7 mitos sobre el sexo oral y consecuencias para la salud

Para evitar peligros innecesarios y no correr riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual, al practicar sexo oral se recomienda el uso de preservativo.

El sexo oral se ha visto durante siempre como una alternativa a la penetración, y también como el complemento a las relaciones sexuales, sin el riesgo de embarazo.

Hay casos de famosos (como Michael Douglas o Bruce Dickinson) que han retroalimentado los mitos existentes en torno al sexo oral y sus posibles consecuencias.

Algunos riesgos del sexo oral para la salud

Los expertos afirman que, tanto si hablamos de una felación como del cunnilingus, existen riesgos si la persona que lo lleva a cabo tiene un corte abierto en la boca.

Igualmente, si la mujer tiene la menstruación.

De la misma forma si la persona sufre sífilis, el riesgo de contagio con la práctica de sexo oral está bastante demostrado.

Visita este artículo: Habla de sexo con tus hijos o internet lo hará por ti

¿Es malo practicar sexo oral?

La respuesta es que no, en términos generales.

Se trata de una forma más de expresar la sexualidad, una práctica placentera, satisfactoria, que la inmensa mayoría de las parejas y culturas tienen.

Lo que hay que tener en cuenta es que es fundamental realizar el sexo oral con responsabilidad.

Con respeto, de una forma higiénica, con el consentimiento de ambas partes y con las precauciones debidas.

Los encuentros casuales

Los encuentros casuales

Parece ser que esta práctica se ha extendido, sobre todo en el caso de los jóvenes, nada más conocerse.

En este tipo de encuentros, el temor al embarazo suele ser la causa de que el sexo oral sea elegido frente a las penetraciones.

El sexo oral es que es más sencillo de realizar, en tiempo y en necesidad de menor espacio.

La protección adecuada

El primer paso sería conocer bien a la persona con la que vamos a tener sexo oral.

Si tiene una historia de promiscuidad corremos más riesgo de tener contagio por una infección de transmisión sexual.

Muchos especialistas recomiendan que, si no es con su pareja estable, es mejor no tener relaciones de este tipo sin protección.

Asimismo, lo mejor es que, cuando se le haga felación, el hombre use el preservativo.

Preservativos especiales

pareja

En el mercado hay preservativos especiales para el sexo oral, que contienen un aditivo con el que la persona se puede sentir más tranquila al practicar esta modalidad de sexo: aromáticos, con matices a sabores, etc.

También hay preservativos para hacer cunnilingus cuyo uso evita que el contacto directo con la mucosa.

El mito sobre el cáncer

Sea cual sea el tipo de cáncer, no puede hablarse de un único factor que lo genere.

En el caso del cáncer de cavidad oral (incluido el de laringe o el de garganta) el virus del papiloma humano puede ser una de sus causas.

No obstante, no se puede decir que el sexo oral produce cáncer.

La posible ofensa para la mujer con el sexo oral

La posible ofensa para la mujer con el sexo oral

Es otro falso mito, que además ha ido evolucionando con el paso del tiempo.

Hay en nuestra sociedad una mayor liberalidad hacia el sexo.

Ya se han quedado atrás muchos tabúes impuestos por las religiones y la moralidad tradicional.

Incluso hay muchos casos en que las mujeres prefieren hacer felación antes que recibir cunnilungus, porque saben que a sus parejas les encanta.

Lee también: Las formas de lograr más placer al tener sexo

Consejos para el sexo oral seguro

  • Como hemos visto, no hay que practicar sexo oral si se tienen heridas en la boca, caries, aparatos ortodóncicos, etc.
  • La higiene y la prevención son necesarias. No hay que utilizar hilo dental o cepillo de dientes antes del acto, porque pueden ocasionarse lesiones en las encías. Es aconsejable emplear solo enjuague bucal antes y posteriormente del acto sexual.
  • Hay que tener cuidado con posibles lesiones, cortes, llagas, secreciones o inflamaciones en los órganos genitales de la otra persona. En ese caso hay que evitar el sexo oral.
  • Utilizar un preservativo siempre es conveniente, no solo en la penetración, también en el caso del sexo oral.