El miedo a la cesárea en el parto

A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber acerca de la cesárea para que puedas superar el temor y preparte mejor para el parto.

El miedo a la cesárea en el parto es algo muy frecuente entre las embarazadas, especialmente entre las primerizas. Por lo general, esto viene infundado por prejuicios y falta de información.

No obstante, hay que tener en cuenta que, en algunos casos, esta intervención quirúrgica puede ser la manera más segura de dar a luz, sin poner en riesgo ni la salud de la madre ni la del bebé.

Los índices de cesáreas en España

En actualidad, se calcula que 25% de los bebés que nacen en España, vienen al mundo a través de una cesárea. Este porcentaje es superior al recomendado por la Organización Mundial de la Salud, que debería fijarse entre 10% y 15% aproximadamente.

Sin embargo, esto no es un fenómeno aislado o característico de la península ibérica. De hecho, en la mayoría de los países occidentales, los índices de cesáreas se dispararon, principalmente entre las décadas de los 80 y 90. Las causas fueron diversas, pero entre ellas se encontraba también el miedo al dolor del parto normal.

Cada mujer tiene el derecho de elegir el parto que mejor le conviene, contando siempre con la orientación de su médico. ¡OJO! es importante mencionar que la cesárea no debería ser encarada como un procedimiento habitual.

Se trata de una intervención quirúrgica que fue desarrollada para casos específicos cuando el parto normal representa un riesgo para la vida de la mujer y del bebé.

El cuerpo de una mujer saludable está preparado para resistir y recuperarse del proceso parto natural; es decir, por la vagina. Por ello, aunque exista temor por esta experiencia, resulta necesario superarlo. Para ello, hay que tener en cuenta que si el organismo tiene una salud favorable, no hay por qué temer.

Si durante las revisiones periódicas del embarazo el médico localiza alguna condición que pueda ser desfavorable para parto natural es posible que recomiende la realización de una cesárea. Asimismo, este procedimiento debe tener una programación determinada para que sea totalmente exitosa.

Te recomendamos leer: ¿Cómo recuperar la figura después del parto?

Cómo superar el miedo de la cesárea en el parto

Cómo superar el miedo de la cesárea en el parto

Naturalmente, los seres humanos tienen un carácter neofóbico, o sea, tememos aquello que no conocemos. Para una mujer embarazada que jamás ha tenido la experiencia de pasar por un quirófano, la cesárea supone una gran incertidumbre. Es más que comprensible sentir miedo y querer evitar esta experiencia.

Lo primero que debemos entender es que la cesárea, así como toda intervención quirúrgica, requiere preparación. Ello no significa apenas elegir un buen profesional para realizar el parto, aunque este sea un aspecto esencial.

Toda mujer debe ser acompañada antes, durante y después del parto por un especialista de su confianza.

Sin embargo, prepararse para una cesárea en el parto requiere también el compromiso de la embarazada y de todo su entorno. Es esencial proporcionar un ambiente positivo y las condiciones adecuadas para la buena salud de la mamá y del bebé.

Además, es fundamental no cargar la cesárea con el peso de una frustración. Muchas mujeres pueden sentirse tristes o incapaces por no poder concretar un parto normal, como deseaban. Y el estado de ánimo negativo puede perjudicar su preparación y aumentar el miedo a la cesárea en el parto.

Cuando el médico descarta el procedimiento natural, es para proteger la vida de la embarazada y su bebé. En estos casos, la cesárea es un procedimiento indispensable para garantizar un parto seguro.

Percibir mejor la cesárea: antes, durante y después

El conocimiento es nuestro mejor aliado para combatir cualquier miedo. Por ello es necesario que la mujer tome una actitud proactiva y busque información acerca del tema que la preocupa y que contraste las ideas con su médico de confianza. De esta manera podrá abordar mejor el tema de la cesárea en el parto.

Es imprescindible aclarar con el médico todas las dudas para restarle importancia a los prejuicios y a los mitos que impidan a la mujer llevar un embarazo tranquilo y confiado. Especialmente durante su último trimestre.

1. Prepararse para el quirófano: el antes de la cesárea

Prepararse para el quirófano el antes de la cesárea

Antes de ingresar al quirófano, la embarazada deberá dar entrada en el hospital y prepararse para el procedimiento. En algunos casos, ello puede suceder por urgencias, pero en la mayoría de los casos, las cesáreas que se practican están programadas.

  • Se recomienda que la embarazada empiece su ayuno entre 5 y 6 horas antes de la cesárea.
  • También es importante no beber líquidos durante las 2 horas previas al procedimiento.
  • Se recomienda procurar distraerse con algún pasatiempo para no acumular tensión innecesaria y tener un mejor estado de ánimo. En este sentido, es importante tener un buena disposición.

Lee también: ¿Cómo te puedes recuperar más rápido después del parto?

2. El ingreso al quirófano: la cesárea en sí

Cuando ingresa al quirófano, la primera parte de la cesárea es la anestesia, que se aplica en la zona lumbar. Actualmente, se suelen utilizar anestesias raquídeas, que actúan rápidamente y “duermen” apenas la mitad inferior del cuerpo. Esto garantiza que la cesárea sea un procedimiento indoloro.

El parto propiamente dicho suele ser el procedimiento más rápido de la cesárea. La extracción del bebé suele realizarse en un tiempo aproximado entre 10 y 15 minutos.

Por el contrario, más larga parte del procedimiento corresponde a la suturación de la incisión del abdomen y el útero de la mujer. Esta parte el proceso puede durar hasta 60 minutos.

3. Recuperarse de una cesárea: el “después” del parto

Recuperarse de una cesárea el “después” del parto

Todo parto requiere un tiempo de recuperación. Si todo ha resultado exitosamente, se le dará a la mujer de alta en el hospital a las 24 o 48 horas. Por lo tanto, el reposo inicia en el propio hospital y se mantiene bajo supervisión por un periodo aproximado de 4 a 6 días.

Sin embargo, es en el hogar que sucede la mayor parte de su recuperación. Por ello, es fundamental evitar esfuerzos físicos, contar con un ambiente positivo y mantener una buena alimentación.

La cesárea en el parto no es algo tan terrible como se pueda pensar a simple mención. Todo se trata de tener una buena actitud y confiar tanto en el médico como en nuestro entorno más próximo; es decir, familiares, pareja y amigos.