Mitos y verdades sobre el VIH y el SIDA

8 diciembre, 2016
El mayor riesgo de contraer esta enfermedad es la desinformación. Descubre los mitos y verdades sobre esta, hasta el momento, incurable enfermedad.

El sida es una de las enfermedades más temidas, lo era en el siglo XX y lo es también en el siglo XXI. Los datos dejan bien claro el problema: más de 35 millones de personas en todo el mundo son seropositivos.

Por todo esto es muy importante despejar dudas sobre el tema y disipar algunos mitos que se han ido creando. Estos han provocado terror entre la población. La desinformación muchas veces es la causante.

lazo rojo sida

El VIH: el origen del virus

El VIH está relacionado con un virus similar encontrado en los monos, llamado el virus de la inmunodeficiencia en simios (VIS). A su vez, se cree que el virus ha mutado a principios del siglo XX.

Los cazadores y vendedores de carne en el África subsahariana se contagiaban del VIS y se sospecha que el colonialismo europeo en África es responsable de la propagación del virus.

Esta expansión de las ciudades africanas por la dominación occidental podría haber desempeñado un papel significativo en la propagación de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluyendo el VIH.

¿De qué forma se transmite el VIH?

El VIH se transmite de una persona a otra cuando los dos intercambian fluidos corporales. Estos fluidos pueden ser: sangre, semen, secreción vaginal y anal y leche materna. El contagio del sida suele venir a través de:

  • Relaciones sexuales sin protección
  • Consumo de drogas con agujas no esterilizadas
  •  De madre a hijo
  • Trasplantes de órganos infectados
  •  Transfusiones de sangre

No hay contagio del VIH

En contra de lo que se piensa, el virus VIH no sobrevive fuera del cuerpo, y no se transmite tocando o abrazando. Tampoco compartiendo un cepillo de dientes, gafas, ropa, etc.

Aunque se nos avisa de tener cuidado con toses y estornudos, en ninguna de estas acciones se transmite el VIH. Tampoco el sida se encuentra en la orina o en las heces. En lo que se refiere a los besos o el sexo oral, las posibilidades de contraer el VIH de esa forma son muy bajas.

Podría ocurrir en el caso de llagas abiertas en la boca, por parte de las dos personas que se besan, o sangrado de encías. En la realidad, no se ha detectado ningún caso documentado de infección por saliva.

¿Hay soluciones efectivas?

Las siglas VIH hacen referencia al virus de la inmunodeficiencia humana, que infecta y ataca al sistema inmunitario. Si no se trata y el número de glóbulos blancos cae por debajo de 200 por microlitro, se le diagnosticará el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

sidaTener SIDA no tiene por qué ser una sentencia de muerte. Hay más de treinta medicamentos diferentes aprobados por el gobierno de EEUU y hay tratamientos para fortalecer el sistema inmune.

 Lo peor, la ignorancia

Para detener el contagio y propagación del VIH hay diferentes formas:

  • Las mujeres embarazadas pueden no transmitir el virus a sus hijos si se someten a una terapia antirretroviral.
  • La sangre y los órganos que se donan siempre se examinan para detectar el VIH.
  • Cuando se trata de sexo, los preservativos y la profilaxis previa siguen siendo dos métodos eficaces de protección.

La causa principal de las infecciones (en torno a 50 000 cada año) es la ignorancia. La mayoría de los infectados no son conscientes de que incurren en comportamientos de riesgo.

Aunque el SIDA es una enfermedad manejable, las personas afectadas son a menudo estigmatizadas y no luchan contra el virus. Estos pacientes suelen ser víctimas de conceptos arraigados en la sociedad. La información es la clave, así como el apoyo a la investigación.

Las minorías, más afectadas

El VIH afecta a muchos grupos minoriarios. El 41 % por ciento de las personas recién infectadas en los Estados Unidos son afroamericanos y entre el 50 y el 54 %  son hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. La razón por la que el VIH afecta a sectores marginados de la población está en los factores sociales:

  • Pobreza
  • Educación
  • Acceso a la atención médica
  • Racismo
  • Homofobia

La ignorancia no afecta solo en las personas que se infectan, sino también al resto de la sociedad. Si no se educa a las personas en materia básica sobre el VIH, no podrán comprenderlo ni prevenirlo.

Te puede gustar