Nadie merece más tu amor que tú mismo

Valeria Sabater·
30 Julio, 2020
Si nos queremos a nosotros mismos, será más fácil que los demás nos respeten y valoren. El amor propio es el punto de partida.
 

Nadie merece más tu amor y reconocimiento que tú mismo. Sin embargo, a menudo hay quienes esperan que sean los demás quienes les quieran, les sitúen en el mundo y les ofrezcan seguridad.

Si bien es cierto que todos merecemos cariño, respeto y apoyo, también lo es que de la valoración propia nace la autoestima, la valentía y la determinación.

La felicidad se nutre de varios ingredientes, pero nada es tan importante como saber lo que uno merece. Veámoslo más despacio a continuación.

Nadie merece más tu amor

Nadie-merece-más-tu-amor-y-respeto-que-tu-mismo.

Si tú no te respetas, abres las puertas a que los demás te manipulen. Es decir, sin valorarte haces que sea más sencillo que otros te lleven por los caminos que les interesan y te hagan sentir como un personaje secundario.

 

En el momento en que uno es consciente de que puede recibir algo más que la aprobación de otros, se da cuenta de la importancia de cultivar aspectos como la propia autoestima.

  • Es común que durante la niñez y la adolescencia busquemos esa proyección exterior con la cual sentirnos seguros. Anhelamos el cariño de los padres, la aceptación de los compañeros de clase y los amigos… Todo ello nos hace vernos como seres apreciados.
  • Ahora bien, a medida que pasa el tiempo, vamos notando que las personas, en ocasiones, nos fallan. Que la familia también comete errores, que las amistades o, incluso, las parejas nos traicionan o no detectan aquello que necesitamos.
  • Es, entonces, cuando descubrimos el incuestionable valor de ‘querernos a nosotros mismos’. Esa fuerza interior que nos ofrece el amor propio y que nos hace menos vulnerables a los golpes de la vida.

Si, por ejemplo, los hermanos nos decepcionan, sabemos que podemos seguir adelante. Si los colegas no son como esperábamos, consideramos la opción de avanzar en solitario y construir nuevas relaciones.

 

Porque si uno mismo se quiere, no se siente solo ni desvalido. Porque cada cual es conocedor de lo que merece.

Te recomendamos leer también: Quiéreme si te atreves: la autoestima alta en la relación de pareja

Cómo cultivar el amor propio

A lo largo de tu ciclo vital son diversas las personas que nos quieren. Establecemos vínculos afectivos de lo más variado. Sin embargo, una cuestión sobre la que merece la pena detenerse es la forma en que nos atendemos a nosotros mismos.

Así, es probable que si ese trato se caracteriza por la rabia, la frustración o un alto nivel de exigencia, los demás percibirán justo esos sentimientos.

  • Esperar que los demás reparen todas esas emociones negativas es crear una situación de dependencia perenne.
  • En cambio, cuando uno se posiciona como pilar central, da paso a sensaciones más positivas y a una mayor autoconfianza.
  • “Yo soy importante, merezco ser feliz y respetado y, por supuesto, me quiero a mí mismo”.
  • Expresar estas palabras no es un acto de egoísmo. En realidad, es un claro acto de libertad.
 

En el momento en que uno comience a pensar de esta manera, será capaz de andar seguro y más aún… de dar amor a los demás.

Tal vez te interese: 3 frases para recuperar tu amor propio en solo 3 minutos

Sigue-estos-pasos-para-cultivar-tu-amor-propio.

El derecho a la felicidad

Todos somos susceptibles de sentir satisfacción, pero no siempre sabemos cómo lograrlo. Entre las claves para empezar a conseguirlo figuran algunas como las siguientes:

  • Buscar el equilibrio: considerando los propios valores y apoyándonos en las personas que asimismo los respetan.
  • Liberarse de preocupaciones inútiles: ¿para qué seguir al lado de quienes nos hacen daño? ¿Qué prioridades tenemos? Entonces, ¿por qué no apostar por ellas?
  • La felicidad no es algo que aparezca de golpe, sino que es cada uno es responsable de intentar cultivarla desde su interior.
 

Por ello, dejar en manos del destino o de los otros un asunto tan importante como este no parece que sea la alternativa más saludable. ¿Qué tal si nos hacemos cargo nosotros?

La-felicidad-no-debes-buscarla-fuera-sino-dentro-de-ti-mismo.

Tú mismo: nadie merece más tu amor

Tal vez nos estemos preguntando cómo aplicar todo esto. ¿Por dónde iniciar la ruta? ¿Qué decisiones tomar?

Dar una respuesta a priori resultaría poco realista, pero, en cambio, si es posible esforzarse por tener presente un principio básico.

Se trata de recordar que merecemos amor en cualquier circunstancia y que este, además, tiene un origen concreto: uno mismo.

En definitiva, ser feliz requiere con frecuencia una buena dosis de valentía. Pero no por ello hemos de perder el coraje o silenciar las ilusiones que sentimos. ¿Comenzarás a quererte más?

 
  • Chung, J. M., Robins, R. W., Trzesniewski, K. H., Noftle, E. E., Roberts, B. W., & Widaman, K. F. (2014). Continuity and change in self-esteem during emerging adulthood. Journal of Personality and Social Psychology106(3), 469–483. https://doi.org/10.1037/a0035135
  • Du, H., King, R. B., & Chi, P. (2017). Self-esteem and subjective well-being revisited: The roles of personal, relational, and collective self-esteem. PloS One12(8), e0183958. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0183958
  • Kiviruusu, O., Berg, N., Huurre, T., Aro, H., Marttunen, M., & Haukkala, A. (2016). Interpersonal Conflicts and Development of Self-Esteem from Adolescence to Mid-Adulthood. A 26-Year Follow-Up. PloS One11(10), e0164942. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0164942