Musaka

Belén Gisbert · 16 junio, 2015
La musaka es similar a la lasaña, pero con berenjena en lugar de láminas de pasta. Aunque la original lleva carne de cordero, también podemos prepararla completamente vegetal

La musaka (o musaca o moussaka) es un plato originario de los Balcanes y el medio Oriente, pero la versión más conocida es la griega.

Aunque hay varios países que introducen en la musaka la patata, la original griega incorpora tres capas: una capa inferior de berenjena laminada y sofrita en aceite de oliva, una capa intermedia de cordero y tomate machados, y una capa superior de huevo , queso y yogur griego con queso rallado para que se gratine.

Hay varias versiones en las que se sustituye o incorporan champiñones, calabacines, pimientos… o en la musaka de cuaresma, donde se elimina el cordero para hacer un plato totalmente vegetal. También hay regiones que sustituyen la parte superior, para añadir bechamel, huevo batido o una crema de leche.

Por supuesto, eres libre de hacer tu propia versión de musaka y adaptarla a la de otras regiones, pero en esta ocasión, vamos a enseñarte a hacer la musaka tradicional griega.

Musaka 

Ingredientes:

  • 2 berenjenas grandes
  • 2 tomates grandes maduros
  • 400 gr. de carne de cordero picada
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Canela molida

Ingredientes para la capa superior:

Preparación:

berenjenas2

Precalienta el horno a 180 grados centígrados.

Lavamos las berenjenas y las secamos. Les quitamos el tallo y las cortamos en rodajas, no demasiado finas ni gruesas. En una sartén honda, pon bastante aceite de oliva a calentar. Cuando esté caliente, introduce las rodajas de berenjenas en varias tandas. Sofríelas un poco y deja escurrir el exceso de aceite en un plato o bandeja con papel absorbente de cocina.

A la carne picada de cordero, añádele sal, pimienta negra y un poco de canela. Viértela sobre la misma sartén y con el mismo aceite que habíamos sofrito las berenjenas. Añade tomate triturado. Cuando comience a dorarse la carne, la apartamos en una fuente.

Engrasa una bandeja de horno o fuente. Recúbrela con un a primera capa de rodajas de berenjena.

Encima de esa capa de berenjenas, añade la carne picada de cordero dorada con tomate.

Después, haremos la capa superior.

En un cuenco, añade el yogur griego, el huevo y el queso feta en migas. Mezcla bien con un tenedor. Añade esta mezcla encima de la carne molida de cordero con tomate. Debe cubrir todo muy bien.

Espolvorea encima con queso rallado.

Por último, horneamos a 180ºC durante una hora aproximadamente, controlando que no se queme la capa superior.

Saca la musaka del horno y deja reposar de 30 a 40 minutos, para que adquiera consistencia.

Servir con cuidado, partiendo las raciones con un chuchillo sin sierra y afilado, y cogiendo cada ración con una espátula o espumadera, procurando no romper las capas.

La musaka puede tener varias formas de preparación. Puedes hacer una musaka de verduras, de atún o de pollo, entre otras. Puedes también hacer tu receta de lasaña, y sustituir la pasta por berenjena.

Vamos a mostrarte otra opción también deliciosa.

Musaka de patatas 

Ingredientes:

  • 3 berenjenas grandes
  • 1 cebolla grande
  • 500 gr. de patatas
  • 500 gr. de tomates maduros
  • 500 gr. de carne de cordero picada
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Canela molida
  • Aceite de oliva

Ingredientes para la bechamel:

  • 70 gr. de mantequilla
  • 70 gr. de harina
  • 800 ml. de leche entera
  • Queso rallado
  • Nuez moscada molida
  • Pimienta negra molida

Preparación:

flan de patatas

Precalienta el horno a 180 grados centígrados.

Lavamos las berenjenas y las secamos. Les quitamos el tallo. Las cortamos en rodajas no demasiado finas ni gruesas. En una sartén honda, pon bastante aceite de oliva a calentar. Cuando esté caliente, introduce las rodajas de berenjenas en varias tandas. Sofríelas un poco y deja escurrir el exceso de aceite en un plato o bandeja con papel absorbente de cocina. Reserva.

Haz lo mismo con las patatas: lávalas bien, pélalas y córtalas en rodajas, sofríelas en el mismo aceite y escúrrelas con papel de cocina. Reserva.

A la carne picada de cordero, añádele sal, pimienta negra y un poco de canela. Pica la cebolla y viértela sobre la misma sartén y con el mismo aceite que habíamos sofrito las berenjenas. Añade la carne picada y el tomate triturado. Cuando comience a dorarse la carne y la cebolla, la aportamos en una fuente.

Engrasa una bandeja de horno o fuente. Recúbrela con una primera capa de rodajas de patata y una segunda capa encima de rodajas de berenjena.

Encima de esa capa de berenjenas, añade la carne picada de cordero dorada con tomate.

Después, haremos la capa superior de bechamel: Pon dos cucharadas de mantequilla o aceite en un cazo, deja calentar y añade la harina. Mezcla bien. Después, ve añadiendo poco a poco la leche y mezcla bien. Añade la sal, la pimienta y la nuez moscada rallada. Remueve bien a fuego lento hasta que se espese la salsa.

Añade la bechamel encima de la carne molida de cordero con tomate. Debe cubrir todo.

Espolvorea encima con queso rallado.

Por último, horneamos a 180ºC durante una hora aproximadamente, controlando que no se queme la capa superior.

Saca la musaka del horno y deja reposar de 30 a 40 minutos, para que adquiera consistencia.

Servir con cuidado, partiendo las raciones con un cuchillo sin sierra y afilado, y cogiendo cada ración con una espátula o espumadera, procurando no romper las capas.