Mosuo, el “último reino” de las mujeres

En Mosuo las mujeres deciden con quién quieren engendrar sus hijos, pero no hay necesidad de contraer matrimonio. Todo el clan femenino se encargará de cuidar al niño o niña que nazca

Mosuo es uno de esos escasos testimonios de las sociedades matriarcales que llaman la atención por lo singular de sus características pero, la vez, que por la riqueza cultural y social de sus gentes.

Estamos en China, en una región muy aislada y de difícil acceso entre las regiones de Yunnan y Sichuan, justo en la parte oriental del Tíbet. Cuentan además con la cercanía del lago Lugu, que cubre sus necesidades para poder llevar un modo de vida tradicional y agrario en el cual se han basado desde hace siglos.

Lo que nos llama la atención es que exista una sociedad de estos rasgos matriarcales precisamente en China puesto que, como bien sabes, la figura de la mujer no cuenta precisamente de un gran respeto en muchas ocasiones.

Es habitual que se acuerden matrimonios de conveniencia donde las jóvenes carecen de voz y voto, y se valora en especial el nacimiento de los varones, lo que lleva a muchas familias al abandono de las niñas o, peor aún, al infanticidio.

Mosuo es un bello contraste frente  muchas sociedades actuales. No vamos a defender que una sociedad matriarcal funcione mejor que cualquier potencia moderna, en absoluto. No obstante, dentro de los países del tercer mundo se sabe que todos aquellos pueblos gestionados por las mujeres cuentan con mejores protecciones y una gran igualdad social.

Estamos seguros de que el retrato antropológico de esta pequeña sociedad oriental te va a resultar interesante.

Una etnia con dos mil años de antigüedad

70781e7b75bae59d04c5673e8a077658

Se sabe que hay pueblos como, por ejemplo, Loi, en Vietnam, donde las mujeres iniciaron diversos cambios sociales a raíz de la guerra que azotó este país a mediados del siglo XX. Los hombres eran alistados, y o bien pasaban parte de su vida en el frente o morían en él.

Todo ello hizo que las mujeres de este pequeño pueblo del sudeste asiático decidieran desde entonces ser madres solteras, sin necesidad de mantener un vínculo formal con un hombre si así lo deseaban. Una costumbre ahora legislada y aceptada por la ley.

El papel de las mujeres ha sido maltratado en algunas culturas, uno de los casos más famosos es el de Saartjie Baartman, la mujer que exhibieron por sus grandes glúteos.

No obstante, en Mosuo, el matriarcado se ha mantenido de esta forma desde hace más de 2.000 años. Para los antropólogos, la razón de que ello sea así puede deberse a que muchos hombres fueran monjes budistas e hicieran votos de castidad, o a que otros, por su parte, prefirieran vivir como nómadas.

Todos estos factores sociales hicieron ya desde esas épocas que las mujeres se hicieran cargo de todos los asuntos de la comunidad, desde la educación de los hijos, las labores del campo, la crianza de los animales, la construcción de las casas y como no, todo lo relativo a la economía y la educación de los niños.

Ver también: Top 20 de los mejores consejos de belleza para las mujeres

Las mujeres, únicas propietarias y herederas

mosuo

Las herencias en Mosuo se trasmiten de madres a hijas, es pues el apellido de la mujer el que arraiga los lazos de sangre a favor de las jóvenes. ¿Y qué ocurre entonces con los hombres? Ellos no disponen de ninguna propiedad, ni casa, ni animales, ni tampoco tierras.

En Mosuo el matriarcado se establece a base de clanes, ahí donde se elige a la que será la matriarca entre un grupo de hermanas, la cual se encargará de liderar el grupo, de decidir sobre asuntos económicos, de responsabilidades de la tierra y de los animales.

Son ellas quienes labran, ellas quienes construyen casas, cosen, educan, cocinan y venden sus cosechas en los mercados… Siempre ha sido de esta manera, y así lo asumen con felicidad, envueltas siempre en sus vistosos trajes de colores y esas sonrisas amables que no parecen borrar de sus rostros quemados por el sol en ningún momento.

Te recomendamos leer: Los 6 mejores alimentos para la mujer

El papel de los hombres

women3s

Los hombres se encargan del cuidado de los caballos y suelen reunirse con otros compañeros para debatir y hablar la mayor parte del día. Su vida es tranquila y asumen a su vez que son sus madres o hermanas quienes tienen el control en el plano económico, a ellas a quienes deben dirigirse si necesitan dinero.

Las mujeres les dan de comer y les ofrecen sus casas, y a su vez, también son ellas quienes eligen a esa pareja con la cual pasar una noche para poder engendrar sus hijos.

No hay obligación alguna ni responsabilidad posterior. No hay necesidad de contraer matrimonio y el niño que nazca será cuidado por todo el clan femenino.

Ahora bien, llegado este punto puede que pienses que el papel del hombre es ínfimo y que, tal vez, se le aísle demasiado de la comunidad.

Nada más lejos de la realidad. Te gustará saber que en Mosuo, el poder a nivel familiar, local y regional lo tienen las mujeres, pero en lo referente al plano político, son los hombres los encargados de liderar el país.

Se trata de establecer un adecuado equilibrio donde ambos géneros ostentan el poder en diferentes esferas de influencia, pero en armonía y en respeto. Todo un ejemplo curioso que vale la pena conocer, pequeños retratos sociales donde el matriarcado es integrado con éxito para todos los miembros de la comunidad.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar