7 mitos sobre el sexo oral y consecuencias para la salud

Francisco María García·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
15 Diciembre, 2018
Para evitar peligros innecesarios y no correr riesgos de contraer infecciones de transmisión sexual, al practicar sexo oral se recomienda el uso de preservativo.

Los mitos sobre el sexo oral no son una novedad. De hecho, no circulan solamente entre susurros, sino que lo hacen a través de las redes sociales e incluso algunos programas de los medios de comunicación.

Han habido casos de celebridades (como el actor Michael Douglas o el cantante Bruce Dickinson) que han alimentado los mitos existentes en torno al sexo oral y sus posibles consecuencias. ¿Sientes curiosidad en torno a este tema? En ese caso, no dejes de leer lo que vamos a comentarte a continuación.

1. Es malo practicar sexo oral

No. No es malo practicar sexo oral con la pareja, siempre y cuando se mantengan ciertas precauciones y pautas en torno a la higiene y la protección.

Hay que tener en cuenta que el sexo oral es una forma más de expresar la sexualidad y que, al fin y al cabo es una práctica común que pude resultar placentera y también muy satisfactoria para la pareja.

Lo que hay que tener en cuenta es que es fundamental practicar el sexo oral con responsabilidad, respeto, de una forma higiénica, con el consentimiento de ambas partes y con las precauciones debidas.

2. No hay riesgo de contagio en los encuentros casuales

Con frecuencia, el sexo oral ha sido percibido como una alternativa a la penetración para evitar el embarazo. En principio, parece que esto no supone un problema, pero en realidad, se presta para que las personas se confundan, tanto si tienen experiencia en la cama como si no.

En la actualidad, esta es una práctica se ha extendido entre los jóvenes, nada más conocerse. Esto se debe en parte al temor que causa la idea de un embarazo. Por ello, antes que recurrir a la penetración, optan por practicar el sexo oral.

El problema de esto es que muchos jóvenes practican sexo casual y no mantienen las medidas de higiene y protección necesarias. Por ello, aún cuando no tengan sexo con penetración, su salud está en riesgo.

Entonces, aunque practicar sexo oral con la pareja no es malo, sí lo es hacerlo de forma casual, con cualquier persona, en cualquier momento. Aún más si no se tienen en cuenta los aspectos básicos en torno a la higiene y la protección.

Hay que tener en cuenta que, tanto si hablamos de una felación como del cunnilingus, existen riesgos si la persona que lo lleva a cabo tiene un corte abierto en la boca. Igualmente, si la mujer tiene la menstruación.

De la misma forma si la persona sufre sífilis, el riesgo de contagio con la práctica de sexo oral es alto. Llegado a este punto, cabe aclarar que no hay que cuidarse solo de la sífilis, sino de todas las infecciones de transmisión sexual en general.

Los expertos de los Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC) explican que “las exposiciones reiteradas y sin protección podrían aumentar el riesgo de transmisión”.

3. No hay que usar protección

Mujer en la cama con un preservativo en la mano.
Hay preservativos especialmente diseñados para hacer cunnilingus que son muy fáciles de colocar y que no restan juego en la cama.

Uno de los principales mitos sobre el sexo oral es que “no es necesario usar protección”. Esto se debe a que normalmente se tiene la idea de que las barreras bucales son incómodas o que pueden dificultar el acto. 

Sin embargo, esto no tiene que ser necesariamente así. En la actualidad, este tipo de dispositivos están diseñados de tal forma que no representan un “problema” para quien los usa. Son películas muy delgadas que se colocan fácilmente y no disminuyen el placer.

Además, hay que tener claro que las barreras bucales son recomendables, incluso cuando se practica sexo con una pareja estable, pues reducen el riesgo de contraer ITS.

En el mercado hay muchos tipos de preservativos especiales para el sexo oral, que ayudan a sentir incluso una mayor comodidad al practicar esta modalidad de sexo. Los hay con diversos aromas, sabores, formas y colores.

4. Es ofensivo pedirle sexo oral a una mujer

Antes, por cuestiones religiosas y otros prejuicios, se solía pensar que se podía “ofender” a mujer si se le pedía sexo oral en la intimidad. Sin embargo, con el paso del tiempo este pensamiento fue quedando atrás, pues en realidad, todo depende de la persona.

Hoy en día, hay mujeres prefieren hacerle a su pareja una felación antes que recibir cunnilungus, porque saben que a sus parejas les encanta. También hay mujeres que les gusta solamente recibir cunnilingus y no darle sexo oral a su pareja… Todo depende de la persona, la pareja, los gustos de cada quien y, por supuesto, la comunicación.

Descubre: Las formas de lograr más placer al tener sexo

5. No hay que lavarse los dientes primero

¿Tus encías sangran al cepillarte los dientes?

Muchas personas no tienen en cuenta que, a la hora de practicar sexo oral de forma segura, una de las prácticas recomendables es el lavado de dientes, pues ayuda a remover los restos de comida de la boca.

Cabe destacar que lo que sí hay que evitar es cepillarse de forma brusca y usar el hilo dental, pues este puede rozar la encía y causar heridas, que luego podrían ser vías de contagio fácil.

Hay que evitar practicar sexo oral en caso de tener heridas en la boca, pues estas son vías de contagio.

6. El anilingus es más “higiénico”

Otro de los mitos sobre el sexo oral es que el anilingus (también llamado comúnmente “beso negro”) no es riesgoso y menos si la persona defecó con anterioridad y se limpió el ano.

Sin embargo, la realidad es otra. Al respecto el Dr. Jorge Vargas Castilla comentó lo siguiente: “existe el riesgo de contraer cualquier infección que se pueda transmitir por contacto. Se pueden transmitir amibiasis, parásitos intestinales, sífilis por medio de un chancro, herpes, y el papiloma humano puede provocar condilomas en la garganta”.

El doctor también aclara que, aunque con un beso negro no se contraería VIH, la persona que lo practica tiene un alto riesgo contraer ITS e infecciones gastrointestinales. 

7. El sexo oral produce cáncer

En relación con el punto anterior, otro de los mitos sobre el sexo oral más común es que “produce” cáncer.

Aunque no se ha descartado del todo la cuestión, los investigadores comentan que sea cual sea el tipo de cáncer, no puede hablarse de un único factor que lo genere. Existen diversos factores asociados, pero de momento se desconoce si existe una única causa en concreto que pueda hacer que se desarrolle.

En el caso del cáncer de cavidad oral (incluido el de laringe o el de garganta) el virus del papiloma humano puede ser una de sus causas. No obstante, no se puede decir que el sexo oral sea lo único que pueda incidir en el desarrollo de algún tipo de cáncer. Hay que tener presente que existen muchos otros factores a considerar.

Descubre: ¿Cuáles son las causas del cáncer oral?

Consejos para el sexo oral seguro

Cosas a tener en cuenta antes de practicar sexo oral.

  • No hay que practicarlo si se tienen heridas en la boca, caries, aparatos ortodóncicos, etc.
  • Hay que tener cuidado con posibles lesiones, cortes, llagas, secreciones o inflamaciones en los órganos genitales de la otra persona. En ese caso hay que evitar el sexo oral.
  • La higiene y la prevención son necesarias SIEMPRE. No hay que utilizar hilo dental o cepillo de dientes antes del acto, porque pueden ocasionarse lesiones en las encías. Es aconsejable emplear solo enjuague bucal antes y posteriormente del acto sexual.
  • Utilizar un preservativo siempre es conveniente, no solo en la penetración, también en el caso del sexo oral.

Para practicar sexo seguro, lo mejor es informarse bien y, en caso de dudas, consultar con el médico.

  • Cáceres, V.A.S. (2015). Infecciones de Transmisión Sexual: Epidemiología y Prevención. Revista Experiencia En Medicina Del Hospital Regional Lambayeque 1, 61–65.
  • Sebastián, M.M.S., and González, F. (2008). Hepatitis virales. Acta Pediatrica Espanola 66, 352–356.
  • Diago, M. (2007). Transmisión de la hepatitis C. Revista Espanola de Enfermedades Digestivas 99, 309–314.
  • Pitts, Marian & Smith, Anthony. (2009). Understanding oral sex. Sexual health. 5. 315-6. 10.1071/SH08031.
  • Oral sex. Better Health.