Miomas uterinos: 5 cosas que deberíamos saber

Valeria Sabater·
31 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
25 Noviembre, 2018
El tratamiento variará en función del tamaño del mioma. En general, se trata con medicación y controles periódicos aunque, en algunos casos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para extirparlo.
 

Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), casi un 70 % de las mujeres pueden desarrollar miomas uterinos en algún momento de su vida. Sin embargo, solo un 0,5 % de estos miomas pueden convertirse en cancerígenos.

A los miomas uterinos se les conoce también como ‘leiomiomas’ o ‘fibromiomas’ y son el tipo de tumor más frecuente en la mujer. Dado que la información es crucial para animarse a solicitar un chequeo médico a tiempo, a continuación te comentaremos su origen, síntomas y otros datos afines.

1. ¿Qué son los miomas uterinos y por qué aparecen?

Muchas mujeres llevan una vida sana, cuidan de su salud sexual y van a sus revisiones ginecológicas cuando es el momento. Sin embargo, en ocasiones, al chequearse, el diagnóstico las sorprende: miomas uterinos.

Miomas uterinos.
Los miomas uterinos (en inglés uterine fibroids) se pueden localizar en distintos puntos.
 

¿Por qué sucede esto? La verdad es que, a día de hoy, se desconoce qué los origina. Datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos sugieren que la genética y las hormonas quizás incidan en su aparición.

  • El útero tiene diversas capas. Una de ellas es el miometrio.
  • Las hormonas femeninas, como los estrógenos y la progesterona, estimulan el crecimiento de pequeños bultitos en el miometrio que, poco a poco, pueden transformarse en miomas.
  • Los miomas uterinos se pueden dividir en subserosos, cuando están situados en la superficie del útero; intramurales, cuando se inserten dentro de la pared uterina; y submucosos, cuando están dentro de la propia cavidad de este órgano.

Los miomas subserosos apenas dan síntomas. Sin embargo, los intramurales y submucosos afectan al endometrio hasta el punto de ocasionar sangrados, dolor e. incluso, en casos más extremos, infertilidad.

Los miomas uterinos provocarían que la circulación sanguínea no llegue de forma adecuada al útero. De ahí que puedan aparecer dolores intensos y abortos espontáneos.

 

Lee: 7 remedios naturales para las menstruaciones abundantes

2. ¿Quién tiene más riesgo de sufrirlos?

Hay cosas de las que te arrepentirás cuando llegues a la vejez.

Los médicos nos indican que, por lo general, los miomas pueden aparecer entre los 35 y los 55 años. No obstante, suelen ser más frecuentes en las mujeres de entre los 45 y los 55 años.

  • Este tipo de tumores benignos aparecen, sobre todo, durante la época fértil.
  • Aquellas mujeres cuyas madres los han padecido tienen un mayor riesgo de tener miomas.
  • El riesgo de sufrirlos es más elevado si se padece de sobrepeso.
  • Las mujeres que no han sido madres tienen un riesgo más elevado.

Conoce también: 9 datos sobre los quistes ováricos

3. ¿Cuáles son sus síntomas?

Es necesario tener en cuenta que la gran mayoría de las mujeres no suele presentar síntomas. Solo las revisiones periódicas con el ginecólogo pueden advertir con total seguridad de la presencia de los miomas uterinos.

 

A pesar de que la mayoría de los casos son asintomáticos, la Sociedad Española de Ginecología explica que un 25 % de las mujeres sí presenta síntomas, entre ellos:

  • Aumento de peso.
  • Sangrado menstrual abundante.
  • Presencia de anemia ferropénica.
  • Sensación de cansancio e hinchazón.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia.
  • Existencia de sangrados fuera de la menstruación.
  • Los períodos menstruales pueden volverse mucho más largos.

4. ¿Qué tratamientos existen para los miomas uterinos?

Lo primero que las mujeres suelen pensar cuando se les diagnostica la presencia de uno o varios miomas uterinos es que van a tener que someterse a una intervención quirúrgica.

Sin embargo, el artículo The Impact and Management of Fibroids for Fertility: an evidence-based approach señala que esto no siempre es así: los miomas uterinos más pequeños pueden tratarse a través de medicación y de controles periódicos. 

Cuando un mioma es muy grande, o uno pequeño no responde a un tratamiento médico determinado, no hay más remedio que extirparlo. En estos casos, se puede practicar una miomectomía, la extirpación de los fibromas sin afectar al útero; o, en su caso, una histerectomía, extirpación parcial o total del útero.

 

No obstante, muchos especialistas aconsejan utilizar el tratamiento médico con acetato de ulipristal (AUP). Se trata de un modulador de progesterona que reduciría la presencia de los miomas uterinos.

Una técnica novedosa para tratar los miomas uterinos son los ultrasonidos de alta densidad. Este tipo de cirugía ha ido ganando peso frente a la tradicional debido a que tendría menos efectos secundarios. Además, sería una técnica menos costosa.

5. ¿Afectan la fertilidad?

Mujer embarazada haciéndose un control

Una de las dudas más comunes frente al diagnóstico de un mioma es si será posible concebir. La respuesta no es sencilla y depende de varios factores como, por ejemplo, de la edad. Los expertos de Current Obstetrics and Gynecology Report señalan lo siguiente:

 
  • Si los tumores fuesen de gran tamaño, podrían causar problemas de fertilidad o complicaciones en los embarazos.
  • Las mujeres sometidas a miomectomías, es decir a la extirpación de los miomas respetando el útero, podrían quedar embarazadas.
  • La presencia de miomas podría provocar abortos. De ahí que sea recomendable planificar el embarazo y consultar con el ginecólogos para saber si es posible y si estará libre de riesgos.

Cuando los miomas uterinos tienen más de 4 centímetros, pueden ocasionar serios inconvenientes en la gestación. La madre puede sufrir desde partos prematuros y dolor pélvico hasta desprendimiento de la placenta.

Cuida de tu salud y no dudes nunca en cumplir con tus revisiones periódicas con los profesionales de la salud. Siempre te asesorarán sobre estos temas tan importantes.

 
  • Taylor, D. K., Holthouser, K., Segars, J. H., & Leppert, P. C. (2015). Recent scientific advances in leiomyoma (uterine fibroids) research facilitates better understanding and management. F1000Research, 4(F1000 Faculty Rev), 183. doi:10.12688/f1000research.6189.1 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4513689/
  • Tratamiento de los miomas uterinos mediante ultrasonidos de alta intensidadTreatment of uterine fibroids using high-intensity ultrasound (2013). Antoni Pessarrodona, Jordi Isern, Jordi Rodríguez, Elena Vallejo, Jordi Cassado. https://doi.org/10.1016/S0025-7753(13)70049-6
  • Jacoby VL, et al. (2014). Use of medical, surgical and complementary treatments among women with fibroids [Abstract]. DOI: 10.1016/j.ejogrb.2014.09.004
  • Uterine fibroids: Overview. (2017). ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0072719/
  • Sociedad Española de Ginecología. Miomas uterinos. https://sego.es/mujeres/Miomas_uterinos.pdf
  • MedlinePlus. Miomas uterinos. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000914.htm
  • Obstet Gynecol Clin North Am. Author manuscript; available in PMC 2013 Dec 1. Published in final edited form as: Obstet Gynecol Clin North Am. 2012 Dec; 39(4): 521–533. The Impact and Management of Fibroids for Fertility: an evidence-based approach. doi: 10.1016/j.ogc.2012.09.005
  • Curr Obstet Gynecol Rep. 2016; 5: 81–88. Published online 2016 Apr 25. Fibroids and Infertility. doi: 10.1007/s13669-016-0162-2