9 mitos sobre el embarazo

Hay muchas creencias en torno al embarazo. La mayoría de estas son completamente falsas, otras sí son ciertas. Lo importante es corroborar con el médico tratante las que más nos cause inquietud.

Los mitos sobre el embarazo pueden variar de una generación a otra y forman parte de la cultura de cada región. Cada cultura, de acuerdo a sus creencias, tiene sus propios mitos.

Mitos sobre el embarazo

Mitos sobre alimentación

 “Como estoy embarazada, debo comer por dos”

Como estoy embarazada, debo comer por dos

El mito de que la embarazada debe comer por dos es uno de los más antiguos y frecuentes. No hay que comer por dos, sino para dos. El consumo exagerado de comida puede poner en riesgo la salud de la embarazada, haciéndola más propensa a desarrollar enfermedades.

Te recomendamos leer: Los mejores alimentos que se deben comer durante el embarazo

La comida picante le hace daño al bebé

Está comprobado que el consumo de picantes no afecta directamente al bebe, sin embargo, sí puede generar problemas de reflujo o acidez estomacal a la madre.

En el tercer trimestre, es común que las embarazadas sientan malestares estomacales debido a que el crecimiento del útero presiona el estómago, lo cual provoca que el ácido suba por el esófago. En definitiva, esta creencia es falsa.

“Los vegetales con sabor fuerte son malos para el bebé”

El consumo de frutas aporta al organismo vitaminas y minerales esenciales para el correcto desarrollo del feto. No hay ningún estudio que compruebe que la ingesta de vegetales y leguminosas con sabor fuerte ocasione daños al feto.

Simplemente, deben eliminarse si causan intolerancia a la embarazada. Por ello, es otra falsa creencia.

Mito sobre ejercicio

“Hacer ejercicio durante el embarazo aumenta el riesgo de aborto

Los ejercicios en el embarazo disminuyen el riesgo de cesárea

El deporte tiene beneficios para el ser humano en todas las fases de su vida. Se ha determinado que el ejercicio de la madre no implica riesgos para el feto y que podría tener efectos beneficiosos para el bebé. Por supuesto, la futura madre debe evitar deportes de impacto. Así, esta creencia también resulta ser falsa.

Mito sobre actividad sexual

“La penetración puede molestar o hacer daño al bebé”

La creencia que durante el acto sexual se puede perjudicar al feto es muy común y se remonta a la época de la Edad Media. En la actualidad, los especialistas en ginecología y psicología certifican que mantener una vida sexual activa durante el embarazo aporta grandes beneficios.

Con esta se evitan partos prematuros, el rompimiento de la bolsa amniótica e incluso infecciones de transmisión sexual. Por tanto, esta creencia es completamente falsa.

Mitos sobre antojos y síntomas en el padre

Los hombres pueden sentir los mismos síntomas que sus parejas cuando están embarazadas. Estos síntomas pueden ser: mareos, cambios de humor y los llamados antojos de ciertos alimentos, así como cambios hormonales. A esto se le llama embarazo por imitación. Este mito es verdadero.

Un estudio reciente publicado en la revista Medical Science Monitor indica que la aparición de los síntomas de embarazo en el hombre es más común de lo que se cree. Aproximadamente, un 72% de los futuros padres sufren al menos uno de los síntomas.

Se le llama embarazo por imitación, solidario o empático; pero el término oficial es “síndrome de Couvade”.

Lee también: Enfermedades durante el embarazo que toda mujer debe conocer

Otros mitos

Si tienes acidez, el bebé nacerá con mucho pelo

Si tienes acidez, el bebé nacerá con mucho pelo

La causa que genera el crecimiento del cabello en el feto es hormonal y fisiológica. Es decir, que la cantidad de cabello que el bebé llegue a tener no tiene ninguna relación con la acidez estomacal de la madre. Por tanto, esta creencia es completamente falsa.

Una de las auténticas causas de la acidez en la embarazada es el aumento de los niveles de estrógenos. Este incremento puede provocar pirosis, una sensación de quemadura que sube desde el estómago hasta la faringe como consecuencia de la regurgitación de líquido estomacal cargado de ácido.

“Si se te hincha la nariz, es niña”

No existe ninguna relación entre la apariencia de la madre y el sexo del bebé. La nariz inflamada puede ser consecuencia del aumento de los niveles de estrógeno al incrementarse el flujo sanguíneo a la membrana mucosa, lo que causa que se expanda. En definitiva, esta creencia también es completamente falsa.

“Si tu barriga es redonda, tendrás una niña; y si es puntiaguda, será un niño”

La forma de la barriga de una embarazada la determina el útero, según va creciendo. Si aparece alguna zona más sobresaliente que otra es por la ubicación y el tamaño del bebé, independientemente del sexo.

Para saber el sexo del bebé se debe realizar un ultrasonido al cumplirse las 16 semanas de gestación, aunque el resultado más confiable es a las 22 semanas. Por ello, esta creencias también es falsa.

Conclusión

Finalmente, no te preocupes si los mitos son ciertos o falsos. Lo importante es que disfrutes de tu embarazo, ya que es un período único entre el bebé y tú como madre. En tal caso, ante cualquier duda, consulta a tu médico.

Te puede gustar