Mitos y verdades de consumir frutas regularmente

Daniela Echeverri Castro·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
19 Diciembre, 2018
Además de aportarnos vitaminas y minerales, las frutas nos ayudan a conseguir la cantidad diaria recomendada de agua.
 

Desde hace muchos años se considera que consumir frutas regularmente es muy beneficioso para la salud. Sin embargo, también se han levantado muchos mitos que desaconsejan consumir frutas regularmente. Actualmente, aún existen muchos bulos alrededor del consumo de frutas. 

Las frutas tienen muchas propiedades beneficiosas para la salud, y su consumo se puede hacer de acuerdo a la necesidad de cada organismo. Cada una de las frutas tiene un sabor, color y propiedades diferentes.

Por ejemplo, sus contenidos de vitaminas y minerales las hacen ideales para el buen funcionamiento del cuerpo. Hoy te queremos hablar sobre los mitos más comunes que hay sobre el consumo de frutas, y también enumeraremos algunos beneficios de las frutas para la salud.

Beneficios de consumir frutas regularmente

consumir frutas regularmente

Es importante tener en claro las ventajas de consumir fruta regularmente, así como las propiedades de cada una de ellas. Cada fruta puede tener compuestos y beneficios diferentes, pero a nivel general, hay ciertas virtudes que todos podemos aprovechar cada vez que las incluimos en nuestra dieta.

 
  • Son ideales para hidratar el organismo de forma rápida y saludable ya que muchas tienen un alto contenido de agua.
  • Consumir frutas enteras, crudas y con cascara aporta fibra al organismo, lo que ayuda a prolongar la sensación de saciedad y a regular el funcionamiento intestinal.
  • Contienen ácidos grasos muy saludables y, en su mayoría, no aportan una cantidad significativa de grasa (el aguacate, la palma y el olivo son excepciones a esto).
  • Como mencionamos antes, son una fuente significativa de vitaminas y minerales ideales para ayudar al organismo en sus funciones, prevenir enfermedades, mantener una piel sana, entre otros.
  • Muchas frutas tienen altos contenidos de vitamina C y, gracias a esto, funcionan como un buen antioxidante para el organismo.

Antes de hacer cambios drásticos en tu alimentación, es recomendable consultar con un nutricionista para que el proceso sea seguro y conveniente para tu organismo.

5 mitos sobre el consumo de frutas

Después de conocer un poco sobre las consecuencias positivas de consumir frutas regularmente, te presentamos algunos de los mitos comunes que existen sobre ellas.

Quizás te interese: Bizcochos de arroz con frutas maceradas: una receta sin gluten

Mito 1: “Consumir frutas regularmente en ayunas adelgaza”

consumir frutas regularmente
 

En este mito hay un tanto de razón y un tanto de falsedad. Esto se debe a que el orden en que comemos la fruta no alterará sus aportes nutricionales y energéticos para el organismo. Es decir, que si comemos una fruta en ayunas o una fruta después de comer, sus propiedades serán las mismas, sin importar el momento del día.

Por otro lado, el consumir frutas en ayunas puede darnos una sensación de saciedad que nos hará sentir menos hambre. De esta manera, comer menos puede ser de gran ayuda para adelgazar.

Mito 2: “Las frutas engordan porque son dulces”

Cuando consumimos frutas, es importante tener en cuenta los aportes nutricionales que tiene cada una de ellas. Existen diferencias calóricas notables entre ellas. Por eso, depende de la fruta y la cantidad que consumamos diariamente.

Se dice que las calorías son las que engordan, pero en el caso de las frutas, son en cantidades mínimas. Se puede optar por consumir aquellas frutas con poco nivel calórico y consumir todo tipo de fruta en solo cuatro porciones diarias. En este sentido, consultar con el nutricionista puede ser la mejor opción, ya que las necesidades pueden variar de acuerdo a los objetivos de cada persona.

Mito 3: “Para bajar de peso, las frutas no deben consumirse de postre, sino en ayunas”

consumir frutas regularmente
 

Hasta el momento, no se han dado razones científicas para comprobar esto. Las frutas tienen el mismo valor nutricional en cualquier momento del día. Por tal razón, se pueden comer de postre, desayuno, merienda o para complementar otros alimentos.

Lo que se recomienda es evitar el consumo excesivo de frutas como el plátano, los higos y las uvas. Estas tienen más contenido calórico. Sin embargo, no se deben eliminar del todo de la dieta, ya que sus propiedades son buenas para la salud. Bastará sólo con consumirlas de manera moderada, preferiblemente siguiendo las pautas de un nutricionista.

Tal vez quieras leer: Conoce las frutas que te ayudarán a bajar de peso en menor tiempo

Mito 4: “Consumir frutas limpia el organismo de toxinas y grasas”

Las frutas aportan muchos beneficios para la salud, y entre estos se dice que está la eliminación de toxinas y grasas. Sin embargo, el consumo de frutas no reduce las grasas en el organismo.

Mito 5: “Las personas con diabetes no pueden consumir frutas dulces”

Es cierto que algunas frutas tienen más contenidos de azúcar que otras. No obstante, no hay una razón científica para decir que los diabéticos no las puedan consumir; de hecho, publicaciones especializadas indican que hasta podrían ser beneficiosas.

En el caso de las frutas dulces para diabéticos, se recomienda una porción de 15 gramos de carbohidratos. Esto quiere decir que, si comes una fruta baja en carbohidratos, puedes aumentar la cantidad. Por el contrario, si tiene más carbohidratos de lo debido, se debe consumir en menor cantidad.

 

En definitiva, muchos de los mitos que solemos escuchar en realidad no son ciertos, o bien dependen del contexto en el que tengan lugar. Para estar seguro de hacer un uso razonable de estos y otros alimentos, lo mejor es planificar una dieta acorde con el nutricionista.

  • Bartrina, Javier Aranceta, et al. “Guías alimentarias para la población española (SENC, diciembre 2016): la nueva pirámide de la alimentación saludable.” Nutrición hospitalaria: Organo oficial de la Sociedad española de nutrición parenteral y enteral. 33.8 (2016): 1-48.
  • Martínez Álvarez, J. R., et al. “Recomendaciones de alimentación para la población española.” Nutrición Clínica y dietética hospitalaria 30.1 (2010): 4-14.
  • Navarro, G. “Una alimentación equilibrada para la edad adulta y en adelante.” Rev. Pronto 1641 (2003): 44-8.
  • Pem, D., & Jeewon, R. (2015). Fruit and Vegetable Intake: Benefits and Progress of Nutrition Education Interventions- Narrative Review Article. Iranian journal of public health, 44(10), 1309–1321.
  • #SaludsinBulos y 5 al día colaborarán para combatir los bulos sobre frutas y verduras. 2019. Salud Sin Bulos. https://saludsinbulos.com/comunicacion/saludsinbulos-5-al-dia-bulos-frutas-verduras/
  • Montalvo, L. 2019. Dietas detox: mitos y realidad. Salud Sin Bulos. https://saludsinbulos.com/nutricion/dietas-detox-mitos-realidad/
  • Nicole Darmon, Michel Darmon, Matthieu Maillot, Adam Drewnowski, A Nutrient Density Standard for Vegetables and Fruits: Nutrients per Calorie and Nutrients per Unit Cost. Journal of the American Dietetic Association. https://doi.org/10.1016/j.jada.2005.09.005.
  • Julie E. Flood-Obbagy, Barbara J. Rolls. The effect of fruit in different forms on energy intake and satiety at a meal. https://doi.org/10.1016/j.appet.2008.12.001.
  • Vitamina C. Medline Plus. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002404.htm
  • E. Nova, A. Montero, S. Gómez y A. Marcos. La estrecha relación entre la nutrición y el sistema inmunitario. https://seom.org/seomcms/images/stories/recursos/infopublico/publicaciones/soporteNutricional/pdf/cap_01.pdf
  • Jorge Luis Cabrera Llano y Mercedes Cárdenas Ferrer. 2006. Importancia de la fibra dietética para la nutrición humana. Revista Cubana de Medicina General Integral. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252006000400011
  • Popkin, B. M., D'Anci, K. E., & Rosenberg, I. H. (2010). Water, hydration, and health. Nutrition reviews, 68(8), 439–458. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2010.00304.x