Mira qué sucede con tu cuerpo si mejoras la postura

Una mejor postura no solo influye en la imagen que proyectamos ante los demás, sino que también afecta a nuestra salud y puede ser beneficiosa para nuestro desempeño diario

Tener una buena postura no solo mejora la figura sino que desempeña un papel muy importante en la prevención de lesiones y enfermedades.

Aunque la mayoría de personas ignoran la posición de su cuerpo al moverlo o permanecer sentados, lo cierto es que esta influye en la salud de las articulaciones, los músculos y los huesos.

El problema es que, como consecuencia del sedentarismo, muchos mantienen malas posiciones por tiempo prolongado y desarrollan varios tipos de dolencias.

Por tal razón es necesario conocer cómo mantenerla en perfecto estado y cuáles son los beneficios que nos confiere en todo el cuerpo.

¿Te interesa?

Mejora la respiración

respira profundo

Cuando encorvas tu cuerpo el flujo de aire tiene dificultades para llegar a los pulmones y, por lo tanto, el oxígeno no es utilizado en forma óptima.

Se estima que cuando una persona mantiene una buena postura, el oxígeno incrementa hasta en un 30% y las células de su cuerpo se renuevan con más facilidad.

No olvides leer: Cómo la respiración incorrecta puede afectar tu salud

Aumenta el rendimiento y la concentración

Dado que la oxigenación es necesaria para un buen funcionamiento cerebral, una postura corporal correcta puede mejorar la capacidad de pensamiento y la concentración.

El cerebro necesita, como mínimo, un 20% de oxígeno para trabajar de forma adecuada; de esta forma también se absorben con más facilidad los nutrientes y disminuye el riesgo de enfermedades degenerativas.

Más comodidad

Cambiar de postura o hacer estiramientos

La postura y el apoyo que se ejercen sobre la columna vertebral son esenciales para reducir el dolor de cuello, espalda y algunos problemas articulares.

Está comprobado que las personas con continuos dolores musculares consiguen un cambio positivo cuando realizan ejercicios para mejorar la posición de su cuerpo.

Además, una buena postura corporal previene los desgarres musculares, la fatiga, el dolor óseo y otros trastornos que afectan la calidad de vida, en especial en la población adulta.

Previene enfermedades

Al mantener una posición adecuada se pueden prevenir problemas de salud futuros como es el caso de la artritis y la osteoartritis.

Cuando el cuerpo, en especial la columna, se somete a una postura poco adecuada durante varias horas, el estrés incrementa y los huesos se van deteriorando.

Una buena posición disminuye la tensión sobre las articulaciones y previene el daño de los ligamentos y tendones.

Las posturas incorrectas van deformando la columna y, a su vez, causa problemas en la vértebra espinal, los vasos sanguíneos y los nervios.

Mejora la imagen

Postura de la columna

Las personas que logran mantener una posición firme y alineada suelen lucir más atractivas e interesantes.

Una posición encorvada irradia inseguridad y hace que el abdomen luzca inflamado. En cambio, con una buena postura la figura se ve más definida y mejoran aspectos como la autoconfianza y la autoestima.

¿Cómo puedo mejorar mi postura?

Si consideras que no tienes una buena postura corporal y estás cansado de las dolencias asociadas a esta, te aconsejamos  poner en práctica las siguientes recomendaciones:

Frente al espejo

Mala postura

Una de las formas de mejorar la postura sin tener dificultades es ponerse de pie frente a un espejo de cuerpo entero.

Ten en cuenta que debes distribuir el peso de forma uniforme en ambos pies, con los hombros hacia atrás y nivelados.

Una vez se forme una línea imaginaria recta entre la parte de atrás de la oreja, el hombro, la parte de atrás de la cadera y la corva (detrás de la rodilla) sabrás que estás en la posición adecuada.

Apoyarse contra la pared

Apoya la espalda y los glúteos contra la pared para asegurarte de que queden alineados y con el peso corporal distribuido.

Para comprobar que estás en la posición correcta, desliza la mano entre la cadera y la pared, de modo que puedas comprobar el espacio.

Si la mano no entra o está demasiado estrecha, enderézate un poco, porque puede que la postura esté inclinada hacia el lado derecho.

De pie

Asegúrate de que el pecho quede levantado y el abdomen contraído, ya que los músculos abdominales son los que nos ayuda a estabilizar.

El peso debe estar repartido entre las dos piernas y, a la vez, las rodillas se deben mantener ligeramente flexionadas.

Para dormir

Posición fetal

La posición más recomendada para descansar cada noche es de lado, con las piernas un poco recogidas.

Esta postura ayuda a mantener la columna alineada y contribuye a evitar los ronquidos, ya que facilita la respiración.

¿Quieres conocer más? Lee:  7 beneficios de dormir desnudo

Sentados

La espalda debe permanecer recta, los hombros hacia atrás y las plantas de los pies apoyadas en el suelo.

Evita cruzar las piernas durante mucho tiempo ya que, además de desmejorar la postura, puede provocar problemas circulatorios.

¿Lista para empezar a corregir tu postura corporal? No olvides ponerlo en práctica todos los días.