¿Cómo mitigar la ovulación dolorosa?

9 agosto, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Así como está desaconsejada la automedicación, también lo está el consumo de remedios naturales sin la autorización del médico.

La ovulación dolorosa es una de las mayores molestias que padecen algunas mujeres en edad reproductiva. En este artículo te explicaremos con más detalle de qué se trata, con qué síntomas cursa y qué puedes hacer en para mitigar la ovulación dolorosa.

El dolor ovulatorio, también conocido como Mittelschmerz, ocurre hacia la mitad del ciclo menstrual, en el momento de la ovulación.

El dolor se manifiesta por calambres o cólicos en el bajo vientre y la zona pélvica que pueden ser muy intensos en algunas mujeres. Algunas pacientes pueden llegar a sentir dolor incluso en la entrepierna o muslo, lo que puede impedirles realizar hasta las tareas más sencillas.

Aunque el Mittelschmerz u ovulación dolorosa no es una dolencia rara, no por eso debemos descuidar su aparición si viene acompañada de otros síntomas.

Si consideras que estás experimentando molestias o notas algo fuera de lo normal que te produce inquietud, consulta con tu médico antes de tomar cualquier medida por tu cuenta. No se recomienda bajo ninguna circunstancia recurrir a la automedicación.

¿Qué es la ovulación?

La ovulación es un proceso durante el cual los ovarios liberan un óvulo maduro listo para la fecundación. Este proceso suele ocurrir entre la segunda y tercera semana del ciclo menstrual, pero puede variar según los niveles hormonales de cada mujer.

La ovulación se divide en tres fases:

  • Folicular: se inicia el primer día de sangrado. En ese momento se desarrollan los folículos en el ovario, que son el pequeño envoltorio en forma de bolsa donde se alojará el óvulo. Este envoltorio, una vez desarrollado, fomenta la producción de estrógeno.
  • Ovulatoria: ocurre en las siguientes 36 horas. La secreción de algunas enzimas facilita la liberación del óvulo,  que se desprende y se traslada a las trompas de Falopio. Ahí esperará a una posible fecundación. Es en esta etapa en la que se desencadenan las contracciones del útero responsables del dolor ovulatorio o Mittelschmerz.
  • Posovulatoria: tras la ovulación se produce el desarrollo del cuerpo lúteo, una glándula que segrega progesterona. Si no se fecunda el óvulo, esta glándula se degenera y da paso a la ruptura de los vasos sanguíneos y, con ello, a un nuevo ciclo menstrual.

Tómate el tiempo para conocer tu cuerpo

Es muy importante conocer tu ciclo menstrual. Aunque parezca obvio, algunas mujeres no le prestan la debida atención.

El ciclo menstrual puede variar cada mes entre uno y tres días, lo cual viene a ser algo normal. Si la variación es mayor, entonces es recomendable consultar con un ginecólogo. Por otra parte, hay algunos síntomas que no debes pasar por alto:

  • Fiebre.
  • Vómitos.
  • Náuseas.
  • Sudoración excesiva.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Dolor muy intenso y de duración prolongada.

Si notas alguno de estos síntomas, debes acudir al médico lo antes posible. Recuerda evitar la automedicación así como el uso de remedios naturales, ya que estos pueden causar reacciones contraproducentes.

Recomendaciones para aliviar la ovulación dolorosa

A continuación te presentamos algunas recomendaciones para aliviar el dolor ovulatorio:

Relájate y estírate

Mujer que sufre de menstruación dolorosa

Si añades tensión muscular al calambre producido durante la ovulación, empeorarás el dolor.

Algunos estiramientos para los músculos isquiotibiales o los músculos de la cadera pueden ayudarte a aliviar el dolor ovulatorio. También puedes probar con algunos ejercicios de yoga, que te ayudarán a liberar la tensión de la zona abdominal y pélvica.

Visita este artículo: Yoga para aliviar dolores menstruales

Colócate compresas calientes en el abdomen

El calor puede ayudar a relajar los músculos y, por ende, aliviar las molestias. Además, ayuda a liberar endorfinas, un neurotransmisor que se encarga de disipar el dolor. Por ello, una posible forma de mitigar el dolor es colocarte compresas calientes en el abdomen. Otra opción puede ser tomar una ducha de agua caliente.

Mujer duchándose

Evita el consumo de café

La cafeína puede constreñir los vasos sanguíneos, lo que aumenta la sensibilidad y el dolor.

Consume analgésicos con moderación

Prueba algunos analgésicos de venta libre como el ibuprofeno o paracetamol. Estos pueden inhibir la producción de prostaglandina, la sustancia que genera las contracciones del útero que producen dolor.

Es importante recordar que los analgésicos deben consumirse con moderación. Pueden tener efectos secundarios si se consumen a menudo y sin control.

Considera el uso de anticonceptivos orales

Si los remedios caseros o los analgésicos no bastan para mitigar el dolor, considera con tu médico la posibilidad de tomar anticonceptivos orales (adecuados para tu caso). Se ha comprobado que pueden ser muy efectivos para tratar la ovulación dolorosa.

Nota importante

El consumo de infusiones herbales no sustituye ningún tratamiento médico ni puede tomarse como medida principal en ningún caso. Por lo tanto, se deben considerar una medida complementaria a los hábitos de vida y al tratamiento pautado por el médico.

Una de las infusiones más recomendadas es la de manzanilla, dadas sus propiedades antiinflamatorias y relajantes.

¡No te dejes vencer por el dolor!

A pesar de lo incómoda que puede resultar la ovulación para algunas mujeres, el dolor se puede tratar. No obstante, mantente alerta ante cualquier molestia que no consideres normal.

La prevención es la mejor herramienta para evitar que los problemas se agraven y surjan complicaciones. Recuerda visitar periódicamente a tu especialista de confianza.

  • Navarro, H., & Morera, J. (1997). Los anticonceptivos orales: criterios de selección, utilización y manejo. Información Terapéutica Del Sistema Nacional de Salud21, 1–10.
  • O’Herlihy, C., Robinson, H.P., and de Crespigny, L.J.C. (1980). Mittelschmerz is a preovulatory symptom. British Medical Journal 280, 986.
  • Monterrosa, A. (2001). Dismenorrea primaria: visión actual. Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecologia52(4), 1–13.
  • Larroy, C., Crespo, M., and Meseguer, C. (2001). Dismenorrea funcional en la Comunidad Autónoma de Madrid: Estudio de la prevalencia en función de la edad. Revista de La Sociedad Espanola Del Dolor 8, 11–22.
  • Lete, I., Dueñas, J.L., Serrano, I., Doval, J.L., Pérez-Campos, E., Martínez-Salmeán, J., and Coll, C. (2009). Efectos beneficiosos no anticonceptivos de la píldora anticonceptiva. Semergen 35, 505–510.