Qué es el mindfulness y cómo ayuda a la vida sana

Lorena González·
16 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
16 Agosto, 2020
El mindfulness o atención plena es una forma de aprovechar el momento presente sacando el máximo partido a cada instante. Conoce los beneficios que tiene para la salud emocional.
 

El mindfulness es una filosofía que está en plena expansión; ya que ayuda a la gestión de las emociones. Con práctica, el mindfulness permite avanzar hacia la conciencia plena de las reacciones. Ayuda a focalizar la mente en el presente para tomar mejores decisiones y resolver problemas de forma más creativa.

¿Te interesa? Sigue leyendo, te explicamos en detalle cómo funciona y qué importancia tiene practicarlo.

¿Qué es el mindfulness y para qué se utiliza?

Consiste en regular los pensamientos que controlan las actitudes y las reacciones personales. Parte desde el punto de la aceptación propia, sin la constante evaluación de lo que es correcto o no. En este sentido, se basa en aprender a vivir el momento.

Este método se utiliza para controlar situaciones relacionadas con el estrés, el insomnio, la ansiedad, la depresión y la baja tolerancia al dolor.

La libertad para controlar las emociones

Al liberar de tensiones pasadas, se descubre la libertad de tener nuevas experiencias. Además, se desarrollan actitudes optimistas que fomentan una mejora de pensamientos y sensaciones.

  • Cuando te aceptas a ti mismo, dejas de lado lastres nocivos para la salud.
  • Uno de los beneficios del mindfulness es que entrenas el cerebro para enfocarse en el presente.
  • Desechas la “rumiación”; un mal hábito mental que consiste en estancarse repitiendo errores que causan pesares y frustraciones.
La libertad del control de las emociones
 

También lee: 10 pensamientos tóxicos que debes evitar desde ahora

Tanto la preocupación como la rumiación te llenan la mente de pensamientos negativos. Entre ellos, las causas o las posibles consecuencias de los problemas. Por lo tanto, hay que intentar ser consciente de que solo puedes controlar, en cierta medida, el presente.

Mindfulness y budismo

Aunque parece nuevo, el mindfulness se remonta a los albores del budismo a finales del siglo VII a.C. De hecho, los especialistas de la Revista Internacional de Psicofisiología concuerdan en que tiene su origen en la práctica budista india llamada Vipassana.

Según el siguiente artículo publicado en los Avances de Psicología Latinoamericana, esta técnica consiste en tomar conciencia plena de cada instante, del entorno y del momento presente. Esto te ayuda a mejorar en los siguientes puntos:

  • La conexión con tu interior te ayudará a distinguir tus fortalezas y debilidades, y descubrirás la verdadera esencia de lo que eres.
  • La introspección te ayuda a sopesar las debilidades propias y enfrentarlas con sabiduría; sin resquemores ni vanas frustraciones.
La filosofía del mindfulness y el budismo
 

Tal vez te interese: 5 recomendaciones para controlar la ansiedad

Se puede alcanzar el objetivo de saber cómo administrar las cargas emocionales internas, y darle su debido momento. Así, aprenderás a tener plena conciencia de las reacciones que tengas frente a las diferentes situaciones estresantes que se pueden presentar a lo largo del día.

Otro de los beneficios del mindfulness es que adquieres la capacidad de saber que los detonantes de los sentimientos de ansiedad y malestar no se encuentran en el exterior.

Por el contrario, las verdaderas causas tienen que ver con la carga emocional que inviertes al reaccionar ante dichos eventos. Mediante el mindfulness incrementas la habilidad de sobrellevar y hacer frente a estas situaciones estresantes.

Mente más clara y abierta

Con el mindfulness mantienes la mente despejada, por lo que te facilita la toma de decisiones.

Mente más clara

Véase: 7 actitudes mentales para poder practicar mindfulness

Tendrás un aumento en la creatividad y la iniciativa; lo que fomenta la creación de nuevas maneras de resolver las tareas y los conflictos personales. Asimismo, verás como poco a poco serás una persona centrada y enfocada; aunque te veas sometida a situaciones difíciles.

 

Mindfulness y neurobiología

En la actualidad, el Dr. Vicente Simón del Hospital Clínico Universitario de Valencia explica que las técnicas de mindfulness se aplican en la educación, la psicoterapia y en todo el ámbito científico en general. Uno de los motivos de este avance son los conocimientos proporcionados por las técnicas de investigación neurobiológica.

Además, los hallazgos neurobiológicos sugieren que la práctica de mindfulness activa y fortalece diversas regiones cerebrales encargadas de los procesos integradores más humanos. Esto provoca cambios morfológicos duraderos en la corteza cerebral y, a su vez, en los hábitos mentales.

Beneficios del mindfulness para la salud

Atrévete a practicarlo y aprovecha los beneficios del mindfulness. Incrementando los niveles de sosiego y calma; lograrás por fin tomar la decisión de reconocerte como una persona estable y equilibrada.

¿Y tú? ¿Te animas a probarlo?

 
  • Simon, Vicente. (2007). Mindfulness y neurobiología. Revista de Psicoterapia. 17. https://www.researchgate.net/publication/268395842_Mindfulness_y_neurobiologia
  • Sarmiento-Bolaños, M., & Gómez-Acosta, A. (2013). Mindfulness Una propuesta de aplicación en rehabilitación neuropsicológica.Avances en Psicología Latinoamericana, 31(1), 140-155. https://revistas.urosario.edu.co/index.php/apl/article/view/2368
  • FRANCO, C., GÓMEZ-BECERRA, I., YAGÜE, L., SÁNCHEZ-RODRÍGUEZ, A. I., & MAÑAS, I. (2017). Reducción de los síntomas de ansiedad y sensibilidad a la ansiedad mediante la aplicación de un programa de meditación mindfulness. Psychology, Society, & Education. https://doi.org/10.25115/psye.v8i1.545
  • Delgado-Pastor, LC, Perakakis, P., Subramanya, P., Telles, S. y Vila, J. (2013). Meditación de atención plena (Vipassana): efectos sobre el potencial relacionado con el evento P3b y la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Revista Internacional de Psicofisiología, 90 (2), 207-214. https://doi.org/10.1016/j.ijpsycho.2013.07.006