Muere un niño de dos años en Madrid tras atragantarse con un trozo de comida

En ningún momento debemos darle golpes en la espalda al niño cuando se haya atragantado, ya que podríamos empeorar la situación. Es importante que tosa para aliviar la obstrucción

La alimentación de los niños se debe realizar mediante estrictas medidas de seguridad, no solo porque algunos alimentos les puedan sentar mal, sino porque pueden tener características específicas que conduzcan al atragantamiento.

Aunque los adultos también están expuestos a este problema, es evidente que los casos más comunes se registran en la población infantil, casi siempre con consecuencias trágicas.

Esto se debe a que los niños tienen menos facultades para triturar y procesar las comidas duras y secas, lo cual eleva las posibilidades de una obstrucción en las vías respiratorias.

Como padres y adultos es primordial mantenerlos vigilados, tanto para evitar accidentes como para actuar a tiempo en caso de que se presenten.

Permitir que los más pequeños coman solos, o bien, dejar a su alcance alimentos no aptos, puede tener consecuencias lamentables e irreversibles.

El caso más reciente se registró en Madrid (España) hace una semana, donde, lamentablemente, un niño de dos años murió tras un atragantamiento.

La persona que lo cuidaba y los facultativos que acudieron al llamado no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

Cuando los servicios de emergencia llegaron al domicilio solo pudo confirmar la muerte del menor y, más tarde, se confirmó que fue producto de una obstrucción por un trozo de comida.

El atragantamiento y sus peligros

El atragantamiento y sus peligros

El atragantamiento es una obstrucción accidental de las vías respiratorias, parcial o total, que se produce por un cuerpo extraño que impide la respiración normal.

Visita este artículo: Cómo la respiración incorrecta puede afectar tu salud

Conduce a cuadros repentinos de asfixia que, de no resolverse a tiempo, originan una falta de oxígeno en los órganos y pueden ocasionar desde desmayos hasta paradas cardiorrespiratorias o la muerte.

Si bien puede producirse por pequeños objetos, como las canicas y las pilas de reloj, es más común que se dé durante el consumo de ciertos alimentos.

Los más comunes son los frutos secos, pero también puede ocurrir al ingerir:

Frutos-secos

  • Embutidos, como el chorizo y salchichón
  • Caramelos y chicles
  • Aceitunas o huesos de frutas (también bayas y cerezas)
  • Calamares
  • Pulpo
  • Quesitos en cubo
  • Palomitas de maíz
  • Cacao en polvo

En el caso de los niños es primordial recurrir de inmediato al médico, ya que la obstrucción imposibilita la entrada de aire a los pulmones y provoca síntomas como la tos crónica y la neumonía.

Además, como en el caso del niño de Madrid, algunas veces conduce a la muerte inmediata.

Una causa principal de muerte en menores…

Los accidentes por atragantamiento se han convertido en una causa principal de muerte en niños menores de 4 años en los países desarrollados.

Lo más preocupante de todo es que la mayoría de los casos son fallecimientos inmediatos, producto de la asfixia y la falta de oxígeno.

En vista de esto, la Academia de Pediatría Estadounidense ha solicitado que las etiquetas de los alimentos tengan advertencias, tal y como ocurre con algunos juguetes.

Según los datos consultados, un 60% de los casos de muertes de atragantamiento en Estados Unidos se dieron por trozos de comida.

Además, entre 66 y 77 menores de edad mueren anualmente por esta causa. Un 12% de los atragantamientos fueron provocados por el consumo de perritos calientes.

¿Qué medidas se deben tomar para evitar el atragantamiento?

Qué medidas se deben tomar para evitar el atragantamiento

Aunque en algunos casos es imposible evitar el atragantamiento, la mayor parte de las veces se pueden tomar medidas preventivas, en especial para con los niños.

  • Inspeccionar los alimentos y revisar que sean aptos para los menores.
  • Retirar las espinas, los huesos de pollo y los nervios de la carne.
  • Verificar que no contengan trazas de frutos secos, uvas pasas u otro alimento duro.
  • Humedecer las comidas secas.
  • Picar en trozos muy pequeños las carnes, los embutidos o similares.
  • Comer en un ambiente tranquilo, y evitar que el niño salte o se levante de la mesa.
  • Enseñar la importancia de masticar bien los alimentos, no solo para evitar el atragantamiento, sino para tener una mejor digestión.
  • Nunca introducir comida en la boca del bebé si está llorando.

Asimismo, debemos tener mucho cuidado con los ancianos, que son otro grupo con un alto riesgo de atragantamiento.

Lee también: Gran noticia: curan las cataratas congénitas a doce bebés con células madre

¿Cómo actuar ante la obstrucción por atragantamiento?

La mayoría de las personas reacciona, casi de forma instintiva, dando pequeños golpes en la espalda de la víctima mientras está sentada.

No obstante, lejos de ayudar, esta medida puede empeorar el problema y conducir a consecuencias más graves.

La principal medida que se debe tomar es alentar a la persona para que siga tosiendo con la máxima fuerza posible.

No se debe intentar extraer el cuerpo extraño sin antes saber la gravedad del problema. En caso de que el ahogamiento persista, aunque sea leve, se debe llamar cuando antes a emergencias.