Minerales: qué son, beneficios y clasificación

25 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa
Igual que el aire y el agua, el cuerpo necesita minerales para mantenerse vivo y en funcionamiento. Junto con los carbohidratos, los lípidos, las proteínas y las vitaminas, forman parte de los nutrientes básicos para la vida.
 

Dentro del contexto de la nutrición, los minerales son elementos químicos necesarios para mantener un buen funcionamiento del organismo. Son utilizados en una gran variedad de procesos fisiológicos clave para el desarrollo de actividades diarias. 

Sin embargo, y pese a la importancia vital que tienen, el cuerpo humano no puede sintetizarlos por sí mismo. Por ello, es necesario que sean aportados a través de la dieta. La vía principal para hacerlo es la ingesta de agua, plantas y alimentos de origen animal. En el siguiente artículo explicamos qué son, cuáles son sus beneficios y cómo se clasifican.

¿Qué son los minerales?

Los minerales son sustancias inorgánicas requeridas para un buen funcionamiento del organismo. Cerca del 4 % del peso total de los hombres se debe a la presencia de estos elementos. Si bien la cantidad que se encuentra en el cuerpo no tiene nada que ver con la importancia ni con la función que ejercen. 

De hecho, los cuatro elementos estructurales principales no se incluyen en la lista de estos nutrientes. Se trata del oxígeno, el hidrógeno, el carbono y el nitrógeno. Estos representan un 96 % del peso del organismo. El 4 % restante pertenece a los macro y microminerales.

A diferencia de las grasas, los carbohidratos o las proteínas, no se consideran nutrientes que aporten energía. Sin embargo, ejercen una acción reguladora vital para el desarrollo normal de las actividades diarias. Un déficit de ellos podría desencadenar enfermedades y problemas nutritivos. 

 
Calcio como macromineral.
El calcio es un macromineral. Su carencia produce osteoporosis.

El papel de los minerales en el organismo

Los minerales son requeridos para respaldar determinados procesos bioquímicos que suceden en el cuerpo. También para desempeñar algunas funciones estructurales. Aunque cada uno de ellos tiene un papel propio, de forma general se pueden resumir en las siguientes:

  • Son componentes estructurales de los tejidos, como por ejemplo, dientes y huesos. Además, son integrantes básicos de las células.
  • Están involucrados en el mantenimiento del equilibrio ácido-base.
  • Aseguran un buen balance hídrico. 
  • Participan en el transporte de gases.
  • Son necesarios para llevar a cabo las contracciones musculares. 
  • Participan en el metabolismo de otras sustancias, como por ejemplo los lípidos y la glucosa. También en el almacenamiento energético. 
  • Los microminerales tienen un papel muy importante como catalizadores enzimáticos. Entre ellos destaca su influencia en las enzimas con capacidad antioxidante.

Posibles beneficios para la salud

Además de sus funciones, estos componentes también despiertan el interés de la ciencia por sus posibles beneficios en la salud y la prevención de enfermedades. Un exceso o déficit de alguno de ellos puede estar relacionado con el mayor riesgo de aparición de enfermedades crónicas.

 

Osteoporosis

Una baja ingesta de calcio está relacionada con la osteoporosis. Aunque este no es el único nutriente con un papel importante, el mineral es necesario para la correcta formación de los huesos. Sobre todo durante la infancia y la adolescencia.

Hipertensión arterial y salud cardíaca

En este caso, existen pocas dudas de que la presencia de potasio en la dieta es uno de los elementos clave para las personas que sufren de hipertensión arterial. También son importantes el calcio y el magnesio, ya que tienen una correlación inversa con los eventos cardiovasculares.

Si bien los estudios ponen de manifiesto la duda sobre la posible eficacia de tomar suplementos, sí se reconoce el papel de la dieta. De allí la recomendación de aplicar la forma nutricional DASH, que consiste en bajo contenido de sodio.

Lee más: Minerales en alimentos para la salud cardiovascular

Función antioxidante

El estrés oxidativo puede causar muchos efectos negativos en el organismo, como deterioro, daño en el ADN y en las proteínas. El cuerpo humano cuenta con enzimas especializadas para frenarlo, ya que tienen una actividad antioxidante. Algunos elementos como el selenio, el manganeso, el cobre y el zinc están involucrados en estos mecanismos.

Clasificación de los minerales

Como señala la Fundación Española de la Nutrición, estos nutrientes esenciales se pueden dividir en dos grandes grupos: los macro y los microminerales. Los dos son igual de importantes en cuanto a su papel en el organismo. Su principal diferencia radica en la cantidad en que son requeridos.

 

Los macroelementos esenciales 

Son necesarios en cantidades por encima de los 100 mg al día. Los principales son el calcio, fósforo, sodio, potasio, cloro, magnesio y azufre.

La falta de macrominerales es una de las deficiencias nutricionales más habituales. Este es el caso del calcio, sobre el cual se detecta una ingesta escasa a partir de los 50 años, tanto en hombre como en mujeres. Las consecuencias pueden ser problemas de salud serios a largo plazo, como la osteoporosis.

Microelementos u oligoelementos

Estos se precisan en cantidades más pequeñas a los 100 mg diarios. Los elementos que tienen una función bioquímica importante en el organismo humano, dentro de esta categoría, son hierro, zinc, flúor, selenio, cobre, cromo, iodo, manganeso y molibdeno.

En personas sanas, las deficiencias de oligoelementos no suelen aparecer de forma habitual si se sigue una dieta variada y suficiente en cantidad. Esto ocurre con la excepción del hierro, el iodo y el zinc. En cambio, en algunos casos pueden llegar a ser tóxicos si se consumen en cantidades elevadas durante largos períodos de tiempo.

Hierro es un micromineral.
El hierro es un micromineral involucrado en patologías como la anemia.
 

Descubre: 10 minerales esenciales que necesita tu organismo

Los minerales son esenciales para el mantenimiento de la vida

Los minerales son esenciales porque intervienen en muchas funciones básicas del organismo, como el transporte de oxígeno, la formación de tejidos, la síntesis de hormonas y la actividad de las enzimas. Se pueden clasificar en dos grandes grupos según la cantidad en los que deben ser aportados. Todos son igual de importantes y su suministro se hace de forma exclusiva a través de la dieta.

Una alimentación variada y suficiente, adaptada a las necesidades y edad de cada persona, aporta todos los minerales que se necesitan a diario. Las mejores fuentes son las verduras, el pescado, los lácteos, las legumbres y los frutos secos en general. 

 
  • Fujita T. Calcium paradox: consequences of calcium deficiency manifested by a wide variety of diseases. Journal of bone and mineral metabolism. 2000.18(4):234-6
  • Mohammadifard N, et al. Electrolyte minerals intake and cardiovascular health. Critical reviews in food science and nutrition. 2019.59(15):2375-2385.
  • Ryan-Harshman M, Aldoori W. Health benefits of selected minerals. Canadian Family Physician. Mayo 2005.51(5):673-675.
  • Soetan K.O, et al. The importance of mineral elements for humans, domestic animals and plants: A review. African Journal of Food Science. Mayo 2010. 4(5):2oo-222.
  • Walji, Hasnain. Vitaminas y minerales. Edaf, 2003.
  • Wolonciej M. Trace elements as an activator of antioxidant enzymes. Postepy higieny i medycyny doswiadczalnej. Diciembre 2016. 31;70(0):1483-1498.
  • Pensanti, Helen. Una guía rápida de vitaminas, minerales y suplementos. Grupo Nelson, 2005.
  • Wotecki C.E, Thomas P.R. Eat for Life: The Food and Nutrition Board's Guide to Reducing Your Risk of Chronic Disease. Institute of Medicine (US) Committee on Diet and Health. 1992.
  • VVAA. Diet and Health: Implications for Reducing Chronic Disease Risk. National Research Council (US) Committee on Diet and Health. 1989.
  • Esquivel Solís, Viviana, and Maristela Jiménez Fernández. "Aspectos nutricionales en la prevención y tratamiento de la hipertensión arterial." Revista costarricense de salud pública 19.1 (2010): 42-47.
  • López de Romaña, Daniel, Carlos Castillo, and Doricela Diazgranados. "El zinc en la salud humana-II." Revista chilena de nutrición 37.2 (2010): 240-247.