¿Puede el moco cervical indicar que estoy embarazada?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Vijande el 4 diciembre, 2018
Thady Carabaño · 26 abril, 2018 · Última actualización: 4 diciembre, 2018 4 diciembre, 2018
La salud íntima de la mujer tiene en el moco cervical un gran aliado. Incluso, puede ser el indicador natural de que estás en tus días fértiles así como la presencia de algún tipo de infección.

El moco cervical es un indicador de la salud íntima de la mujer. Gracias a sus cambios de color, olor y consistencia, podemos saber si tenemos alguna infección o un aumento de las hormonas.

Por lo tanto, en la medida en que conocemos cómo se comporta este fluido, podemos “usarlo” para interpretar las señales que nos envía nuestro cuerpo.

¿Dónde se produce el moco cervical?

El cérvix o cuello uterino es el límite entre el útero y la vagina. Es una estructura con forma de esfínter que tiene como función principal separar el útero de la vagina. De esta manera, permite que la gestación se desarrolle alejada de los microorganismos presentes en la vagina.

En la mucosa del cuello uterino se encuentran las células secretoras del moco cervical. Este fluido permite o impide el paso de los espermatozoides hacia el útero, según la fecha del ciclo menstrual.

En la estructura del cuello uterino se encuentran unos anillos que se apoyan sobre unas potentes fibras musculares lisas que permite que esa zona se contraiga o se relaje. El normal funcionamiento de esta zona, abre el camino para que los espermatozoides sigan en su vertiginosa carrera hacia el útero o, ayuda a expulsar el feto durante el trabajo de parto.

Ver también: Hojas de frambueso para tener un útero saludable

¿Cómo es el moco cervical?

Cómo es el moco cervical.

Este fluido vaginal cambia con el ciclo menstrual debido a que está controlado por las hormonas sexuales estrógenos y progesterona. Por ello, las mujeres que conocen su moco cervical, pueden decidir si es el momento de tratar de quedarse embarazadas o si pueden mantener relaciones sexuales con una baja probabilidad de embarazo.

Si la mujer tiene una salud vaginal óptima, este fluido básicamente no tiene olor. Aunque puede haber algunas variaciones en el olor, según el día del ciclo menstrual. Pero si hay un cambio súbito en el olor, tornándose desagradable, es una señal inequívoca de que hay una infección. Ante ello, se recomienda acudir al médico.

El moco cervical, además de controlar el proceso de la concepción, también ayuda a prevenir infecciones vaginales. Todo dependerá del día en que se encuentre el proceso de ovulación de la mujer. Al hacerse más espeso, impide el paso de microorganismos.

En los días fértiles

Si la mujer está en los días cercanos a la ovulación, el moco cervical será fluido y tendrá menor acidez para facilitar la entrada de los espermatozoides. Puede ser casi transparente o blanco. También, puede presentar hilos de sangre o tejidos, tornándose turbio. Cuando presenta este aspecto, la mujer está ovulando.

El cambio enla elasticidad y la acidez del moco se debe a la presencia de estrógenos que están preparando el cuerpo para la fecundación del óvulo. Si tu interés es embarazarte, el moco cervical puede indicarte cuáles son los mejores días para tener relaciones sexuales.

En los días infértiles

Entre el primer día de la menstruación y el día de la ovulación, el moco se torna más ácido y espeso. El objetivo de ello es impedir el acceso de los espermatozoides y proteger a la vagina, el cuello uterino y el útero de infecciones. El moco es blanquecino e incluso grumoso.

Después de la ovulación, aumenta la producción de progesterona y con ello, el fluido vaginal vuelve a cambiar. Se hace de nuevo más espeso, cremoso, blanquecino y ácido, con lo cual impide el paso de espermatozoides y microorganismos hacia el útero. También disminuye la cantidad.

¿Y qué pasa cuando te quedas embarazada?

Embarazo en mujeres jóvenes.

Probablemente, muchas mujeres no lo noten, pero una vez que el ciclo de la menstruación se interrumpe por la fecundación, uno de los primeros signos de embarazo lo muestra el moco cervical.

Al darse la fecundación, los niveles de las hormonas sexuales aumentan. Por ello, fluido vaginal aumenta tornándose de nuevo blanco y espeso.

Si la menstruación no llega, el moco cervical se incrementa y has tenido relaciones sexuales sin protección, es un buen momento para considerar hacerse una prueba de embarazo.

Te recomendamos leer: ¿Es peligroso tomar anticonceptivos durante el embarazo?

¿Cómo es el moco cervical durante el embarazo?

El notorio aumento del moco cervical al comienzo del embarazo se debe a la progesterona. Será particularmente espeso, pues a partir de este fluido se formará el tapón mocoso en el canal cervical. Éste es diseñado para proteger el embarazo de agentes extraños al útero.

En estas primeras semanas del embarazo, el moco cervical puede presentar un color rosa o marrón, producto de un pequeño sangrado ocurrido durante la implantación del óvulo. Si estás buscando quedarte embarazada, puede ser una buena señal, pero no es determinante.

¿Cuándo confirmo que estoy embarazada?

Embarazo.

No es recomendable guiarse solo por el aumento del moco cervical para confirmar el embarazo. Una coloración rosa o marrón en el moco cervical puede ser causada por la presencia de sangre de la menstruación anterior. También puede indicar que el próximo periodo menstrual está cerca.

Lo mejor es esperar a que se confirme la ausencia de la menstruación. Como dijimos, solo entonces es buen momento de realizarse una prueba que confirme la noticia de que estás esperando un hijo.

  • Díaz, S., & Schiappacasse, V. (2011). ¿Qué Y Cuáles Son Los Métodos Anticonceptivos? Instituto Chileno de Medicina Reproductiva. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.1111/j.1460-9592.2012.03831.x
  • Gonzales Carrera, E., Solano Lopez, F., Perez Gonzalez, R., Llamas Marinaz, C., Callejo Alonso, P., Llera Rocha, P., … Arbues Lacadena, J. (1987). EPIMESTROL Y MOCO CERVICAL. Toko-Ginecologia Practica.
  • RAFFAELE, A. P., & DI PAOLA, G. (1953). El moco cervical en la amenorrea. Obstetricia y Ginecología Latino-Americanas. https://doi.org/10.2183/pjab.85.491