¿Muñecas sexuales como alternativas para el placer?

Las muñecas sexuales dejaron de ser un tabú y ahora sitios como Barcelona cuentan con burdeles en el que ofrecen servicios satisfactorios por medio de citas personalizadas con estas damas artificiales

No es una novedad que la tecnología altera constantemente las relaciones humanas. Pero ¿y en el ámbito sexual?

En definitiva la inteligencia artificial llegó para conquistar el mundo y, por supuesto, los corazones de algunos caballeros. Y es que, prácticamente, desde la perspectiva del hombre se han vuelto la utopía del sexo femenino.  

A simple vista simulan ser una mujer con medidas y rasgos espectaculares, aparentemente, de carne y hueso como el resto. Sin embargo, en realidad son obras de un artista que le da vida a la silicona, el látex y el vinilo.

Tienen un esqueleto a base de metal, pero su cabello es completamente natural.

El uso de las muñecas comenzó en Japón y la aceptación ha sido tan grande que los coleccionistas no se han hecho esperar.

Las damas artificiales más finas tienen garantía de por vida. No por nada cuestan alrededor de 4200 euros. Sin embargo, las hay de bajo presupuesto, aunque menos agraciadas.

Echemos un vistazo en la historia…

Echemos un vistazo en la historia

En realidad, el uso de juguetes sexuales viene desde la Edad de Bronce. Incluso los griegos hacían figuras de cera con el objetivo de darse placer.

Por su parte, las mujeres utilizaban olisbos, es decir, figuras de madera con forma de pene que lubricaban con aceite de oliva, mientras que los chinos se ataban seda al miembro para mantener la erección.

Todo ello cambió en la década de 1920, cuando el vibrador se convirtió en un instrumento médico.

Durante la epidemia de histeria entre las mujeres occidentales, se les realizaba un masaje pélvico hasta lograr el orgasmo, lo que ayudaba a reducir la ansiedad. Así fue como surgió el vibrador.

A partir de lo anterior se produjo una especie de liberación y en 1962 se instaló la primera tienda para adultos en Alemania.

Actualmente existen millones de sitios en donde podemos adquirir juguetes sexuales. Lo que comenzó con simples velas aromáticas y aceites se convirtió en vibradores, esposas, arneses y muñecas sexuales.

¿Cómo nacen las muñecas sexuales?

Cómo nacen las muñecas sexuales

Las muñecas sexuales surgen con los avances biotecnológicos, siendo parte de la robótica e inteligencia artificial.

En teoría, forman parte del experimento de los futuros androides que se convertirán en un sujeto más de nuestras vidas. Las empresas no solo buscan que se vean como humanos, también que tengan gestos parecidos.

El cliente elige a su completo gusto: color de piel, tamaño de los senos y la forma de la vagina. ¿Será que esto puede sustituir a una mujer?

Nos atrevemos a citar el libro Amor y sexo con robots, de David Levy, experto en inteligencia artificial, donde explica que para el 2050 serán los androides quienes den satisfacción sexual y afectiva al ser humano.

Leer también: Intercambiar sexo por afecto, un trueque peligroso 

¿Por qué se sienten atraídos?

Por qué se sienten atraídos

La sensación de poder es algo que produce placer tanto a hombres como mujeres.  

El hecho de tener el control sobre un objeto, que aunque tenga características humanas sigue siendo inferior, aumenta su estado de excitación. No podemos olvidar que en la sexualidad humana el rol de sumisión y poder siempre ha existido.

También es la solución ideal para aquellos que son inseguros de sí mismos o los que no tienen el valor de iniciar el primer acercamiento con una dama. Una muñeca no tiene expectativas, sencillamente, recibe.

Para los hombres es muy agobiante el hecho de ser comparados con las parejas anteriores o tener bajo desempeño sexual. Sin embargo, en este caso eso es irrelevante,:se trata de dejarse llevar y sentir placer propio.

No te pierdas: En la necesidad de control reside tu inseguridad 

En conclusión, la tecnología avanza a pasos agigantados y las muñecas sexuales son solo el primer vínculo entre la especie y una máquina artificial.

Aunque en estos momentos parezca una locura, cuando menos pensemos, no tendremos la certeza de si el que está a nuestro lado realmente es un humano.

Uno de los avances más importantes vino de la mano de Kim Jong-Hwan, director del ITRC-Intelligent Robot Research Centre, de Corea del Sur. En 2005, unos cromosomas artificiales que permitirán a los robots sentir lujuria, y eventualmente podrían llevarlos a la reproducción. El software logrará que las máquinas tengan la habilidad de sentir, razonar y desear.

-Gabriel Segales-

¿Crees que nos conformaremos con un objeto?

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar