Microplásticos: ¿cómo afectan la salud?

21 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Anna Vilarrasa
En los últimos años, entidades como la Organización Mundial de la Salud han hablado de la necesidad de investigar más sobre los efectos de los microplásticos en la salud de las personas. ¿Qué sabemos de momento?

Sabemos que estamos expuestos a un gran número de contaminantes; uno de ellos son los microplásticos. Pero, ¿son realmente nocivos para nuestra salud? Conocemos las principales conclusiones a las que ha llegado la ciencia hasta el momento. ¡Descúbrelas!

¿Qué son los microplásticos y dónde se encuentran?

Los microplásticos son partículas sólidas muy pequeñas de material plástico. Se trata de partículas de tamaño inferior a los 5 micras.  Actualmente, se pueden clasificar en microplásticos primarios y secundarios.

Los primarios son fabricados expresamente en estos tamaños tan pequeños para formar parte de la fabricación de algunos productos. En cambio, los secundarios aparecen como resultado de  la degradación de partes plásticas mayores.

Generalmente es la acción del sol, el viento y las olas que acaban erosionado el plástico que hay en el mar, y acaban apareciendo estas piezas de plástico tan pequeñas.

Las partículas microplásticas añadidas de manera deliberada (o primarios) se utilizan en un gran número de productos comercializados en todo el mundo. Abarcan una gran variedad como:

  • Fertilizantes y otros fitosanitarios.
  • Productos cosméticos (maquillajes, brillos, exfoliantes).
  • Detergentes domésticos e industriales.
  • Productos de limpieza.
  • Pinturas.

Dada su gran presencia, algunos organismos como la Agencia Europea de Productos Químicos , aconsejan restringir el uso deliberado por parte de la industria de este tipo de partículas.

Lee más: ¿Cómo reducir el uso de plástico en el día a día?

¿Son peligrosos para la salud?

¿Qué son los microplásticos y dónde se encuentran?
Hasta la fecha se desconoce el impacto de los microplásticos en el organismo. Si bien se sospecha que son perjudiciales, son necesarios más estudios.

El impacto de los plásticos en el medio marino está fuera de toda duda. Ahora bien, no se puede ser tan contundente en las consecuencias sobre la salud de las personas, ya que por el momento faltan datos para evaluarlo.

En el año 2014 la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria(EFSA) clasificó este tipo de partículas como “un riesgo potencial emergente”. Sin embargo, en el mismo estudio dejaba clara la falta de análisis y datos científicos para saber cómo afectan la salud para poder establecer recomendaciones para la población en general. 

Por el momento, se sabe que las partículas de un tamaño superior a las 150 micras no son absorbidas por nuestro organismo. Y las partículas más pequeñas, en un principio, tienen una absorción muy pequeña. En cambio, si hablamos de nanopartículas (partículas de plástico muy muy pequeñas) sí que podría haber una absorción mayor. 

Por esta razón, son necesarios un mayor número de estudios para poder evaluar con más exactitud cómo se absorben estas partículas y cuál es su toxicidad. 

¿Cómo llegan a nuestro organismo?

Una de las principales vías de contacto de  los microplásticos con los humanos es a través de la cadena alimentaria. Estos se encuentran en el medio ambiente (sobretodo en el medio marino) y pueden ser ingeridos por los peces, el ganado o las aves de corral.

Sin embargo, por lo general, los microplásticos se acumulan en los intestinos y el estómago de los animales (que son eliminados) y no suelen ser consumidos. Así que podemos decir que esta vía de contacto es pequeña. 

No pasa lo mismo con los crustáceos y los mariscos bivalvos , ya que se consumen enteros.  Además, los microplásticos no se encuentran solamente en animales; también han sido hallados en otros productos como la miel, la cerveza, la sal marina y en el agua potable, ya sea embotellada o no. 

A parte de las vías alimentarias, el contacto puede derivar de otras fuentes. Por el momento se desconoce el impacto que puede tener el cocinado o el horneado en la presencia de microplásticos en la comida. Asimismo, entramos en contacto con ellos a través de muchos productos cotidianos como los cosméticos, los detergentes, las fibras textiles o maquinarias. 

Descubre: 8 formas de reducir el uso de plástico en tu hogar

Contaminantes asociados a los microplásticos

Contaminantes asociados a los microplásticos
Los microplásticos pueden contener otras sustancias contaminantes que son perjudiciales para la salud humana.

De momento queda patente que hace falta más investigación para determinar el grado de toxicidad que pueden tener los microplásticos en la salud humana. Pero a una parte de los expertos les preocupa también la acción de los contaminantes que estos pueden llevar asociados.

Los microplásticos pueden contener alrededor de un 4 % de aditivos, a la vez que pueden absorber algunos contaminantes. Y estos últimos sí que pueden ser peligrosos para la salud humana

Quizás el más conocido de ellos sea el bisfenol A, un compuesto químico muy utilizado en la fabricación de los plásticos, el cual ha sido reconocido como disruptor endocrino. De momento ha sido prohibido en algún tipo de envases como son los biberones. Y estamos hablando también de ftalatos, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) o bifenilos policlorados (PCB).

Los disruptores endocrinos son sustancias que alteran nuestro sistema hormonal y pueden provocar la aparición algunas enfermedades como algunos tipos de cáncer, trastornos metabólicos, problemas en la función reproductora o enfermedades cardiovasculares.

No obstante, estos químicos se encuentran hoy en día en gran cantidad de productos, y el porcentaje que nos llega a través de los microplásticos es muy pequeño.

Es necesario seguir evaluando los efectos de los microplásticos

Los humanos estamos expuestos a la ingesta e inhalación de microplásticos. La toxicidad y los problemas de salud asociados a ellos dependerán en parte del tamaño, los químicos asociados y a la dosis. Aunque se recogen datos desde hace aproximadamente una década, es importante y necesario poner el foco en este contaminante y en su potencial efecto sobre la salud humana.

  • AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición). Microplásticos y nanoplásticos. Noviembre 2017.
  • ECHA (European Chemicals Agency). Microplastics.
  • EFSA Panel on Contaminants in the Food Chain (CONTAM). Presence of microplastics and nanoplastics in food, with particular focus on seafood. Mayo 2016.
  • EFSA. Technical Report: Update on EFSA’s activities on Emerging Risks 2012-2013. EFSA Supporting Publication. 2013.
  • Smith, M et al. Microplastics in Seafood and the Implications for Human Health. Current Environmental Health Reports. 2018:5(3) 375-386.
  • Wright S.L, Kelly F. J. Plastic and Human Health: A Micro Issue? Environmental Science and Technology. Junio 2017. 20;51(12):6634-6647.