Morderse las uñas, una manía muy extendida

Marisa 26 abril, 2013
Además de ser una costumbre que denota inseguridad, no podemos olvidar que las manos están llenas de bacterias y que, al mordernos las uñas, estas entran en nuestro organismo y pueden causarnos infecciones

Morderse la uñas probablemente sea la actividad maniática más extendida de entre todas. Es cierto que no provoca un impacto realmente importante sobre nuestra salud, pero también es verdad que se trata de una costumbre bastante antiestética, que además puede provocarnos a la larga problemas; tanto en nuestros dientes, como en nuestras manos.

Según una serie de estudios científicos, una importante parte de la población se muerde las uñas de manera regular. Sorprendentemente, ésta es una conducta que gana adeptos  con la edad, ya que alrededor del 25% de los niños la realiza, el 45 % de los adolescentes la mantiene, y más del 50% de los adultos la realiza asiduamente.

Aunque parezca mentira, morderse las uñas no es una práctica fácil de corregir. Es considerada una de las conductas más difíciles de modificar, junto al fumar o privar de nuestra alimentación determinados alimentos.

¿Cuál es su origen?

Probablemente el origen de morderse las uñas se encuentre en la necesidad de calmar tu ansiedad, o disminuir tu estrés. La realidad es que cuesta imaginar que realmente ayude en algo a lo anterior, con lo que te aseguro que lo único que conseguirás mordiendo tus uñas, será estropear tus manos, tus dientes, y ponerte aún más nervioso.

Cuando deseamos cambiar nuestra rutina, los primeros días son los más difíciles. Para ayudarnos a evitar modernos las uñas podemos:

  • Mascar chicle
  • Meter las manos en los bolsillos
  • Chascar nuestros dedos
  • Comer una manzana (o cualquier fruta)
  • Cruzar los brazos

Si no nos sentimos capacitados para acabar con esta improductiva manía, podemos pedir ayuda a nuestro entorno familiar, amigos o compañeros de trabajo. Con la colaboración de las personas que nos rodean tendremos más posibilidades de apartar de nuestro día a día esta molesta costumbre.

¿Algún truquito especial que me ayude?

Algunas mujeres, para evitar recaer en esta antiestética manía, recurren a la manicura. Destruir unas uñas bonitas y pintadas conlleva una carga emocional mucho mayor que mordisquear uñas poco cuidadas.

Y aunque parezca contradictorio con lo anterior, también es muy eficaz, para tanto mujeres como hombres, mantener las uñas lo más cortas posibles. De esta manera será menos tentador mordisquearlas.

Y por supuesto debes recordar que intentar disuadir a tu hijo de esta práctica, si tú la realizas a diario, carece de sentido. Como ya sabes, ¡el ejemplo es la manera más eficaz de educar!

 Fotografía cortesía de Victor Bezrukov

Te puede gustar