Motivos por los que ya no quieres practicar sexo y su solución

Muchas veces el estrés y el exceso de trabajo y preocupaciones hacen que dejemos las relaciones sexuales en un segundo plano y que nunca encontremos un momento adecuado para ellas

¿Desde hace unos días o meses ya no quieres tener sexo? Esta es una situación bastante común y existen varios motivos por los que se presenta.

Antes de sentirte mal o de que aparezcan los problemas con tu pareja, analiza qué puede estar pasando.

Muchas veces pensamos que cuando no quieres tener sexo es simplemente porque esa persona no te atrae más. Esto no es del todo cierto.

Prestas demasiada atención… a otras cosas

Antes de salir corriendo al médico analiza si le estás prestando suficiente atención a tu pareja. Lo cierto es que no habrá momento o ropa sexy que te excite si tu atención está en otras cosas.

Deja de pensar en el trabajo y olvídate de los juegos del celular.

Puedes estar seguro de que nada pasará porque dejes las notificaciones en silencio y no revises tus actualizaciones hasta la mañana siguiente.

Si quieres tener sexo con tu pareja, prepárate y préstale toda la atención física y mental que ambos necesitan en ese momento.

Aunque la espontaneidad puede resultar más excitante, no está de más que te prepares para ese momento. Piensa en ello y olvídate de los demás.

La vida diaria te absorbe

La vida diaria te absorbe

¿Lavar los trastes, ir por los niños a la escuela, organizar el presupuesto y mil cosas más tienen secuestrada toda tu atención? Cuando se trata de poner prioridades en la vida, el sexo suele caer en un segundo o tercer plano.

Si es tu caso, es importante que aceptes que lavar la ropa o tener la casa impecable es importante pero no lo más importante. Un verdadero hogar se basa en la comunicación y conexión que tienes con tu pareja e hijos.

Para que esa conexión exista debes dedicar un tiempo a cada uno.

Ver también: Los 10 beneficios que el sexo le aporta a tu salud

Estás demasiado estresado

Otro de los motivos por lo que ya no quieres tener sexo puede ser el exceso de estrés. Las mujeres son las que más afectadas se ven por la falta de apetito sexual a causa del estrés.

Por eso es importante que aprendas a lidiar con las situaciones que te generan estrés y preocupación. En lugar de concentrarte en las situaciones que te conflictuan, busca relajarte con ejercicio, una dieta más equilibrada… y sexo.

Aunque no lo creas, el sexo te ayuda a liberar estrés y mejorar tu humor. Así que deja de evitarlo y concéntrate en tu pareja por unas horas. Verás que luego regresas a esas cosas que te preocupan con más calma y mejores ideas.

No te ejercitas lo suficiente

No te ejercitas lo suficiente

Además de liberar el estrés y mejorar tu humor, el ejercicio mejora la circulación sanguínea. Esto último permite estimular las hormonas encargadas de la libido. Todo esto se traduce en una experiencia sexual más satisfactoria y menos complicada.

Lo único que necesitas es mover tu cuerpo por 30 minutos al día, mucho mejor si es antes del momento en que quieres tener sexo. Cualquier actividad es buena y si la haces en pareja será mejor porque crearéis una mayor conexión.

Estás demasiado preocupada por tu físico

Es un hecho que la mente desempeña un papel muy importante cuando quieres tener sexo. Si tu mente te dice que todo está bien y solo se concentra en el momento, lo más probable es que no tengas ningún problema.

Pero si estás más concentrada en tus “defectos” como la celulitis, las arrugas, las várices y otras mil cosas, no lograrás nada. Es importante que recuerdes que al momento de la intimidad probablemente tu pareja no se acuerde de esas cosas.

No debes olvidar que si está contigo es porque así lo quiere y no estará preocupado de si te depilaste o si tienes una arruga más. Seguro que en algún momento él también pensará en sus propios defectos, pero no ahora.

Así que olvídate de todas estas preocupaciones y disfruta del momento.

Si te quedas pasmada enumerando mentalmente cada defecto que crees tener, él se sentirá inseguro. Pensará que está haciendo algo mal o que no quieres tener sexo y llegará la incomodidad.

Así que solo olvida y disfruta.

Ya no quieres tener sexo… con tu pareja

Ya no quieres tener sexo… con tu pareja

Este es un motivo muy complejo y difícil de explicar y aceptar. Pero sí, puede pasar que el sexo con tu pareja ya no te ilusiona porque la relación va mal. Toma un tiempo para analizar qué está pasando.

¿Ya no sientes conexión con tu pareja? ¿Ya no te interesa? ¿Hay otra persona? ¿La rutina sexual te tiene en el límite y realmente ya no te inspira?

No se trata de culpar a nadie, sino de ver qué está pasando y qué solución se le puede dar. A veces, las relaciones simplemente necesitan una sacudida. Quizás el sexo se ha vuelto muy predecible, es aburrido y ya no les inspira.

En ese caso, podéis probar con otras posiciones u otros lugares.

También puedes descubrir que la relación está pasando por una crisis y que la desconexión es general. Tratad de encontrar de nuevo la ilusión en conjunto. Enamoraos otra vez, haced locuras y recuerdad por qué estáis juntos.

Si al final resulta que la relación no da para más, al menos lo habréis intentado.

Te recomendamos leer: Evita dañar tu relación de pareja

El sexo es solo una parte de la vida en pareja

Si todas estas razones no se relaciona con vuestra falta de deseo sexual no dudéis en acudir a un especialista. Algunas veces se dan problemas físicos que solo con tratamiento pueden superarse.

En todo caso, siempre recordad que el sexo es solo una faceta de la vida en pareja que complementa al resto.

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar