Mi pareja no me hace regalos

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Si tienes por costumbre comparar tu relación con las de los demás, estás cometiendo un error. Te contamos en qué debes fijarte para saber por qué tu pareja no te hace regalos en el siguiente artículo.

Seguro que más de una vez has comparado tu relación de pareja con las de tus amigos o amigas. Es probable, también, que en ocasiones sientas envidia acerca de determinadas expresiones de “afecto material” con las que tú no cuentas.

“Si no me hace regalos es porque no me quiere lo suficiente” habrás pensado, en mitad de un ataque de inseguridad. No obstante, debes saber que esto no tiene por qué ser así.

Cada persona expresa el amor de diferentes maneras. Si bien es cierto que el tema económico siempre es algo a tener en cuenta, también hay que analizar el porqué de la falta de detalles en el otro.

Profundicemos.

¿Si mi pareja no me hace regalos es porque no le importo?

Lo primero que debes saber es que las personas no siempre tienden a ser tan atentas y detallistas como sus parejas esperan. Y esto no tiene por qué mejorar a medida que avanza la relación.

Está claro que no todas las parejas son iguales y cada una funciona de una manera. Sin embargo, no significa que una sea mejor que otra, o sienta más amor. Sólo son diferentes.

No recibir un regalo el un día de San Valentín o en la fecha del aniversario resulta molesto, pero no quiere decir que el otro no te ame. Puede que, simplemente, considere que los detalles son algo pasado de moda o que ya te demuestra su cariño lo suficiente.

Lee también: 6 cosas que las parejas felices hacen cada semana

No me hace regalos, pero a mi me gustaría recibirlos

Pareja

A todos nos gusta que nos hagan sentir especiales. Si esto, además de en las fechas clave, sucede en forma de sorpresa, es probable que te sientas más que satisfecho.

No tiene por qué ser algo muy caro o a la última moda. Con un ramo de flores silvestre, un póster de tu banda favorita o unas entradas para el cine, cualquiera puede sentirse la persona más afortunada del mundo.

Si echas de menos esto y el comportamiento indolente de tu pareja cada vez te hace más daño, habla con ella. Es posible que no se haya dado cuenta y crea que te da igual.

A través de la comunicación podréis exponer vuestros puntos de vista, y es probable que, si te quiere de verdad, se esfuerce a partir de ahora. Sólo tienes que darle la oportunidad de explicarse.

Mi pareja no es detallista, pero está siempre que lo necesito

Las demostraciones de afecto no son siempre una caja de bombones o unos tickets para un partido. Algunas personas demuestran su amor con otras actitudes que pueden tener mucho más valor.

Asumir un compromiso oficial y caminar de la mano delante de todo el mundo con una gran sonrisa quizá sea más afectuoso que pagar un viaje. Es decir, muchas veces los actos son más importantes que lo material que se puede ofrecer.

El mejor regalo que una pareja puede realizar es su presencia en los momentos más duros. Un abrazo en silencio, una palabra justa y un oído activo, son las pruebas más altas de amor.

Ver también: ¿Cómo saber si le gustas a una persona con pareja?

Ya no es el mismo que al principio de la relación

A veces, un miembro (o ambos) de la pareja cambia con el paso del tiempo y ya no es tan atento como al inicio. Se nota el desinterés, la pasividad y la falta de ganas y originalidad.

Una de las posibilidades de que esto ocurra es que se haya logrado un nivel de comodidad y seguridad en el que el otro considera que ya no es necesario hacer más. Si es tu caso, es un buen momento para conversar con tu pareja al respecto.

Otra opción menos agradable puede ser que, en realidad, el enamoramiento se haya esfumado. Sea como fuere, lo mejor es hablar de forma madura y tranquila sobre cómo te sientes y sobre por qué se comporta así.

Cada pareja es un mundo

Mi pareja no me hace regalos, pero está siempre que lo necesito

Estar en pareja equivale a decir que hay un vínculo único entre dos personas. Entonces, todo lo que suceda debe ser acorde a las prioridades o deseos de ambos. Lo que pase con la gente de alrededor no tiene que afectar ni influir en vuestra propia historia.

Si otros se expresan con regalos, no es obligación que tu pareja haga lo mismo. Son dos relaciones distintas y las imitaciones no son garantía de ningún éxito. En este sentido, vale la pena recordar que las comparaciones no aportan nada bueno y que es mejor evitarlas.

Además de hablar sobre las expectativas que tenéis de la relación, también puede ser positivo poner el ejemplo. Si uno de los dos se muestra detallista, quizás el otro entienda el mensaje y se anime a expresar así su afecto e interés.

De la misma forma, si sientes que, a pesar de hablar con tu pareja, no le importan tus sentimientos y no quiere cambiar, lo mejor es que cortes la relación. Mereces estar con alguien que te tenga en cuenta.