y no te encierres en la angustia y la desconfianza. Nadie ha dicho que sea sencillo vencer la rutina, pero no es imposible. Además, en la cama siempre surgen las mejores ideas, ¿no es así?