Cómo mostrar amor a una persona con depresión

Katherine Flórez · 7 agosto, 2016
La persona con depresión debe saber que cuenta con nuestro apoyo incondicional y que vamos a estar a su lado para lo que necesite, pase lo que pase

La depresión es un trastorno emocional agotador y peligroso que puede disminuir la calidad de vida de quienes lo padecen.

Esta tiene repercusiones a nivel físico y emocional, y puede llegar a ser tan grave como para considerarse un motivo de incapacidad.

El agravante es que el deprimido siente que nadie puede entender por lo que está pasando y tiende a aislarse para no sentirse juzgado.

Y es que, aunque se ha demostrado que esta condición es una enfermedad que necesita ser tratada, algunos siguen considerando que es una falta de carácter ante determinadas situaciones.

Lo cierto es que no es fácil de sobrellevarla y hace falta el apoyo de los seres queridos para superarla por completo.

Por tal razón, en el espacio que tenemos a continuación vamos a revelar algunas recomendaciones para mostrar amor y apoyo a las personas que atraviesan por esta dificultad.

Hazle saber que no está sola

Hazle saber que no está sola

Cuando una persona se deprime suele sentir que está atravesando un túnel oscuro y lleno de dificultades.

Como seres queridos es importante dejarle claro que no está sola en este camino y que contará con una mano amiga para superar cada obstáculo.

En un principio puede parecer inútil y desalentador, porque parece que nada sirve para reanimar al afectado; sin embargo, con insistencia y hechos se le puede demostrar poco a poco que no estará sola en la batalla.

Desafía sus pensamientos destructivos

La tristeza que caracteriza esta enfermedad suele venir acompañada con una gran cantidad de pensamientos destructivos, dolorosos y perjudiciales.

El afectado reprocha su vida, se culpa de los problemas y saca a flote todos los defectos que considera que tiene.

A modo de desafío se le pueden destacar todas sus cualidades y cada uno de los logros que ha alcanzado para llegar a ser la persona que es.

Ayúdale en sus quehaceres

Ayúdale en sus quehaceres

Las actividades del hogar, las tareas de limpieza y demás quehaceres suelen descuidarse tras entrar en un periodo de depresión.

Con el paso de los días se empieza a acumular el polvo, los platos se amontonan en el fregadero y todo luce completamente desordenado.

Estas cosas, sumadas a la tristeza y la incapacidad, hacen que la persona empeore hasta casi tocar fondo.

Por esto, una forma de apoyarles es manteniendo el caos bajo control y procurando mantener un ambiente armónico y limpio.

Prepárale una comida saludable

Cuando se atraviesa por un episodio de este trastorno pueden ocurrir dos cosas en cuanto a la alimentación: la persona come muy poco o cae en los excesos.

En ambos casos se debe tener mucho cuidado porque, al pasar los días, generan impactos en la salud física y empeoran el problema.

El deprimido puede pensar que la solución para alimentarse sin complicarse es pedir una comida rápida o saltarse las comidas.

No obstante, las dos acciones generan deficiencias nutricionales y consecuencias negativas en la salud y el estado de ánimo.

Como apoyo puedes asegurarte de darle una comida saludable, preferiblemente con alimentos que estimulen la producción de serotonina.

Dale un abrazo

Dale un abrazo

Los beneficios de los abrazos ya están comprobados científicamente y, de hecho, muchos lo recomiendan como terapia para aumentar las energías, elevar el estado de ánimo y potenciar la salud cerebral.

A pesar de que algunos individuos deprimidos no quieren que se les toque, un abrazo sincero los reconfortará y les hará sentir que tienen apoyo.

No le pidas explicaciones

Uno de los errores que cometen las personas al querer ayudar a un deprimido es pedirle explicaciones de lo que está pasando o presionarlo para que comente su problema.

Lo que no se tiene en cuenta es que el afectado no las puede dar, siente temor y puede preferir alejarse antes que darlas.

El apoyo incondicional y el ánimo se pueden ofrecer sin necesidad de saber en detalle lo que ocurre. A menos que el paciente quiera comentarlo, es mejor que respetes sus silencios.

Acompáñalo donde un profesional

Acompáñalo donde un profesional

Como hemos indicado en un principio, la depresión es una enfermedad grave y en algún momento puede requerir la intervención de un profesional.

Aunque el apoyo y los consejos de los seres queridos pueden ayudar en algunos casos, no siempre son suficientes para superarlo por completo.

Especialistas como los psiquiatras y psicólogos tienen las facultades para llegar hasta el fondo de la situación sin hacerle más daño al afectado.

Por lo tanto, una forma de apoyar y demostrar amor es acompañando al enfermo a sus consultas médicas cuando sea necesario.

Para finalizar, es bueno recordar que convivir con una persona depresiva no es fácil y requiere muchos esfuerzos propios. Los estados anímicos de este tipo pueden ser contagiosos y difíciles de manejar.

Es importante asumirlo con fortaleza y toda la disposición necesaria para ayudar.