Mini tartas de queso saladas

Irene Peláez Díaz-Laviada · 10 mayo, 2015
Cuando pongamos a calentar la mezcla de nata y queso es importante remover de forma continua para que no pegue y no llegue a quemarse

La tarta de queso es uno de las recetas más elaboradas en repostería. Es muy fácil de hacer, no lleva horno y está muy rica. Puede decorarse con mermelada de frutas del bosque o con caramelo. Pero queremos enseñarte una receta diferente, vamos a a hacer mini tartas de queso saladas.

Mini tartas de queso con salmón

Las nueces y el salmón son las que dan un sabor diferente y especial a estas tartas de queso. Y, además, se preparan en un momento. Presta atención.

Ingredientes:

  • 250 g de queso crema (tipo Philadelphia).
  • 125 g de queso Old Ámsterdam.
  • 4 hojas de gelatina
  • Un puñado de nueces
  • 2 lonchas de salmón ahumado
  • ½ manzana
  • Un chorrito de aceite
  • 4 rebanadas de pan de molde
  • 50 ml de nata líquida

Preparación:

Mini tartas de queso saladas

  1. Remojar las hojas de gelatina en agua fría, añadiéndolas de una en una. Dejarlas durante un rato para que se hidraten.
  2. Rallar el queso Old Ámsterdam con el rallador más grueso.
  3. Pelar y cortar la manzana a daditos. Saltearlos con un poquito de aceite y cuando estén dorados, añadir la nata y luego las hojas de gelatina remojadas.
  4. En un bol grande, mezclar la crema de queso con el queso rallado.
  5. Añadir la mezcla de nata, manzana y gelatina y remover bien la mezcla, que debe quedar un poco líquida debido al calor.
  6. Con un cortador de galletas redondo y alto, recortar un trozo de pan de molde, colocarlo sobre un plato y rellenarlo hasta la mitad con la mezcla de queso y manzana.
  7. Colocar encima unas nueces y un poco de salmón ahumado y terminar de cubrir con queso. Decorar con una nuez y refrigerar.
  8. En lugar de un aro de cortar, puede usarse un molde para magdalenas de silicona.
  9. Una vez frías, se desmoldan y se sirven como aperitivo o para cenar.

Prueba la crema de espinacas y queso para aperitivos

Mini tartas de queso con galletas saladas

Ingredientes:

  • 200 g de queso Philadelphia
  • 250 g de queso ricota.
  • 50 ml de nata.
  • 4 hojas de gelatina
  • 100 g de galletas saladas
  • 80 g de mantequilla
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceitunas rellenas (o lo que quiera usarse para rellenar)

Preparación:

  1. Poner las hojas de gelatina a remojo en agua fría.
  2. Triturar las galletas saladas hasta que queden en migas y mezclarlas con la mantequilla ablandada (no desnaturalizada) en el microondas.
  3. Remover bien para que quede una pasta uniforme y cubrir el fondo de unos moldes de magdalena, compactando bien con ayuda de una cuchara.
  4. Meter en la nevera mientras se prepara el relleno.
  5. Calentar la nata y disolver en ella las hojas de gelatina escurridas. Reservar.
  6. En un bol mezclar la ricota, el queso Philadelphia, la sal y pimienta al gusto. Mezclar con una batidora de varillas a velocidad baja o con varillas manuales.
  7. Agregar la nata con la gelatina y las aceitunas o lo que se vaya a echar de relleno, mezclando bien para que se forme una mezcla uniforme.
  8. Distribuir el relleno sobre las bases que estaban en la nevera y alisar con la ayuda del canto de una cuchara.
  9. Meter en la nevera durante al menos 1 hora antes de servir y decorar al gusto.

Te proponemos algo diferente, prepara unas deliciosas mini hamburguesas de cordero

Mini tartas de queso sencillas

Mini tartas de queso con tomate

Ingredientes (para 8 tartitas):

  • 250 g queso de untar
  • 200 ml nata para montar
  • 45 g azúcar
  • 3 hojas de gelatina
  • Una galleta por tartita
  • Mantequilla derretida (como un trocito por tartita)

Preparación:

  1. Hidratar las hojas de gelatina en agua fría durante 5 minutos.
  2. Moler las galletas y mezclarlas con la mantequilla derretida. Hacer una pasta y repartir un poco en cada molde.
  3. En un cazo, poner la nata, el queso y el azúcar. Llevar a fuego lento y remover hasta que esté bien mezclado.
  4. Cuando esté caliente pero sin hervir, retirar del fuego y añadir la gelatina escurrida. Remover sin parar hasta que se disuelva perfectamente.
  5. Verter la mezcla sobre la base y dejar enfriar en la nevera.
  6. Al día siguiente, cubrir con nueces o un poco de mermelada y desmoldarlas con cuidado.

Como ves, son tres recetas muy sencillas de preparar. El resultado es delicioso y seguro que con estas mini tartas consigues sorprender a tus invitados. ¡Pruébalas!