Nada volverá a ser como antes

Raquel Lemos Rodríguez·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
26 Junio, 2020
Todas las relaciones cambian con el paso del tiempo y esto no tiene nada de malo. Cambiar significa evolucionar y encontrar nuevas maneras de experimentar el amor.

En toda relación de pareja hay problemas, aunque algunos son más graves que otros. No obstante, cada problema, cada circunstancia y experiencia permiten avanzar o retroceder. Eso sí, a medida que avanza el tiempo, nada volverá a ser como antes.

Hay quienes se engañan a sí mismos pensando que pueden volver atrás. Sin embargo, el ser humano siempre avanza y cualquier nueva experiencia en pareja modificará la relación. Todo cambiará, nada volverá a ser lo que era y esto ¡es positivo!

Preguntas que nos conviene hacernos

Hay tres preguntas que toda pareja se debe hacer cuando surge un problema. Estas preguntas ayudan a detectar si la relación tiene futuro o, por el contrario, se debe replantear seriamente.

Hombre sujetando cartel con signo de interrogación.

1. ¿Los problemas tienen solución?

Esta pregunta es esencial y es necesario decir que casi todos los problemas de pareja tienen una solución. La dificultad surge cuando uno de los miembros de la pareja «no da su brazo a torcer».

2. ¿Ambos estáis dispuestos a comprometeros para superar este bache?

Es muy importante que los dos estéis dispuestos a cambiar o a «reorientar» la relación para lograr que esta funcione. Si uno de los dos no se compromete, desde luego que la relación no podrá mejorar.

Te recomendamos leer: 5 cosas que no debes permitir en tu relación de pareja

3. ¿Es la persona que quieres tener a tu lado dentro de 10 años?

Esta es una pregunta muy importante porque, si no te ves con tu pareja en el futuro, probablemente algo no está yendo muy bien.

Estas preguntas son solo un punto de partida, por más positivas que sean las respuestas. En todo caso, ¡cuídate del autoengaño! Nada volverá a ser como antes, aunque así lo desees. Esto debes tenerlo muy claro y verlo como una oportunidad para evolucionar en la relación.

La infidelidad y el autoengaño

¿Qué son las microinfidelidades?

Uno de los problemas más frecuentes hoy en día es la infidelidad. Esta casi siempre mina la confianza en la pareja y, en muchos casos, acaba rompiéndola. Lo más problemático es que a veces no solo está presente el engaño del infiel, sino también el autoengaño de la víctima.

En ocasiones hay una dependencia tan grande, que se pasa demasiado rápido la página de la infidelidad, con el fin de mantener la relación. Sin embargo, una situación como esta deja huellas profundas, que no son fáciles de superar, así alguien lo pretenda.

También se da el caso opuesto: el engañado cree ser tan independiente que no valora suficientemente el peso de la infidelidad y decide seguir adelante, como si no hubiera pasado nada. Así mismo, ocurre que infidelidades sin importancia terminan afectando en extremo a relaciones sólidas.

Sea cual sea el caso, hay dos cosas ciertas. Una, que una infidelidad debe abordarse a fondo, con franqueza y madurez. Otra, que nada volverá a ser como antes, lo cual no quiere decir que no pueda ser mejor. No es raro que una infidelidad prenda las alarmas y lleve a la pareja a superar dificultades pendientes.

Todo necesita un tiempo, un periodo para sanar… Eso sí, aunque quieras volver el tiempo atrás, será imposible. La realidad es que nada volverá a ser como antes, pero de cada pareja depende que sea mejor o peor.

Descubre: 4 errores frecuentes en nuestras relaciones de pareja

Es mejor avanzar que retroceder

Hombre decepcionado de su pareja por infidelidad

Llegados a este punto, ¿verdad que es mejor avanzar, en lugar retroceder? Querer que regrese el pasado, actuar como si nada hubiese ocurrido es algo ¡imposible! Estamos en cambio continuo en todos los aspectos de nuestra vida.

Necesitamos avanzar, aprender de todo lo que sucede a nuestro alrededor, conocer aún más a las personas y, sobre todo, a nosotros mismos. Nunca terminarás de avanzar, lo harás durante toda tu vida.

Retroceder es algo imposible y, si te empeñas en ello, solo encontrarás dolor e infelicidad.

Muchos problemas de pareja se pueden resolver. Pero para ello es necesario que los dos sepáis que algo ha cambiado.

En vuestras manos queda ahora decidir si queréis continuar el camino que habíais elegido juntos. Eso sí, siendo realistas y evitando querer que todo sea como antes.

Es importante que como pareja también paséis por ciertas dificultades que pongan a prueba vuestra relación. Juntos debéis saber enfrentarlas, solventarlas y cogeros de la mano para seguir avanzando en pareja.

Recuerda…

Si no queréis esto, si no estáis por la labor, ¿no es mejor dejar de vivir en una mentira? Replanteaos vuestra relación, si llegado el caso fuese necesario. Nadie os está obligando a ser infelices: eso es algo que decidís vosotros mismos.

¿Y tú? ¿avanzas o retrocedes?

  • Carter, Steven. Sokol, Julia. Del amor al compromiso. Editorial Urano, 2000.
  • Garriga, Joan. El buen amor en la pareja. Destino, 2013.
  • Pérez, Manuel Mateo. Manual del deseo: sexo, amor e infidelidad en tiempos confusos. Almuzarra, 2018