Mitos y verdades sobre la pérdida del cabello

La pérdida de cabello despierta mitos que creemos pero no siempre son reales. Aquí aclaramos algunos mitos y verdades sobre la caída del cabello.

La alopecia, comúnmente conocida como calvicie, es un padecimiento que trae como consecuencia la caída o pérdida anormal del cabello. En algunos casos afecta solo el cuero cabelludo, mientras que en otros también ataca otros conjuntos vellosos, como las cejas, las pestañas, la región genital o la barba.

A pesar de la fuerte carga social y psicológica que representa, la calvicie es bastante común y se presenta más frecuentemente en hombres que en mujeres.

En su mayoría, las causas tienen una base hormonal, y también un patrón hereditario. Suele ser una especie de mensaje que envía el cuerpo ante ciertos cambios en el metabolismo. En otros casos, se presenta en un momento de la vida preciso, que se ha repetido de generación en generación.

A pesar de la gran cantidad de personas que lo padecen y de lo que ya se conoce, siguen existiendo creencias y mitos respecto de la alopecia y sus causas. A continuación aclaramos algunos de los mitos más comunes sobre la pérdida de cabello.

También lee Cómo preparar una loción casera contra la caída del cabello

7 mitos sobre la pérdida de cabello

1. Los gorros o cascos son nocivos para el cabello

Una de las creencias más comunes es que el cabello “se ahoga” con el uso de gorros, cascos o incluso de gel para el cabello.

No obstante, la realidad es que estos productos solo tienen incidencia en el aspecto del cabello y tienen un factor estético, que no se relaciona con la fortaleza o debilidad de la hebra, ni tampoco con la alopecia.

Lee también: Remedios naturales para aumentar el cabello

2. Lavarse el cabello frecuentemente conduce a su caída

Otro de los mitos más populares es creer que la frecuencia del lavado capilar tiene una relación directa con la pérdida de cabello.

No obstante, el champú está diseñado para un uso tópico, por lo que no puede penetrar en el cuero cabelludo, ni para desprenderlo del folículo, ni para fortalecerlo en el mismo. Por lo tanto, podemos decir que no existe ningún champú capaz de causar ni de combatir la alopecia.

3. Los cortes de cabello ayudan a que crezca

Cortar el cabello.

Aquí vamos con un mito que no se relaciona con la caída, sino con técnicas que la cultura popular recomienda para favorecer el crecimiento del cabello.

Así como el champú no tiene ninguna incidencia en el folículo que reposa debajo del cuero cabelludo, el corte de la hebra capilar tampoco. El hecho de que cortes tu cabello más seguido no lo hará más resistente ni dejará de caerse.

4. Los tratamientos con láser son la mejor solución

Aunque gran cantidad de clínicas y centros estéticos ofrezcan novedosos e importantes tratamientos con láser, no existe ninguna evidencia científica que respalde esta práctica.

Hay que tener en cuenta que la calvicie no es solo un problema estético. Es una alteración que tiene un origen biológico. Por lo tanto, el tratamiento requiere de la supervisión de un médico dermatólogo certificado.

5. El estrés te hará quedar calvo

El estrés puede acelerar el proceso de pérdida del cabello, incluso temporalmente, pero no será la causa de la calvicie. La calvicie es algo que se hereda. Si tus genes tienen en la información genética que acabarás perdiendo el cabello el estrés no será el aspecto determinante.

6. Las pelucas producen calvicie

Mucho se ha hablado sobre si el uso de pelucas hace que acabemos perdiendo el cabello por la falta de transpiración cutánea.

No obstante, esto no es más que un mito. Lo cierto es que el cuero cabelludo sigue obteniendo oxígeno de la sangre y liberando desechos. Y, como el resto de la piel, sigue transpirando aún cuando se encuentra tapada. Por tanto, que uses o no peluca no hará que tu pérdida capilar se acelere.

7. El exceso de sol es un problema para el cabello

calvicie

Mucho se ha hablado también sobre si tomar sol sobre esta zona puede hacer que se acabe acelerando la calvicie. Nada más lejos de la realidad.

El exceso de sol no favorece la pérdida del cabello. Lo que sí debes es usar un protector solar para proteger de la piel del cuero cabelludo. Esto puede ayudar a evitar el debilitamiento de las fibras capilares. Sin embargo, no evita la alopecia a largo plazo si eso está escrito en tus genes.