Migraña: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Elena Martínez Blasco·
23 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte al
02 Junio, 2019
Antes de la migraña el paciente puede presentar lo que se conoce como aura. Veamos más a continuación.

Un gran porcentaje de las mujeres sufre migraña de manera puntual o habitual. Este trastorno neurológico afecta a su calidad de vida, ya que les impide hacer su rutina diaria. Así, esto puede llegar a causarles un gran desánimo e, incluso, depresión y aislamiento. Te presentamos las causas de la migraña, así como su diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es la migraña?

La migraña es un trastorno de tipo neurológico caracterizado por fuertes dolores de cabeza. Muchas personas que padecen estos dolores suelen achacarlos a tensiones, estrés o ansiedad cuando, en realidad, pueden estar sufriendo una migraña.

migraña

La migraña o jaqueca se presenta con dolores localizados en uno o ambos lados de la cabeza. Es un dolor que incapacita a la persona por completo y afecta a una gran parte de la población (un 18 % de mujeres adultas, frente a un 6 % de hombres).

La migraña clásica empieza con disfunciones en la vista. Aparecen destellos de luz en un lado del espectro visual. También se visualizan líneas en zigzag e, incluso, luces de colores. Estos efectos ópticos suelen tener una duración de entre 10 a 30 minutos.

Quizá te interese: ¿Dolor de ciática? Haz estos estiramientos y alivia el dolor

Causas de la migraña

Entre las personas que sufren migrañas pueden presentarse diferentes patrones y formas de dolor. Incluso en un mismo paciente la localización del foco doloroso puede variar a lo largo de su vida.

Así, de vital importancia descubrir las causas que potencian la aparición de migrañas. De este modo se reducirá la frecuencia e, incluso, la intensidad de la jaqueca. Las causas o desencadenantes de la migraña son:

  • Estrés.
  • Alteraciones del sueño.
  • Exposición a olores fuertes.
  • Cambios bruscos en el clima.
  • Tabaquismo e ingesta de alcohol.
  • Sobreexposición a luces intensas.
  • El uso de algunos medicamentos.
  • Consumo de algunos alimentos (glutamato monosódico, edulcorantes artificiales, soja, lácteos, cafeína, chocolate, cítricos, plátanos, aguacate, etc.)

Síntomas

El síntoma principal es una cefalea con dolor intenso que se extiende por la cabeza, el cuello y los músculos faciales. Este dolor puede durar de 4 a 72 horas. Por lo demás, el resto de la sintomatología de esta patología es muy característica y reconocible:

  • Fatiga.
  • Palpitaciones.
  • Palidez de la piel.
  • Alteración gástrica: viene seguida de náuseas y vómitos.
  • Síntomas visuales: pueden aparecer destellos, rayos, líneas zigzagueantes, imágenes borrosas, pérdida parcial de la visión o dolor ocular.
  • Fotofobia y fonofobia: suelen presentarse episodios de hipersensibilidad a la luz y al sonido.
  • Cambios psicológicos: crisis de estrés, ansiedad, insomnio, depresión e, incluso, nerviosismo y agresividad.

Así, la migraña impide a la persona realizar cualquier actividad, casi en su totalidad. Otros síntomas menos habituales que también pueden aparecer son:

  • Vértigos.
  • Dificultad en el habla.
  • Picores, hormigueos y cosquilleos.
  • Movimientos involuntarios del cuerpo.

Diagnóstico

El diagnóstico dela migraña depende de los síntomas que presente el paciente. Para ello, se realiza un historial clínico bien detallado, donde la información que describa el paciente sobre sus dolores será de mucha importancia para el médico.

Así, no es habitual la consulta con un neurólogo para diagnosticar una migraña. Solo en los casos en los que se sospeche una cefalea secundaria u otra posible patología se solicitarán pruebas de imagen. Las pruebas que se realizan son la resonancia magnética y el escáner (TAC).

Ver también: 6 consejos para el cuidado de la ropa de algodón

Tratamiento de la migraña

La importancia de estar bien hidratados
Asegurar una óptima ingesta de agua y líquidos saludables es determinante para evitar episodios de deshidratación.

Existen dos líneas de tratamiento para combatir la migraña. Los fármacos y las terapias alternativas:

Tratamiento farmacológico

La elección del fármaco depende de la causa de la migraña:

  • Analgésicos y antiinflamatorios como el ibuprofeno, aspirina, paracetamol, etc. Solo tienen efectos con migrañas de tipo leve o moderado.
  • Antieméticos: se usan para inhibir el vómito y las náuseas.
  • Antihipertensivos: se emplean en migrañas por hipertensión en las arterias.
  • Antidepresivos: para migrañas y cefaleas causadas por depresión o descompensación de la tensión.

Terapias naturales

Las terapias naturales para tratar la migraña se basan siempre, en primer lugar, en la hidratación y alimentación. Es fundamental mantener una hidratación adecuada y a la par de ello, aumentar el consumo de alimentos frescos y naturales, y eliminar de la dieta los productos ultraprocesados (bollería, aperitivos, precocinados, etc.). También es importante descartar posibles intolerancias alimentarias, como por ejemplo al gluten o a la lactosa.

Este tipo de terapias tienen en cuenta la salud en general para tratar cualquier trastorno. El sistema hormonal, el funcionamiento del hígado, los riñones y el intestino, las emociones, etc. Se pueden lograr resultados muy positivos con técnicas como la acupuntura, la homeopatía, la magnetoterapia, la cromoterapia, etc. 

  • Carod-Artal, F. J., Irimia, P., & Ezpeleta, D. (2012). Migraña crónica: definición, epidemiología, factores de riesgo y tratamiento. Rev Neurol, 54(1), 629-37.
  • Pascual, J. (2001). Migraña: diagnóstico y tratamiento. Medicina clínica, 116(14), 550-555.
  • Pedra, M. P. (1992). Influencia del estrés en el padecimiento de la migraña. Anuario de psicología/The UB Journal of psychology, (54), 97-108.