6 mitos sobre la maternidad

7 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Mario Benedetti Arzuza
Se tejen muchos mitos en torno a la maternidad, cuyas falsas creencias es bueno desentrañar para así conectarnos con nuestro verdadero potencial como madres. A continuación, algunos de los mitos más comunes sobre maternidad.

A pesar de los avances científicos y la cantidad de información disponible en las redes, aún existen muchos mitos en torno a la maternidad. En su mayoría, vienen a estar conformados por prejuicios, supersticiones y, en general, ideas populares que no tienen ningún fundamento científico.

El problema de estos mitos comienza cuando afectan a la mujer, haciéndola sentir insegura, «mala madre», etcétera. Por ello, es importante arrojar toda la luz posible sobre el tema, a fin de evitar que estos mitos afecten su estado de ánimo y minen su vida en general.

Mitos sobre la maternidad

Veamos a continuación cuáles son los mitos más comunes sobre la maternidad.

1. «La madre que da a luz de forma natural quiere más a su hijo»

Despues del parto

Definitivamente, la forma de dar a luz NO condiciona el sentimiento que una madre pueda tener por su bebé. Así que todas mujer es libre de elegir el método que considere, teniendo en cuenta siempre las indicaciones del médico, por supuesto.

Una madre que da a luz a su bebé mediante cesárea puede querer a su bebé de la misma manera que si lo hubiese tenido por parto natural. El sentimiento de amor de una madre no se mide por el tipo de parto.

Además, hay mujeres que viven la maternidad aunque no pasen por el proceso biológico. Podemos mencionar el caso de la adopción. Si bien no da a luz, la madre desarrolla vínculos profundos y sentimientos de amor hacia sus hijos.

2. «La mejor madre es la que amamanta»

Hay motivos justificados por los cuales muchas madres no pueden amamantar, lo cual no significa que no sean buenas madres. Afirmar lo contrario supone un gran desconocimiento de las necesidades y particularidades de cada caso.

Si bien es cierto que amamantar a los bebés es una práctica muy beneficiosa para ellos, puesto que les proporciona la «primera vacuna» y fortalece el vínculo con su madre, hay madres que no pueden amamantar por motivos de salud.

Amamantar al bebé es una decisión personal que nada tiene que ver con el amor por tu hijo.

3. «Cuando el bebé llora, la mamá sabe el motivo»

dolor de oídos en bebés y niños

Se trata de otro de los mitos sobre la maternidad. Cuando la madre es primeriza, por su inexperiencia, le asustan y angustian los primeros llantos de su bebé. Sin embargo, con la convivencia va descubriendo si el llanto es por una necesidad o por un capricho. Sin embargo, la verdad es que rara vez se puede reconocer qué le pasa al bebé por el tono con el que llora.

4. La depresión posparto se da porque la madre no quiere al bebé

Muchas madres sufren depresión posparto, padecimiento que no tiene nada que ver con querer más o menos al bebé que recién se ha traído al mundo.

Las madres aman profundamente a sus bebés, y pueden sufrir este tipo de depresión a causa de los cambios hormonales. Si te deprimes luego del parto, puede que aún tengas un cambio muy importante que asimilar.

La depresión posparto comprende cambios neuroquímicos y hormonales que demandan la ayuda de un profesional, el apoyo de la familia y de la pareja.

Lee también: 6 ventajas de ser madre a los 35 años

5. ¿Te gustará tu bebé en cuanto lo veas?

Reflejos primitivos

¿Sueñas con un bebé hermoso? Cuando el bebé llega al mundo viene con características propias de un recién nacido que te pueden sorprender, tales como:

  • Los ojos hinchados.
  • La piel arrugada.
  • Puntos de grasa en la nariz y mejillas.

Es todo lo contrario a lo que imaginabas. Por lo tanto, cuando lo veas puede que no te parezca el más guapo. La madre y el bebé necesitan tiempo para conocerse. Conforme van creciendo, estas características del recién nacido van desapareciendo.

6. Ser madre implica ser feliz todo el tiempo

Es cierto que ser madre trae consigo una gran alegría y que los hijos aportan una inmensa felicidad. Sin embargo, también implica preocupaciones, llantos y tristezas cuando algo afecta a nuestros hijos o a la familia.

Toda esa felicidad se puede atenuar con el cansancio acumulado, la inseguridad, las responsabilidades que la maternidad comprende y los altibajos de tipo hormonal. Las madres que sufren son víctimas de ellas mismas, de su incapacidad para manejar y superar los retos que trae consigo la maternidad. El sufrimiento no va de la mano con el amor, y todo lo relacionado a un hijo debe ser recibido y sentido con amor.

Conclusión

Lo cierto es que aún prevalecen miedos y tabúes respecto a la maternidad. La anterior información pretende aminorar algunos de esos temores e incentivar a las madres al descubrimiento de las fortalezas que tienen como mujer cuando la maternidad toca su puerta. Si olvidan esos mitos sobre la maternidad y se relajan, podrán disfrutar más de esa hermosa etapa.