Mitos y verdades sobre los alimentos transgénicos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Vijande el 11 enero, 2019
Lorena González · 23 noviembre, 2017
Muchos alimentos transgénicos cuentan con una composición genética que puede sobrecargar las tareas de nuestros riñones e hígado e incluso llegar a desencadenar distintas alergias.

 

En torno a los alimentos transgénicos hay una serie de verdades y mitos muy poderosos que debemos tener en cuenta.

Y es que todos hemos oído hablar del riesgo para la salud que pueden suponer los alimentos transgénicos.

A continuación aclaramos qué hay de verdad en todo esto y cuáles son los mitos que lo rodean.

Qué son los alimentos transgénicos

mascarilla-de-tomate

Los alimentos transgénicos, son una serie de alimentos modificados genéticamente con el fin de conseguir un determinado resultado.

En la mayoría de los casos lo que se pretende es que tanto las frutas como las verduras se vuelvan más resistentes y no mueran ante una plaga de parásitos o a fuertes cambios temporales.

Otro de los objetivos cuando se recurre a la agricultura transgénica es recurrir al cultivo de alimentos en tiempo récord y que produzcan verduras y frutas con un aspecto más atractivo.

Generalmente se busca que sean más grandes y coloridas.

  • Mediante una especie de ingeniería genética lo que se consigue es modificar los alimentos.
  • Esto se hace en el momento en el que se insertan genes exógenos en los códigos genéticos de determinados alimentos. Estos genes pueden venir de otro tipo de alimentos y así ir dando lugar a nuevas variedades.

¿Por qué se cultivan alimentos transgénicos?

Te recomendamos leer: Tomates para reducir el dolor de las venas varicosas

Transgenico

Los alimentos transgénicos empezaron a cultivarse principalmente buscando una serie de ventajas. Lo que se pretendía era, que a través de la alteración genética, se lograran más cosechas al año.

Además, otra de las grandes ventajas es que consiguen frutas y verduras más grandes y atractivas.

Gracias a este tipo de cultivos las plantaciones no están sujetas a una serie de riesgos externos que podrían echar a perder la cosecha.

Todo esto hace que la productividad y eficiencia sea mucho mayor y esto, como es lógico, genera más ganancias económicas para los productores.

Ver también: 11 señales de toxicidad en el hígado

Ventajas de los alimentos transgénicos

Regula el tránsito intestinal

Los alimentos transgénicos tienen ventajas también para los consumidores. Gracias a la modificación genética que se realiza de estos productos se pueden conseguir:

  • Alimentos más nutritivos y apetitosos.
  • Lograr que crezcan plantas sanas sin recurrir prácticamente a pesticidas o insecticidas, que suelen aumentar la toxicidad del alimento.

Desventajas de los alimentos transgénicos

mujer bebiendo leche

No obstante, aunque como vemos los alimentos transgénicos tienen varias ventajas, también tienen bastantes desventajas.

  • Pueden aparecer cambios impredecibles y hay que tener en cuenta que su composición genética puede sobrecargar nuestros riñones e hígado.
  • Pueden producirnos alergias.
  • Tienen riesgos ambientales.

Según Greenpeace, estos alimentos suponen una contaminación que no se puede controlar y pone en peligro variedades y especies cultivadas tradicionalmente sin que se pueda volver a la situación de partida.

Esta alegaba que los transgénicos podrían acabar con el hambre mundial, ya que crecen rápido.

Además la tierra sí produce comida suficiente para alimentar a toda la población que hay en el mundo, pero el problema no es ese.

La verdadera barrera es el mal reparto de los recursos que se da en el mundo y esto solo se resuelve con decisiones políticas.

Lejos de constituir un medio para luchar contra el hambre en el mundo, los transgénicos han hecho que la agricultura sostenible esté hoy más lejos todavía.

Entre los alimentos transgénicos más comunes que podemos encontrar en el mercado están la soja, el tomate, el maíz, la calabaza, la colza y la leche, entre otros.

Otras recomendaciones

Es fundamental saber qué compramos en todo momento, tanto si estamos adquiriendo productos transgénicos como si no. Saber si lo son es fundamental.

Así pues, debes tener en cuenta que estar bien informado a la hora de comprar y comer es sumamente importante para poder así cuidar tu salud y la de tu familia.

  • Reyes S., M. S., & Rozowski N, J. (2003). ALIMENTOS TRANSGÉNICOS. Revista Chilena de Nutrición. https://doi.org/10.4067/S0717-75182003000100003.
  • García, J. E. (2008). Alimentos genéticamente alterados: Transgénicos. Revista Biocenosis.
  • Sánchez, M., & Barrena, R. (2004). El consumidor ante los alimentos de nueva generación: alimentos funcionales y alimentos transgénicos. Estudios Agrosociales y Pesqueros. https://doi.org/10.4067.