Mi pareja y yo tenemos gustos musicales diferentes

Tener gustos musicales diferentes no debe ser un escollo para la relación, sino que puede incluso ayudar a que ambos miembros crezcan y encuentren lugares comunes.

Los grupos de pertenencia se generan por la realización de actividades, preferencias o ideologías en común. Por su parte, las parejas se unen por sentimientos y atracción. Esto explica, de manera simple, por qué muchos tienen gustos musicales diferentes y están juntos.

La música es importante para pasar un buen momento, relajarse y olvidarse de todo. También es muy utilizada para compartir con alguien más, pero no es determinante para una relación.

Tenemos gustos musicales diferentes: ¿eso acabará con la relación?

Si en verdad se hace esta pregunta, parece que el orden de prioridades en la pareja está desequilibrado. Estar de novios no es sinónimo de ser almas gemelas que coinciden en un 100 %. Es decir, no son una misma persona en dos cuerpos diferentes.

Es tan probable que tengan gustos musicales diferentes como que uno elija el color rojo y otro el negro. Y las consecuencias son exactamente las mismas si entienden que la variedad es parte del ser humano.

Una relación de pareja se pone en riesgo cuando aparecen la falta de respeto, el engaño, las agresiones… Pero, si aprenden a convivir con diferencias y otorgan a cada quien su espacio, el futuro no corre peligro.

Lee este artículo: 6 agresiones verbales de tu pareja que no se puede tolerar

El lado positivo cuando la pareja tiene gustos musicales diferentes

Escuchar música.

A todas las situaciones hay que mirarles las ventajas y entonces, nada es tan malo como parece. Incluso, si son fanáticos del rock y a su pareja le gusta el reguetón. Se dben tener en cuenta algunas cuestiones:

1. Nuevos conocimientos

Estar con una persona con gustos musicales diferentes incorpora nuevos conocimientos en varios sentidos. Por lo tanto, lo primero que deben hacer es tener la mente abierta para aprender. No a todos les gustan las matemáticas y han realizado años de ejercicios en la escuela.

Por una parte, se abre un abanico de melodías y letras que resultaban desconocidos. Un amplio bagaje cultural siempre es positivo, ¡nunca se sabe de qué hablarán en algún evento!

Por otro, es una forma de madurar emocionalmente y aceptar las diferencias. Compartir con otras personas no solo aquello que eligen, sino también lo que prefieren los demás. Además, la música dice mucho de las personalidades, por lo que ahí tienen algo para descubrir de su pareja.

Descubre: Consejos para tener más amigos

2. Asegura salidas con amigos

El hecho de no contar con los mismos gustos musicales es también tener la puerta abierta para ir salir con amigos. Por lo tanto, el próximo recital del artista favorita es una buena opción para la gente que comparte esa pasión.

Siempre hay un lugar para todos si las relaciones se basan en la confianza y el respeto; si está acordado desde el principio no habrá discusiones. Además, ninguno debe perder la oportunidad de realizar lo que le hace feliz. Está claro que hay cosas que harán juntos y otras por separado.

3. Abre la imaginación

Es muy sencillo y económico regalar una canción que los identifique para el día de los enamorados. Sin embargo, en este caso hay que poner en actividad la imaginación y buscar por otro lugar. Quizá una película, una comida o un día de playa que ambos puedan disfrutar.

Quienes intentar ir por más hasta pueden dedicar tiempo juntos buscando una música alternativa que los una. Salir de la zona de confort y conocer estilos nuevos los podría sorprender. No se trata de olvidar o dejar de seguir a sus ídolos, sino de encontrar uno intermedio para escuchar juntos.

4. Evitan problemas con los vecinos

escuchando música en el sofá

Si son de las parejas que tienen gustos musicales diferentes, ninguno de los dos pondrá el volumen al máximo. Es una cuestión de respeto por el compañero de piso y una forma de evitar discusiones.

Esto evita que los vecinos presenten quejas por ruidos molestos y no tendrán multas por pagar. Es decir, todos salen muchos más beneficiados de lo que podían pensar.

Conclusión

Los gustos musicales diferentes son solo un factor más entre todas las diferencias que puedan tener en la pareja. Lo importante es respetar las preferencias de los demás y convivir con ellas. Incluso, en algunas veladas pueden acordar una mezcla de temas y estilos para ser justos.

El amor y la relación se mantienen intactos si cada quien tiene su propio espacio y tiempo para la individualidad. Así que, a poner música y volar.