Mitos y verdades sobre el sexo anal

Laura Matos 17 abril, 2018
Incursionar en nuevas prácticas sexuales siempre será un adicional interesante en una relación llena de monotonía. Anímate a descubrir los mitos y verdades que esconde el sexo anal.

La penetración por detrás es una práctica muy común en la actualidad, pero está rodeada de muchas incógnitas.

¿Has escuchado sobre el tema, pero nunca lo has practicado? ¿Quieres adentrarte en nuevas experiencias? ¿Tu pareja te lo ha propuesto, pero estás indecisa? Descuida, te contamos los mitos y verdades sobre el sexo anal para que puedas disfrutarlo sin preocupaciones.

El término sexo anal se emplea especialmente para definir la práctica sexual. Involucra todos los aspectos relacionados con la estimulación erótica en esa zona tan sensible del cuerpo. Esta consiste en la penetración del pene en el ano de otra persona, sea hombre o mujer.

Actualmente, el sexo por detrás, como también se le llama, es una práctica rodeada de tantos o más tabúes de los que tuvo en su momento el sexo oral. Por ello, es importante saber qué de cierto hay en algunas creencias generalizadas, y cuáles podemos descartar.

Mitos y verdades sobre el sexo anal

Postura del perrito para practicar sexo anal.

El sexo, como tal, ha roto varias barreras de represión con que la sociedad lo ha cubierto. Sin embargo, no ocurre lo mismo con el sexo anal. El misterio llega a impedir, incluso, que se investiguen y aclaren algunas afirmaciones y desinformaciones.

  • Una creencia muy popular es que no se requiere preservativos, pues no hay posibilidades de reproducirse. No obstante, sí existe probabilidad de contagio de infecciones. Es fundamental el uso de condones y su renovación si se alternan la penetración anal y la vaginal.
  • Otro mito común es que el sexo anal es sucio. Sin embargo, el ano es una zona del cuerpo con tantas bacterias como puede haber en la boca, debajo de las uñas o en las fosas nasales. Con una buena higiene y uso de preservativos, el riesgo es nulo.

Lee también: Enfermedades de transmisión sexual (ETS), ¿de qué estamos hablando?

Implicaciones para la salud

Medidas saludables que tienes que tomar para tener sexo anal.

 

Se dice que la penetración por detrás daña el área anal, irrita el tejido rectal y provoca fisuras, hemorroides y cáncer de ano. Esto es totalmente falso o, al menos, el sexo anal no es la raíz de estas afecciones.

Sin embargo, como toda práctica sexual, si no se toman las medidas necesarias, el sexo anal puede aumentar las posibilidades de que se presente una afección rectal ya establecida. Por ello, los lubricantes son una herramienta imprescindible a la hora de practicarlo.

Otro de los temores que se le tiene al sexo por detrás es que pueda ser doloroso. La realidad es que como cualquier otro músculo, el esfínter anal no produce dolor al ser penetrado. Tiene que estar bien relajado y lubricado antes del acto.

Es importante el mutuo acuerdo y que la persona que recibirá la penetración desee experimentarlo y establezca sus límites. Aquí, también vuelve a resaltarse la importancia de los lubricantes. De lo contrario el sexo anal sí puede resultar muy doloroso.

Visita este artículo: Cómo evitar el dolor en la penetración

¿Las mujeres no lo quieren? ¿Es asunto de homosexuales?

practicar-sexo-anal

Otro mito que rodea al sexo anal es que solo es una práctica de homosexuales. Además, en las parejas heterosexuales, la mujer no lo disfruta tanto como el hombre.

  • La verdad es que es una alternativa muy común que, bien llevada a cabo, causa placer tanto a hombres como a mujeres en la actualidad. Incluso, muchas féminas emplean estimuladores y vibradores anales para aumentar el disfrute.
  • Importante será aclarar que el gusto por el sexo anal no distingue la orientación sexual de los practicantes. Contrario a lo que se cree, los homosexuales no lo realizan de manera tan habitual como se ha difundido en la sociedad.
  • Los hombres heterosexuales que disfrutan con que su pareja les introduzca vibradores o el dedo vía anal, no tienen una homosexualidad encubierta como se tiende a creer comúnmente.
  • El ano es una zona con gran cantidad de terminaciones nerviosas por lo que su estimulación produce placer. La penetración por detrás produce satisfacción por su relación directa con el cerebro. Es muy cierto que se puede conseguir el orgasmo con esta práctica.
  • Una verdad es que el sexo anal fortalece los vínculos de la pareja, pero también es cierto que no garantiza una sexualidad plena si uno de los dos amantes no está convencido de realizarlo.

Conversa con tu pareja acerca de los mitos y verdades sobre el sexo anal y evalúa las posibilidades de experimentarlo desmintiendo los prejuicios y asumiendo las medidas para hacer frente a las realidades.}

Te puede gustar