Miel y Vinagre de Manzana para acabar con el insomnio de forma natural

Hay veces que el propio cansancio no nos deja conciliar el sueño. En esos casos,la miel puede ayudarnos a reducir la fatiga y favorecer la producción de serotonina para dormir mejor

Muchas veces, somos incapaces de conciliar el sueño. Damos vueltas en la cama sin sentido, obsesionados con preocupaciones del pasado, presente y del futuro. Así, podemos llegar a pasar la noche en vela o realizando pequeñas siestas que en vez de prepararnos para el siguiente día, nos dejan agotados. Es el mismo efecto que tiene el insomnio.

Este problema consiste en una alteración de los patrones naturales del sueño. Podemos llegar a tardar mucho en dormirnos, despertarnos varias veces en mitad de la noche y no poder volver a conciliar el sueño o despertarnos horas antes de lo que nuestro cuerpo necesita. Todo ello se considera insomnio. Esta dificultad nos impide sentirnos frescos, relajados y revitalizados al día siguiente.

Las personas que sufren de trastornos del sueño muchas veces buscan con desesperación un remedio. Y lamentablemente, en esa búsqueda suelen recurrir a la automedicación, la cual suele poseer desagradables efectos secundarios. Sin embargo, existen algunos tratamientos naturales que son eficaces para combatir el insomnio, pero sin las consecuencias indeseadas de ciertos productos químicos.

¿Cómo descansas por la noche?

Quien padece insomnio suele experimentardurante el día una gran cantidad de síntomas, que varían según cada persona. Algunos de los más comunes son el cansancio, la fatiga mental, la incapacidad para concentrarse o la falta de energía.

Los dos tipos de insomnio son el agudo y el crónico. El primero es puntual, dura relativamente poco (días o semanas) y normalmente viene motivado por una situación especial que nos causa altos niveles de estrés o de ansiedad. El segundo es persistente, por lo que se mantiene en el tiempo, llegando a prolongarse incluso meses. Es una clara señal de alarma que ha de ser tratado médicamente, y que puede reflejar un trastorno subyacente diferente.

A continuación os presentamos una serie de alternativas naturales, conocidas comúnmente como remedios de “la abuela”. Se han utilizado durante cientos de años y, a priori, no parecen tener ninguna contraindicación. Los más interesantes son estos dos.

La miel, un aliado para el sueño

Desde tiempos ancestrales, la miel se ha utilizado para solucionar problemas o trastornos del sueño. Esto es debido a que este alimentotiene componentes que favorecen el sueño de forma natural. Por ejemplo,su alto contenido en ácidos grasos omega 3 ayuda a reducir el cansancio y la fatiga.

Los azúcares que contiene la miel suben de forma natural y saludable nuestros niveles de insulina. También son precursores de serotonina, la hormona que mejora nuestro humor y nos relaja.  Muchas veces comentamos: “estoy tan cansado que soy incapaz de dormir”. Por eso, valga de la redundancia, es importante llegar a estar en un estado de relajación antes de disponerse al descanso.

Vinagre de manzana contra el insomnio

Los primeros en descubrir las propiedades del vinagre de manzana fueron los griegos. Esta civilización lo empleaba como antibiótico natural y desinfectante.

En concreto, fue hace siglos (alrededor de 400 AC) cuando el médico griego Hipócrates empleó el vinagre de manzana en combinación con la miel para lograr combatir un gran número de dolencias. Entre ellas, la tos y los resfriados. De ahí que este jugo se considere como uno de los más versátiles y resistentes al paso del tiempo.

El vinagre de manzana promueve la liberación en el organismo de triptófano. Esta sustancia precursora de serotonina, favorece el estado físico en general y evita que nos sintamos tan cansados como para no poder combatir el insomnio.

Un baño relajante

¿Quieres conocer otro recurso muy beneficioso para antes de irse a la cama? Pues debes saber que nada relaja más que un té caliente mientras te sumerges en un baño. Simplemente toma una taza de té de hierbas como manzanilla, pasiflora o pasionaria  o valeriana, mientras tomas un baño de espuma con una par de gotitas de aceite de hierbas.

Una bebida sedante y natural

Si combinamos los tres ingredientes que acabamos de mencionar, miel, vinagre de manzana y té tendremos la receta perfecta. De su unión surge una bebida con propiedades relajantes y lo más importante, de origen natural.

La preparación es muy sencilla; simplemente prepara tu infusión de hierbas preferida (las mencionadas más arriba están indicadas para el insomnio) y añade dos cucharadas de vinagre de manzana y dos cucharadas de miel. Revuelve bien y disfruta de este maravilloso té relajante.

Y ahora sí… ¡a descansar! Prueba cuál es el mejor remedio que se adapta a tu estilo de vida y a tus gustos y preferencias. Y recuerda, si el insomnio persiste, es recomendable que visites al médico para descartar problemas ulteriores. 

Fotografía cortesía de Flood G.