Monos con lesión medular vuelven a caminar gracias a un chip inalámbrico - Mejor con Salud

Monos con lesión medular vuelven a caminar gracias a un chip inalámbrico

Aunque aún quedan algunos años para comprobar que este avance se puede aplicar a seres humanos, se trata de un punto de inflexión en lo referente a la lesión medular

Para nadie es un secreto que las conexiones inalámbricas han revolucionado el mundo y se han convertido en fuertes influyentes de los avances de la tecnología.

Una amplia variedad de actividades cotidianas ahora se pueden llevar a cabo con el mínimo esfuerzo de pulsar un botón.

Lo más sorprendente es que se está empezando a implementar en la medicina y todo indica que a futuro desempeñará un papel relevante.

Así, un grupo de científicos ha aprovechado estos avances y han desarrollado un sistema de comunicación inalámbrico capaz de devolver el movimiento de los miembros inferiores a los monos con lesiones de médula espinal recientes.

Con solo activar un pequeño interruptor, los expertos consiguieron que los primates afectados volvieran a caminar y, a su vez, abrieron la posibilidad de que, en un futuro, pueda ser aplicado en seres humanos.

Lo más interesante de este método es que no pretende curar la lesión en sí, sino brindarle un tratamiento y obtener una respuesta de movimiento sin necesidad de elementos externos.

Un chip inalámbrico que conecta cerebro y extremidades

Monos con lesión medular vuelven a caminar

El trabajo realizado por un grupo de expertos de la Escuela Politécnica Federal (EPFL), en Lausana (Suiza), en colaboración con la firma Medtronic (Irlanda) y otras instituciones de Europa y Estados Unidos, logró devolver la movilidad de una pierna paralizada a un macaco Rhesus.

Publicado en detalle por la revista Nature, en el estudio se muestra como el primate consigue recuperar la movilidad intencional de su pierna.

Lo logra gracias al uso de un dispositivo cerebro-médula espinal que “salta” la lesión en la médula para estimular el movimiento.

La investigación se llevó a cabo con dos monos con la misma lesión, a los cuales se les implantó en el cerebro un pequeño electrodo del tamaño de una píldora.

  • El chip se encargó de recopilar las señales de la corteza motora.
  • Posteriormente, un neurosensor con tecnología inalámbrica las envió a un estimulador espinal que les fue implantado en las vértebras lumbares, debajo de la zona de la lesión.

¿Quieres conocer más? Lee: Cuidado: una postura incorrecta agrava las migrañas y cervicalgias

El dispositivo decodifica las órdenes cerebrales necesarias para caminar y las transmite a la médula espinal mediante electrodos.

De esta forma, con una estimulación eléctrica de pocos voltios que se aplica sobre las áreas afectadas de la médula espinal, se activan las redes neuronales que se encargan de dar movimiento a los músculos de las piernas.

Monos-chip-inalambrico

Un gran avance, pero aún queda un largo camino

El neurólogo de EPFL, Grégoire Courtine, que lidera el proyecto, declaró:

Desarrollamos un sistema inalámbrico implantable que funciona en tiempo real y permite que el primate se pueda mover sin las restricciones de los cables.

Desciframos las señales cerebrales que codifican movimientos de flexión y extensión de la pierna con un algoritmo matemático. Después, utilizamos esas señales para estimular puntos concretos en la médula.

Es la primera vez que la neurotecnología restaura la locomoción en primates. 

Por su parte, el neurocientífico Erwan Bezard, de la Universidad de Burdeos (Francia), quien supervisó los experimentos, aseguró:

Los dos primates fueron capaces de caminar inmediatamente una vez que la interfaz fue activada sin necesidad de fisioterapia o entrenamiento alguno.

Según el informe, esperan diseñar estas prótesis con componentes aptos para desarrollar experimentos con humanos.

No obstante, los expertos fueron claros al decir que aún hay muchos retos por delante para poder lograr una compatibilidad segura de los elementos y las personas.

Y es que, aunque el paso que se ha logrado es muy importante, aún hay algunas limitaciones en las que se debe continuar trabajando.

caminar

No olvides leer: 5 efectos que el smartphone está teniendo en tu cuerpo y cerebro

El sistema puede transmitir señales del cerebro a la médula exitosamente, pero no tiene la capacidad de devolver información sensorial al cerebro.

El investigador del grupo de bioingeniería del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) Eduardo Rocon argumenta:

Cuando caminamos tenemos información que llega al cerebro de cómo es el suelo que se pisa, dónde tenemos las manos o los pies, etc. Lo que se denomina propiocepción.

Podemos cerrar los ojos y seguir caminando sin problema, pero cuando tienes una lesión no tienes la propiocepción de que estás caminando.

Si no se devuelve esa información de las neuronas motoras al cerebro no se puede caminar bien del todo. 

El experto asegura que ya hay varios grupos trabajando en ese proceso inverso, aunque se necesita mucho tiempo para conseguir algún tipo de resultado.

Por otro lado, no hay información precisa del impacto que pueda tener el implante a largo plazo, teniendo en cuenta que se pone de forma directa en el cerebro.

Pese a esto, los resultados con los monos representan un paso importante para un futuro tratamiento de pacientes con paraplejia.