¿Qué es el mieloma múltiple?

2 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
El mieloma múltiple es un tipo de cáncer. Como tal, representa un riesgo serio para la salud de quien lo padece. Su diagnóstico a veces es dificultoso y tardío. En este artículo te contamos dónde se origina y cómo se arriba a su sospecha.

El mieloma múltiple es una patología oncológica, o sea, un cáncer del ser humano. Se origina en la médula ósea, que es el tejido formador de las células sanguíneas que luego circularán por todo el organismo.

La médula ósea se encuentra dentro de los huesos del cuerpo y, desde allí, origina células que se trasladan al tejido hemático. Entre esas células, una variedad son las células plasmáticas, las cuales son culpables del mieloma múltiple al multiplicarse anormalmente en exceso.

En condiciones normales, las células plasmáticas tienen la función de combatir infecciones. Esta tarea la cumplen a través de la producción de sustancias conocidas como anticuerpos. Los anticuerpos reconocen a los agentes infecciosos que intentan enfermar al humano y los atacan.

En el mieloma múltiple, al existir una cantidad anormal de células plasmáticas, también hay una producción anormal de anticuerpos. Esto no genera mayores defensas, al contrario, favorece las infecciones y las complicaciones derivadas de las mismas.

Factores de riesgo del mieloma múltiple

Hay una serie de factores que hacen más probable que una persona padezca mieloma múltiple. Entre ellos:

  • Edad: a mayor edad hay mayor posibilidad de padecer este cáncer. Los mayores de sesenta y cinco años son los más afectados.
  • Antecedentes familiares: hay familias con cierta predisposición al padecimiento. No es un factor determinante, pero aumenta el riesgo el hecho de tener un padre o un hermano con la enfermedad.
  • Ser varón: el sexo masculino tiene más prevalencia de este cáncer que las mujeres.
  • Ser de descendencia afroamericana: los afroamericanos son un grupo con mayor riesgo de presentar mieloma múltiple que el resto de la población.
mieloma múltiple
El mieloma múltiple es un cáncer de la sangre, el segundo más frecuente de este tipo.

Sigue leyendo: Linfoma de Hodgkin

Síntomas del cáncer

A veces, el diagnóstico de mieloma múltiple se retrasa por culpa de los síntomas inespecíficos. Se trata de una patología en la cual la mayoría de los signos son confundibles con otras enfermedades. Si el médico no tiene una clara sospecha, o no detecta algo inusual en los métodos complementarios, se corre riesgo de demora.

Entre los síntomas más comunes tenemos:

  • Dolor óseo: prioritariamente en los huesos del tronco del cuerpo, tórax y espalda.
  • Cambios gastrointestinales: esto incluye vómitos y constipación.
  • Inapetencia: la falta de hambre, si se sostiene en el tiempo, acarrea pérdida de peso con adelgazamiento.
  • Infecciones a repetición: las defensas debilitadas, como ya explicamos, favorecen el ingreso de microorganismos que generan infecciones. Estos microorganismos pueden producir infecciones comunes que no se resuelven rápidamente.

Diagnóstico del mieloma múltiple

El primer paso para proceder al diagnóstico del mieloma múltiple es sospecharlo. Esto es muy difícil a causa de los síntomas inespecíficos de la enfermedad. Por otro lado, puede suceder que los resultados de un laboratorio solicitado por otra causa orienten la sospecha del médico.

La prueba de laboratorio por excelencia es la búsqueda del anticuerpo monoclonal. Se trata de una proteína anormal que se ha bautizado como Proteína M y que, si aparece, es indicativa de mieloma múltiple.

El segundo paso en el proceso de diagnóstico es la biopsia de la médula ósea. Se trata de tomar una porción de la médula ósea, aspirando desde adentro de algún hueso para examinar ese tejido en un microscopio. Así, es posible ver en primer plano en qué condiciones se encuentran las células plasmáticas.

A la muestra tomada también se le suelen realizar:

  • Citogenética: es un análisis sobre el ADN de las células aspiradas.
  • Inmunohistoquímica: para diferenciar células normales de las anormales.
  • Citometría de flujo: con el fin de determinar si las células anormales son de mieloma múltiple o de otro cáncer sanguíneo como el linfoma.
Donación de médula ósea
Al diagnóstico definitivo de mieloma múltiple se llega a través de una biopsia de la médula ósea.

Sigue descubriendo: En qué consiste una biopsia

Tratamiento para el mieloma múltiple

El tratamiento del mieloma múltiple requiere un abordaje multidisciplinario donde intervienen distintos especialistas. El equipo oncológico que trata a estos pacientes incluye a hematólogos y, en la medida de lo posible, hematólogos con experiencia en esta enfermedad oncológica.

La radioterapia es una de las opciones terapéuticas. El mieloma múltiple es sensible a la radiación médica, lo cual puede reducir el alcance de la enfermedad y controlar también el dolor óseo que se genera por la enfermedad.

La quimioterapia se indica en personas donde el mieloma múltiple ha avanzado. Por desgracia, las tasas de supervivencia son bajas en los pacientes que se someten a quimioterapia. Se calcula que a más de cinco años es menos de un tercio la cantidad de sobrevivientes.

Por último, un tratamiento que es muy eficaz, y que tiene muchos estudios científicos que lo avalan, es el transplante. Para este caso se utiliza el autotransplante de médula ósea.

En conclusión

El mieloma múltiple es una enfermedad grave. Como todo cáncer requiere diagnóstico oportuno para mejorar las posibilidades de supervivencia. Así que si tienes síntomas que te hacen sospechar, o antecedentes familiares de la enfermedad, es mejor consultar y quitarse las dudas.

Ante las sospechas, los profesionales médicos pueden guiar el proceso de diagnóstico para realizar las pruebas necesarias a cada momento. Y llegado el caso, aplicar el mejor tratamiento disponible que continuamente se encuentra en estudio y revisión.

  • García-Sanz, Ramón, María Victoria Mateos, and Jesús Fernando San Miguel. "Mieloma múltiple." Medicina Clínica 129.3 (2007): 104-115.
  • Díaz-Maqueo, José C. "Historia del mieloma múltiple." Revista Biomédica 17.3 (2006): 225-229.
  • Charlot-Lambrecht, I., et al. "Mieloma múltiple." EMC-Aparato locomotor 45.1 (2012): 1-13.