Mitos y curiosidades sobre el alcohol y la borrachera que deberías saber

Aunque algunos beben para olvidar, debemos saber que el efecto del alcohol es justo el contrario, ya que estimula las áreas cerebrales encargadas de los recuerdos y el aprendizaje

Desde el tradicional “no vuelvo a beber” a los remedios caseros para curar la resaca, todo lo relacionado con las bebidas puede ser real o formar parte del imaginario popular. Si quieres saber qué hay de verdad en los mitos y curiosidades sobre el alcohol y la borrachera, sigue leyendo.

Preguntas sobre el alcohol y su abuso

¿Es recomendable comer algo al levantarse después de irnos de copas? ¿Es verdad que el queso o el aceite reducen los efectos del alcohol? ¿Conviene ser abstemio o acostumbrar el cuerpo a beber? ¿Consumir alcohol mata a las neuronas? ¿Qué es “saber beber bien”?

Son muchos los interrogantes en relación al consumo de alcohol. Y lo habitual es no tener una respuesta acertada, al menos en lo que a remedios para evitar la borrachera o minimizar sus consecuencias se refiere.

Lo cierto es que la única forma de evitar las nefastas consecuencias del abuso del alcohol es limitando su consumo. Y en cuanto a esos “remedios caseros” para la borrachera, solo podemos saber si sirven o no cuando los probamos. No todos somos iguales y quizás lo que funciona para uno no es bueno para otro.

Mitos y verdades sobre el alcohol y la borrachera

Copas de vino

No hace falta beber para emborracharse

A veces, se piensa que hay que estar borracho para comportarse de cierta manera, por ejemplo, para actuar de manera desinhibida. Varios experimentos lo han analizado, haciendo que algunas personas bebieran, por ejemplo, cerveza sin alcohol sin saberlo.

Y actuaban como si realmente estuvieran borrachos. Es que el efecto placebo es mucho más fuerte de lo que se cree, ya que logra que el cerebro se crea ciertas cosas que no son ciertas.

Beber no combate el frío

Seguro conocerás la historia de los perros San Bernardo. Esos que llevaban un recipiente con alcohol para que las personas a las que rescataban entraran en calor. Sin embargo, el alcohol lo que logra es tener una sensación de calor, pero no nos calienta de verdad.

Esto se debe a que se produce una vasodilatación de la piel, por ello en seguida nos ruborizamos. Así que, la idea de que el alcohol nos calentará es solo una ilusión.

La mayor parte del alcohol se metaboliza en el hígado

Copa de cerveza

Esto es cierto, por eso quienes beben mucho tienen problemas hepáticos. Lo que es falso es que ayude salir a correr para poder sudar el etanol que hemos bebido. Eso solo te servirá para eliminar un 10% del alcohol a través de los poros. El resto, aunque no lo quieras, pasará por tu hígado.

Y tampoco sirven algunos remedios caseros para evitar la borrachera, como comer yogur o aceite. Y menos desayunar con cerveza o zumo de tomate para eliminar la resaca.

Beber no sirve para olvidar

Seguramente hayas intentando alguna vez emborracharte para olvidar. Quizá hayas querido dejar atrás un amor, arrinconar el pensamiento sobre problemas económicos o cualquier otra razón.

Sin embargo, el efecto de las bebidas alcohólicas es totalmente opuesto. Así es, ya que estimula ciertas áreas del cerebro que se encargan de los recuerdos y el aprendizaje. Seguramente hayas terminado llorando por esa chica que te ha dejado o un amor no correspondido, exactamente lo contrario a lo que querías lograr.

Visita este artículo: Combinar bebidas energéticas con alcohol incrementa el riesgo de lesiones

No se mueren las neuronas cuando bebemos

Lo que en realidad ocurre es que la sinapsis que hacen entre sí, se ve un poco afectada por el alcohol. Pero solo cuando es en exceso y por un periodo prolongado. Al día siguiente de beber un poco tu mente volverá a la normalidad y la cantidad de neuronas estará intacta. En eso no debes preocuparte.

Las dos copas de vino diarias, son excesivas

Copas de alcohol

Beber vino con moderación no es malo. Pero una copa en el almuerzo y otra en la cena puede ser una medida un tanto exagerada. Algunas investigaciones indican que la cantidad ideal se reduce a media copa diaria en el caso del vino o una pinta, si eliges la cerveza.

La alcohorexia afecta más a las mujeres

Esta patología, conocida también como ebriorexia, combina el alcoholismo con la bulimia y la anorexia. La persona no solo no come, sino que solo bebe alcohol. Suele afectar más a las mujeres de menos de 30 años y provoca trastornos psicológicos como ansiedad, desnutrición y problemas en el ciclo menstrual.

Lee también: Trastorno por consumo de alcohol

Beber solo los fines de semana es peor que de lunes a viernes

Muchos creen que si se abstienen de las bebidas alcohólicas entre la semana y después el sábado se emborrachan no hay problemas. Sin embargo, esto no es cierto, ya que abusar del alcohol durante los fines de semana duplica el riesgo de sufrir un paro cardíaco.

En América se consume más alcohol

Copa de alcohol

Las estadísticas indican que el continente donde el consumo de alcohol es mayor es América. El promedio en los 35 países que lo conforman es de 8,5 litros de alcohol puro por año. La media en los demás continentes es de 6 litros.

Las bebidas alcohólicas se relacionan con un mayor índice de atención en los hospitales públicos, ausencias en el trabajo, violencia doméstica, suicidios, accidentes de tránsito, riñas callejeras, etc.

El color de la bebida sí importa

Si deseas beber unas copas pero sin llegar a la borrachera, es preciso que no mezcles las bebidas. Es decir, que te mantengas siempre con la misma.

Un “juego” para saber cómo te levantarás al otro día tiene que ver con el color de la bebida. Se dice que cuánto más oscuro sea el tono, peor te sentirás después. Esto se debe a los congéneres, un componente químico natural de muchas bebidas.

Y, para acabar, una curiosidad. Según el país, la borrachera puede llamarse de diferentes formas: cruda, resaca, guayabo, hangover o Futsu-ka-yoi. Pero en la medicina, la palabra usada proviene del noruego “kveis” que quiere decir intranquilidad y del griego “algia” que significa dolor.