Mitos y verdades desconocidos de la donación de sangre

Es fundamental conocer cuáles son las verdades acerca de la donación de sangre para poder dejar atrás los miedos y animarse a realizar esta buena acción.

Existe una gran variedad de mitos y verdades acerca de la donación de sangre. Por fortuna, la gran mayoría de los mitos están basados en el miedo y la desinformación, en lugar de evidencias.

Es importante aclarar que, a pesar de lo que se suele pensar, el procedimiento de extracción de sangre es indoloro. El personal médico que lo lleva a cabo esta entrenado para colocar los implementos con delicadez, realizar la punción correctamente y tratar bien al donante. Por otra parte, es necesario recordar que este procedimiento es breve. No suele durar más de 15 minutos.

Mitos y verdades acerca de la donación de sangre

A continuación, te comentaremos cuáles son los mitos y verdades más comunes. Una vez que los conozcas, podrás comprobar que la donación de sangre se trata de un procedimiento sumamente sencillo y, sobre todo, positivo. 

1. ¿Se extrae más de un litro de sangre?

No. Tan solo se extraen unos 450 ml de sangre. Posteriormente, se realiza un procedimiento que denominado ‘Fraccionamiento’ que consiste en la separación de los tres componentes fundamentales de la sangre: hematíes, plasma y plaquetas. A su vez, se realizan análisis para:

  • Identificar el grupo sanguíneo y el factor Rh.
  • Descartar la presencia de agentes infecciosos en la sangre.

2. ¿La sangre tiene ‘Fecha de vencimiento?

Sí y no. Cada uno de los componentes de la sangre tiene un tiempo de duración distinto. Por ejemplo, el plasma solo dura 24 horas, mientras que los glóbulos rojos duran entre 3 y 5 semanas, y el hierro dura unas 8 semanas.

Qué tipo de sangre tengo.

Descubre: Entendiendo un análisis de sangre, te explicamos todos los parámetros

3. ¿Hay personas que no pueden donar sangre?

Es cierto, no todo el mundo puede ser donante. Existen ciertos criterios que no permiten que algunas personas sean donantes, puesto que el procedimiento pondría en riesgo tanto su salud como la de otros. Estas son algunas de las personas que no pueden donar sangre:

  • Drogadictos. 
  • Alcohólicos.
  • Pacientes epilépticos.
  • Menores de 18 años o mayores de 65 años.
  • Personas con un peso inferior a los 50 kilos.
  • Quienes hayan donado sangre en los últimos 4 meses.
  • Personas con diabetes (insulinodependientes).
  • Personas que estén tomando antibióticos. 
  • Pacientes infectados con hepatitis B o C, SIDA, o la enfermedad de Chagas.
  • Enfermos crónicos del riñón, del pulmón o del corazón.

Uno de los mitos más comunes en este aspecto, es que las personas hipertensas no pueden donar sangre. Esto es completamente falso. De acuerdo a la información aportada por la Cruz Roja, los hipertensos sí pueden donar sangre, siempre y cuando sus tensión esté estable al momento de realizar el procedimiento.

4. ¿El donante puede contraer enfermedades?

Donar sangre.

Dentro de los mitos y verdades más comunes se encuentra la siguiente duda: ¿El donante puede contraer enfermedades? Y la respuesta es: no, no hay riesgo de infección para el donante.

El proceso de extracción de sangre se realiza con material estéril y de un solo uso. Lo que sí suelen experimentar algunos de los donantes son trastornos leves, tales como:

  • Hematomas: esta es una de las reacciones adversas más frecuentes después de la donación. Se produce como consecuencia de la ruptura de los vasos sanguíneos y está asociada a una mala punción o a la falta de presión sobre el lugar de la punción a posteriori.
  • Síncope vasovagal: con este término médico nos referimos al desmayo que sucede cuando llega menos sangre al cerebro. Esto sucede porque se ralentiza la frecuencia cardíaca y se dilatan los vasos sanguíneos.

Para evitar el desmayo es fundamental acudir bien comidos e hidratados a la donación. Y una vez finalice la extracción, hay que incorporarse, poco a poco, y tomar un refrigerio.

5. ¿La transfusión es cien por cien segura para el receptor?

Falso. El riesgo de transmisión de alguna enfermedad para el paciente receptor la sangre donada es bajo, pero sí existe. Las causas de que esto pueda suceder son las siguientes:

  • El periodo inicial en que la infección todavía no da resultados en la analítica, ya que no se han creado anticuerpos.
  • Cuando el donante es portador crónico de una infección transmisible pero no tiene síntomas y, por ello, en los análisis los resultados dan negativo.
  • Infecciones por nuevas cepas o mutaciones de las existentes. Esto puede ocurrir ya que es imposible que se realicen las pruebas para todos los agentes infecciosos que existen.
  • Errores de laboratorio.

Te interesa saber: 5 formas de aumentar tus niveles de hierro en sangre

6. ¿Tenemos la libertad de decidir?

Mitos y verdades acerca de la donación de sangre.

Es cierto que todos tenemos, o deberíamos tener, la libertad de decidir, tanto si queremos donar sangre como si queremos recibir una transfusión. Hay muchas personas que, por diferentes motivos (salud o ideología) se decantan por una elección u otra.

Es importante tener en cuenta la posibilidad de donar o recibir sangre en el entorno familiar. Si nuestro grupo sanguíneo nos lo permite, esta opción reduce los riesgos de infección para el receptor, ya que tenemos la ventaja de que el perfil de salud del donante es mucho más conocido. Además, esta alternativa podría ser aceptada, en última instancia, para algunas personas que rechacen esta opción por sus creencias.

Recuerda

Para donar sangre, además de conocer bien los mitos y verdades, es fundamental informarse bien acerca de cuáles son los requisitos y, por supuesto, mantener un estilo de vida saludable que no solo nos aporte fortaleza y bienestar, día a día, sino que nos garantice una sangre de calidad a la hora de donar.