Las mujeres con dependencia emocional tienen mayor riesgo de sufrir feminicidio

Es muy importante que, por mucho que amemos a nuestra pareja, aprendamos a querernos y respetarnos a nosotras mismas y que aprendamos a ser seres completos para no depender de nadie

El feminicidio es una realidad que, por desgracia, día tras día deja decenas de víctimas en todo el mundo. Así, aumenta cada vez más la preocupación por el riesgo que implica para todas las mujeres. La dependencia emocional puede tener algo que ver en esto.

Feminicidio se refiere a los asesinatos de mujeres motivados por el machismo.

La mayoría de los asesinatos de este tipo fueron ejecutados por un pariente cercano a la mujer.

Esto se debe al control que muchos hombres ejercen sobre las niñas y mujeres. Llegan hasta el punto que llegan a pensar que pueden disponer de su vida y de sus cuerpos.

El peligro de la dependencia emocional

El maltrato físico y psicológico es una de las primeras señales que deben alertar a la mujer sobre un posible riesgo de convertirse en una víctima más de este atroz crimen.

Puede ocurrir que las mujeres que son maltratadas tienen una baja autoestima, son inseguras, se sienten culpables y tienen una dependencia emocional que no les deja continuar su vida lejos del agresor.

El problema añadido es que, con el simple hecho de ignorar una agresión y tomar la decisión de reanudar una relación con ese ser violento, se le están dando más razones para creer que puede ejercer todo tipo de control hasta el punto de disponer de la vida.

Así lo afirmó Beatrice Macciotta Felices, psiquiatra del Departamento de Salud Mental del Hospital Edgardo Rebagliati de Perú. La doctora alertó que gran parte de los casos de violencia no son denunciados formalmente por las víctimas.

Según la experta, las mujeres con esta dependencia hacen todo por ocultar al agresor, no acuden a hospitales ni centros de denuncia y, para colmo de males, suelen encontrar algún tipo de justificación llegando a experimentar un verdadero sentimiento de culpa.

Las personalidades del agresor pueden variar. Sin embargo, en su mayoría, coinciden en el hecho de ser egoístas, celosos, inseguros de sí mismos o demasiado egocéntricos.

Todos ellos suelen ser conflictivos con frecuencia. Además, casi siempre tratan de justificar sus acciones o minimizar la importancia de sus agresiones.

Después de recibir el primer maltrato es muy probable que las agresiones se repitan una y otra vez.

No obstante, la denuncia es muy importante. También ha habido casos en los que la mujer deja a su pareja y esta posteriormente toma represalias que le pueden costar la vida.

Ver también: Insuficiencia mitral: síntomas y diagnóstico

¿Cómo vencer la dependencia emocional?

Dependencia emocional

Todas las personas, sin importar su edad o condición, tienen la capacidad de vencer la dependencia emocional. Esta puede aferrarnos a una relación nociva.

Después de saber cuán peligroso puede llegar a ser si no se le pone freno, es el momento de armarse de valor y empezar a tomar decisiones para lograr un cambio.

Reconocer el problema

Este es quizá el paso más difícil.

Reflexionar y aceptar que las cosas no están bien es el primer paso para el tedioso proceso del desapego.

Buscar apoyo

Quizá un amigo o un familiar cercano. Tejerse una red de apoyo en estos casos es lo mejor. Además, puedes averiguar si en tu zona existen centros de atención a la mujer. Allí siempre estarán dispuestos para brindar información y acompañamiento.

Reforzar la autoestima

Muñeca llena de mariposas

Uno de los factores principales de todo tipo de dependencia emocional es la baja autoestima. En los casos de violencia suele ser peor, ya que el agresor se asegura de acabar con ella para poder dominar a su víctima.

Con apoyo de un profesional en psicología y algunas autoayudas se puede reforzar. Con ello, podrás mejorar la actitud ante esta situación.

Quizá te interese: Decora con cuadros según el espacio

Aprender a estar sola

Un amor saludable nos hace sentir completos y felices. No obstante, es importante aprender a vivir solos para no depender de nadie en ningún aspecto y de este modo incrementar el amor propio.

¡Denunciar!

Mujer con marcas de maltrato

 

Sabemos que no es una decisión fácil y que implica sus riesgos. Sin embargo, es la mejor forma de prevenir consecuencias trágicas como el feminicidio.

Por último, creemos importante destacar que la culpa de que nos violen o nos maten nunca la tenemos nosotras. No es la dependencia emocional, ni cómo vamos vestidas, ni a qué nos dedicamos lo que provocan los feminicidios. Lo que provoca nuestras muertes es el machismo.