Motivos para consumir avena todas las mañanas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física Elisa Morales Lupayante el 8 enero, 2019
Yamila Papa Pintor · 8 enero, 2019
La avena no solo es conocida por ser un superalimento sino que también se ha ganado el título de la 'reina de los cereales'.

Existen varios motivos por los que es muy conveniente consumir avena todas las mañanas. Y es que este cereal es uno de los superalimentos que no puede faltar en tus desayunos, junto con el zumo de naranja, el yogur o la leche.

La avena es sumamente nutritiva y versátil. Destaca, sobre todo, por su gran aporte energético, que nos brinda las fuerzas necesarias para desempeñarnos con buen ánimo en nuestras actividades a lo largo del día.

A continuación, te comentaremos más acerca de este cereal para que te animes a tomarlo, como parte de tu desayuno, día a día.

Beneficios de consumir avena todas las mañanas

Aporta saciedad

1. Más energías

Consumir avena todas las mañanas ayuda a que comiences el día y consigas cumplir con todas tus actividades. En especial, si observas que te cuesta mucho ponerte en marcha durante las primeras horas.

La avena tiene un alto contenido de fibra que, al comerla, previene el consumo de alimentos con un alto porcentaje calórico, que si bien pueden brindar un ‘pico de energía’, luego puede perjudicarnos.

Por lo tanto, quienes deciden consumir avena en su desayuno tienen un perfil lipídico mucho más equilibrado que aquellas personas que deciden tomar huevos fritos con pan y salchichas, por ejemplo.

2. Conseguimos saciarnos

Este rico cereal tiene una serie de componentes (como el hierro, el zinc y el manganeso) que le otorgan la capacidad de saciar el apetito, con lo cual, ayuda a evitar la ingesta excesiva.

A menudo, la pica de media mañana se produce porque no cumplimos con un desayuno adecuado que nos sacie el apetito verdaderamente.

La buena noticia es que no debemos atiborrarnos de comida desde temprano sino, simplemente, consumir avena, de la forma que más nos guste: con leche, yogur, en un batido, etcétera.

3. Mejoramos la salud cardiaca

La fibra soluble presente en la avena favorece la salud cardiaca y, por tanto, disminuye los riesgos de padecer problemas de corazón.

La ingesta diaria de fibra debería ser de 6 a 8 gramos. Con media taza de este cereal obtenemos 2 gramos de la dosis diaria de fibra que necesita el organismo.

Otros nutrientes presentes en la avena que intervienen en el mantenimiento de la salud cardiaca son: la tiamina (que contribuye al funcionamiento normal del corazón), el hierro, el magnesio, el potasio, entre otros.

Evidentemente, si consumir avena todas las mañanas ayuda a mantener la salud cardiaca y a regular el colesterol, también es muy buena para la salud de las arterias. De hecho, se recomienda su consumo matutino a los pacientes con hipertensión.

avena

4. Nos mantenemos lozanos

Al consumir avena todas las mañanas, obtenemos una gran cantidad de vitamina E, un compuesto antioxidante que protege al organismo del efecto de los radicales libres y que, se cree que son los causantes de enfermedades como el cáncer.

Otros antioxidantes presentes en la avena son las avenantramidas (AVAs) que tienen propiedades antiinflamatorias que ayudan a controlar la presión arterial. ¿Cómo? Al actuar como vasodilatadores mediante la producción de ácido nítrico.

5. Controlamos el colesterol y la glucosa

La avena es un alimento muy conocido por su capacidad de inhibir la síntesis del colesterol y, por ende, mantenerlo bajo control. Esto es posible gracias a los beta-glucanos, polisacáricos componentes de la fibra dietética.

En vista de que es rica en fibra y betaglucanos, la avena ayuda a controlar la glucosa postprandial en la sangre y a mejorar la respuesta a la insulina.

6. Cuidamos la salud gastrointestinal

Si sueles tener problemas para ir al baño te recomendamos que cada mañana comas 3 cucharadas de avena con zumo de naranja.

Dado su alto contenido de fibra, consumir avena resulta muy beneficioso. Ayuda a mejorar la función digestiva a la vez que disminuye la distensión, inflamación, el dolor abdominal y las flatulencias.

Es diurética

7. Es apta para celíacos

Una de las características de la avena que no podemos dejar de lado es que se trata de un cereal que casi no contiene gluten y, por lo tanto, es apta para intolerantes y celíacos.

A diferencia del trigo, la cebada o el centeno, esta alternativa es bien tolerada por aquellos que sufren esta condición y no altera la mucosa del intestino delgado.

Recomendación

Si tienes intolerancia al gluten o padeces celiaquía, te recomendamos que te asegures siempre de adquirir la avena libre de gluten, ya que muchos productos suelen estar contaminados.